Por Herman Rojas

Nació en Caracas hace 237 años, un día como hoy en 1783, procede de una familia acaudalada, inicialmente es formado por Simón Rodríguez, luego en prestigiosos centros de Europa, donde se nutre del pensamiento de la ilustración, de la Revolución Francesa sobre los derechos del hombre; libertad, igualdad confraternidad.

Bolívar no se amilanó frente a los infortunios, en su infancia perdió a sus padres y luego a su abuelito que remplazó a la figura paterna, de adulto a su amada esposa. Habiendo sido rico muere pobre en Santa Martha el 17 de diciembre de 1830, con el honor inconmensurable de ser el libertador de 5 naciones.

Como todos los mortales tuvo alegrías y tristeza, temores y momentos de arrojo, relajamiento y tensión, mesura y precipitación, lucidez y ofuscamiento, generosidad y egoísmo, sencillez y deseo de figuración. Lo importante es que no permitió que las emociones y pensamientos negativos lo desborden. 

Bolívar vive en un contexto en el que el indio, el negro, el mestizo y el pardo  pagaban tributos en trabajo, dinero y en especie, sufrían castigos corporales y abusos de todo orden, sometidos a esclavitud y servidumbre, a trabajar en la tierra, en los telares, en las minas, en el cuidado de ganado sin recibir remuneración, las mujeres obligadas a trabajar gratis en tareas domésticas, las hijas  a la cama, muchas violaciones se dieron en presencia de sus maridos.

Con el trabajo y hasta la vida del indio se construyeron templos, carreteras, edificios etc. Bolívar se consideraba parte de los de abajo, decía “No somos indios, sino una especie media entre los legítimos propietarios del país y los usurpadores españoles”.

Inglaterra y Francia y demás potencias europeas querían desarrollar libremente el comercio con las colonias, explotar sus recursos naturales y humanos, por eso apoyaron la emancipación en momentos que España estaba en guerra con Francia.

La opresión empujó  a los pueblos a tomar la espada contra sus  verdugos y a destacar a sus jefes;  Miranda, Bolívar, Juan José Páez en Venezuela, San Martin en el Perú, Santander en Colombia. Olmedo en Ecuador. El grueso de los ejércitos patrióticos, lo conforman pardos, indios y mestizos, soldados europeos, ingleses, franceses.  Destacado papel cumplen miles de mujeres, quienes ante la discriminación reinante se disfrazan de hombres para empuñar las armas, otras acompañan a sus parejas y familiares para alimentarlos, curarlos y brindarles el apoyo emocional necesario, los intelectuales también pusieron su cuota brillante a la causa libertaria, con sus escritos, poemas, canciones.

Tuvo el mérito de conocer mucho al ser humano, de sintonizarse con la situación y manejar adecuadamente los recursos, escoger a los cuadros políticos y militares, entusiasmarlos por la libertad, proveer al ejército libertario de lo necesario, miles de combatientes, requerían muchos recursos económicos, para alimentación, medicinas, etc. Bolívar era un gran motivador con su palabra poética, enseñaba con la práctica, demostrando su arrojo cuando notaba temor.

Bolívar dirige muchas batallas exitosas sobre todo en Venezuela, pero también derrotas de las que aprende mucho. Entre tantas, grandes fueron las glorias de Carabobo, Boyacá, Pichincha, Junín, Ayacucho.

Frente al papel jugado por el libertador se han producido opiniones diversas unos sentían que  no habrían grandes cambios porque la dirección estaba en manos de ricos. También existen criterios provenientes de españoles y europeos que lo pintan como cobarde, asesino, figurón, libertino.

¿Qué es lo que lo que hace grande a este famoso líder militar y político?

El odio a la opresión colonial, el deseo de unir para vencer, el estudio incesante, afirmaba “Moral y luces son nuestras primeras necesidades”, le hacen grande a Bolívar el desinterés económico, la dignidad nacional, sus cualidades poéticas, el ser un estadista, su visión estratégica, férrea voluntad, las siguientes sus frases hablan de aquello “La libertad es el único objetivo  digno del sacrificio de la vida de los hombres”.

En la gran obra Bolívar tiene una cuota importante la libertadora del libertador, la Generala Manuelita Sáenz con sus claras ideas, ímpeto, arrojo y desbordante pasión.

En sus últimos días dijo el libertador “Desprecié los grados y distinciones, aspiraba un destino más honroso; derramar mi sangre por la libertad de mi Patria”  

Bolívar está vigente porque proclamó la unidad para defendernos de las potencias, dijo que no importa la muerte si es por la libertad, porque es afirmó miles de veces que sin luces no habrá libertad, demostró que luchar por los demás produce montañas de emociones intensas y millones de veces más peso que el éxito económico personal.

Así como en  la colonia brotaron líderes revolucionarios como Bolívar, hoy la sociedad dará a luz a los líderes para resolver dos problemas la dominación extranjera y las leyes que permiten la explotación de los seres humanos. Hoy no solo se trata de expulsar al opresor, sino de abolir las causas de la explotación de los seres humanos. Quedó para el pasado el consuelo de tener parlamento y bandera, ya no es España la potencia que nos oprime y saquea, es EEUU y todos los países imperialistas.