“A pesar de ser muy joven, su liderazgo, capacidad intelectual y don de gentes le han permitido ganarse la confianza de la juventud”.

Alegre, sencillo, solidario, inteligente, comprometido sin poses, así es Mauricio Chiluisa, joven revolucionario que proviene de un hogar popular y que desde muy corta edad se forjó en la organización política de izquierda, entorno que le ha permitido ser sensible a los problemas de  la juventud y los pueblos.

El gusto por la actuación, escritura y lectura le incentivaron a incursionar en el mundo de la comunicación. A sus 22 años cursa el quinto semestre de la carrera de Comunicación Social en la Universidad Técnica de Cotopaxi (UTC), perteneciente a la ciudad en la que dio sus primeros pasos en la dirigencia estudiantil, Latacunga.

Su niñez fue tranquila, junto a sus padres y hermana a la que admira mucho. A sus 13 años, el Colegio Nacional Primero de Abril fue el escenario perfecto para vincularse a las filas de la Juventud Revolucionaria del Ecuador (JRE), pues le convenció la idea de luchar por los derechos de los estudiantes y no solo eso, sino también por una sociedad justa y equitativa

Su primer accionar en las calles fue en una marcha en el 2008, en la que se exigía, entre otras cosas, el carnet estudiantil para acceder al beneficio de la tarifa estudiantil. En el 2009 pasó a ser Coordinador Provincial de la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador (FESE), año en que luchó contra la aplicación del Bachillerato General Unificado (BGU) y por que no se eleven los pasajes. Desde ese entonces logró posicionarse como un referente estudiantil en la provincia de Cotopaxi.

Años más tarde, en el 2013, en medio de un Congreso realizado en la ciudad de Cuenca fue electo presidente de la FESE. En su paso como dirigente nacional fue sometido a un sinnúmero de abusos por parte del gobierno de Rafael Correa -ataques en los enlaces sabatinos e incluso intentos de juicio por parte del ministro Augusto Espinosa-, condiciones que en vez de amedrentarlo le motivaron a continuar luchando por un proceso de consolidación del movimiento estudiantil.

Su ahínco y conocimiento le permitieron participar en el Foro Mundial de Educación en Corea del Sur en el año 2015, para debatir sobre la improvisación de la educación en el Ecuador y la propuesta desde la FESE para la agenda educativa 2030.

En 2017, Mauricio fue parte de la defensa de la autonomía universitaria de la UTC -institución de la que se siente muy orgulloso-, y en la que recorrió de curso en curso, demostrando a los estudiantes que la intervención perpetrada por el Consejo de Educación Superior (CES) solo respondía a intereses políticos.

Ese gran liderazgo e inteligencia también le han permitido destacarse en el ámbito académico, a través de la ejecución de varios proyectos entre los que se destaca Latacunga Desde Adentro, una iniciativa que pretende crear medios alternativos en los distintos barrios de la ciudad y que obtuvo el primer lugar en la Feria Científica UTCiencia 2017.

“No cesaré mi lucha hasta conseguir que se salde la deuda que el gobierno tiene con los estudiantes, es decir: por que se realice una reforma integral a la Ley Orgánica de Educación Superior, en la que se respete la autonomía, el cogobierno y se entreguen los presupuestos adecuados;  por que se puedan realizar pasantías remuneradas; porque se creen las 40 universidades ofrecidas en campaña. Es decir hasta que consigamos una educación digna y de calidad”, dice Mauricio con fuerza y sin titubeos.

Quienes lo conocen:

Enver Aguirre, presidente de la JRE, reconoce que Chiluisa sin duda es uno de los baluartes más importantes de la lucha de la juventud durante el correísmo. “La persecución del gobierno anterior nunca le doblegó, más bien afirmó su acción política en el movimiento juvenil y popular. Este es un joven que ha decidido cruzar las fronteras para conseguir mejores días para los estudiantes y trabajadores del país”.

“Mauricio es un joven que ha llegado a ser un referente en la universidad, muy conocido y apreciado por autoridades, docentes y estudiantes, pues ha logrado combinar disciplina en el estudio, preocupación por las causas justas y  compromiso social para luchar junto a los pueblos”, indica Franklin Falconí, docente de la UTC.

Para Guido Proaño, ex presidente de la JRE, hay algunos elementos en la personalidad de Mauricio Chiluisa que le han permitido posicionarse como un referente estudiantil: “Su agilidad mental para poder identificar problemas y encontrar respuestas. Su disciplina para hacer seguimiento a los problemas educativos, sociales y políticos. Su liderazgo, porque no asume el conocimiento para sí solo, sino como instrumento para el desarrollo de otros”, dice.