Cada segundo domingo de mayo varios países conmemoran el Día de la Madre, que se encuentra vinculado al lanzamiento de la proclama por el Día de las Madres, que también es un poema antibelicista, el cual en uno de sus párrafos expresa: “No se llevarán a nuestros hijos para que desaprendan todo lo que hemos podido enseñarles acerca de la caridad, la compasión y la paciencia. Nosotras, mujeres de un país, tendremos total compasión hacia aquellas madres de otro país para no permitir que nuestros hijos se entrenen para herir a los suyos’’.

La proclama finaliza convocando a un Congreso Internacional de Madres, para promover alianzas entre naciones y la vida sin guerras. El lanzamiento de la proclama lo realizó en 1870 la escritora Julia Ward Howe, quien fue la primera mujer en ser elegida integrante de la Academia Estadounidense de las Artes y las Letras; fue defensora de los derechos de las mujeres, luchó contra la esclavitud y la guerra. Falleció el 17 de octubre de 1910, y cuando se cumplían dos años de su fallecimiento su hija Ana Jervis recordó a su madre organizando el Día de la Madre; encabezó una campaña que se extendió en todo Estados Unidos, finalizando en la presidencia de Woodrow Wilson, quien declaró en 1914 el Día de la Madre el segundo domingo de mayo, que se extendió en muchos países. Lastimosamente, mediante la ofensiva consumista, esa fecha fue constituyendo una celebración comercial que no permite recordar la visión de Julia Howe.

Ser madre en nuestro país es una dura realidad. La Encuesta de Condiciones de Vida presentada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) determinó que de 4,3 millones de hogares, el 26,4% (1,1 millones) corresponde a jefas del hogar. De este grupo de jefas de hogar, según la misma encuesta, un 37% tiene un negocio en casa. Las madres que sostienen el hogar sin un compañero son el 32%, están divorciadas, separadas, viudas o son madres solteras. Enfrentan problemas como: discriminación salarial, desempleo, violencia de género, inseguridad, etcétera. Esta realidad se agudiza aún más en el caso de las madres adolescentes.

Ecuador tiene aproximadamente 3,6 millones de madres, la mayoría son jóvenes que tuvieron su primer hijo entre los 15 y 24 años. La falta de educación en muchas jóvenes contribuye al aumento de los embarazos precoces. Menos de una de cada cinco madres ecuatorianas tiene un título universitario, según la citada encuesta.

Mañana domingo obsequiar a nuestras madres, compañeras, regalo, no está mal. Pero no podemos olvidar que la fecha tiene un lazo social y de lucha (respeto a los derechos de las mujeres, rechazo a la guerra, defensa de la autodeterminación de los pueblos). El origen de la fecha y los problemas que enfrentan nuestras nobles madres, demandan señalar las cosas por su nombre con el fin de aportar en la búsqueda de salidas desde todos los sectores, instituciones y, sobre todo, desde el Gobierno; será el mejor regalo que puedan recibir nuestras madres.

Por: Andrés Quishpe