“Un nuevo panorama de lucha se avizora para el movimiento sindical, que ha entrado en un proceso de recuperación de derechos”

A raíz de que  la Corte Constitucional el pasado 21 de marzo estableció la inconstitucionalidad de la Ley de Justicia Laboral, y por ende, se recuperó el derecho de los trabajadores a recibir utilidades sin un techo establecido y se determinó que el Estado vuelva a aportar con el 40% a la seguridad social, cambia el panorama para  los trabajadores, que han visto un nuevo escenario de lucha por  la recuperación de sus derechos.

Para Enver Orna, abogado laboral, “es importante partir de que vivimos diez años del correísmo, que fueron nefastos para los trabajadores del país y la organización sindical”, pues tras la aprobación y vigencia de dicha ley a partir del 20 de abril del 2015, empieza una serie de decretos, reformas de artículos y enmiendas con graves afectaciones  para el sector obrero; lo  cual  impulsó a que los trabajadores presenten varias demandas de inconstitucionalidad que estuvieron estancadas hasta este año y ahora, producto de la presión popular, se han vuelto a revisar.

Recuperaron el 40% para la seguridad social y las utilidades, ¿ahora qué sigue?

Si bien es cierto que se logró dar un paso importante al recuperar las utilidades y el aporte estatal al IESS, todavía quedan varios derechos que el movimiento obrero debe recobrar y que se encuentran comprometidos por las Enmiendas Constitucionales aprobadas el 3 de diciembre del 2015 por la Asamblea Nacional, las cuales son de carácter regresivo.

Un derecho conculcado con las enmiendas fue la eliminación de la contratación colectiva en el sector público, lo cual trae muchas afectaciones para los trabajadores puesto que al no haber este tipo de contrataciones, muchos de ellos se quedan fuera de la protección del Código de Trabajo, e ingresan bajo la Ley Orgánica de Servicio Público, con la cual  ya no tienen derecho a organizarse en sindicatos o comités  de empresa, y les quita muchos beneficios que les permite la contratación colectiva; además la eliminación ha golpeado a los sindicatos que existen en el sector público, porque no han podido involucrar a miles de  trabajadores que ingresan, aspecto que de seguir vigente pone en riesgo la vida de la organización sindical, que podría desaparecer.

Recuperación de derechos: mucha tela que cortar

Además de luchar por la eliminación de dichas enmiendas, los trabajadores tienen un reto: la elaboración de un nuevo Código del Trabajo que responda a los intereses de la clase obrera.

Otro tema de suma importancia para el movimiento sindical tiene que ver con lo propuesto por el gobierno hace pocas semanas, como son los nuevos contratos (por temporada), para ciertos sectores como el agrícola y el turístico “El desempleo no se va a resolver únicamente estableciendo nuevos tipos de contrato, pues deben adecuarse para que garanticen los derechos que la ley laboral y la Constitución establecen”, enfatiza Enver Orna y además agrega que ante esto los trabajadores discuten sobre la necesidad de que estos contratos no signifiquen flexibilización laboral.

El movimiento sindical se revitaliza

“Creo  que en los últimos meses podemos hablar que hay  un nuevo estado de ánimo en la población por una recuperación de  derechos,  resultado  de la acción del movimiento social; por  ejemplo,  el triunfo en la consulta del 4 de febrero del 2018 es resultado de la exigencia de los sectores sociales ante la necesidad de una opción que permita recuperar derechos  que fueron arrebatados por el correísmo, y la respuesta dada fue el primer paso en este proceso de recuperación.

“Un logro alcanzado como la resolución de la Corte Constitucional como resultado de las propuestas generadas desde el movimiento de los trabajadores. Es por eso que el Primero de Mayo debe ser expresión de cómo el movimiento laboral se  viene afirmando, reanimando, y por lo mismo debemos plantear una política de exigencia para que el gobierno cumpla con lo ofrecido y sobre todo  que existan realmente políticas en beneficio de los sectores populares”.