Por Redacción Opción

La carta, fechada 4 de mayo, día de inicio la nueva fase del “distanciamiento social”, manifiesta su acuerdo con el COE Metropolitano y realiza varias recomendaciones. La misiva está firmada por la doctora Natasha Rojas, en calidad de directora del Movimiento Unidad Popular de Pichincha. Que señala:

La crisis humanitaria que atravesamos y que se expresa en los graves problemas sanitarios, económicos y sociales, exige de las autoridades tomar medidas que garanticen la vida de los habitantes de sus territorios y en esa línea consideramos importante lo que viene desarrollando para enfrentar al COVID19, desde el Municipio de Quito.

Desde nuestra organización política, venimos trabajando en actividades de solidaridad con quienes menos tienen, desde el primer día, en diversos barrios de la ciudad, junto a dirigentes barriales, de comerciantes y de mujeres en coordinación con distintas dependencias municipales.

Consideramos fundamental en este momento del desarrollo de la pandemia garantizar la vida de quienes vivimos en Quito, por ello coincidimos con la decisión del COE Metropolitano, presidido por usted señor Alcalde de mantener el “aislamiento social” de la población hasta el 31 de mayo y detener un crecimiento exponencial de contagio que pondría en riesgo la vida de los habitantes.

Pasar a la fase de “distanciamiento social”, debe ser progresivo y para ello es fundamental cumplir con las recomendaciones de la Organización Mundial de Salud y garantizar que: “1. La transmisión esté controlada; 2. El sistema de salud tenga capacidad para detectar, someter a pruebas, aislar y tratar a cada caso y rastrear a cada contacto; 3. Los riesgos de brotes deben haberse reducido al mínimo en entornos especiales como centros sanitarios y residencias de ancianos; 4. Se han de aplicar medidas preventivas en los lugares de trabajo, las escuelas y otros lugares a donde sea esencial que las personas acudan; 5. Los riesgos de importación se deben poder gestionar; 6. Las comunidades deben estar completamente informadas, comprometidas y empoderadas para ajustarse a la «nueva norma»”.

Es ilegal e inconstitucional que el Gobierno Nacional incumpla con las obligaciones económicas que tiene con nuestra ciudad, que es la que más aporta en impuestos al país, por ello exigimos la trasferencia inmediata de los 140 millones que  adeuda a los quiteños. Le exhortamos al Presidente de la República cumpla con lo dispuesto en el Art. 271 de la Constitución y transfiera inmediatamente esos recursos, para que sean invertidos para enfrentar la crisis sanitaria.

Estamos conscientes que el COVID19, llegó para quedarse un tiempo y saludamos el papel que hasta el momento usted ha jugado como Alcalde y la actuación de las organizaciones barriales, sociales y del pueblo de Quito que han empujado varias actividades  de solidaridad, en defensa de la vida.

Rechazamos las presiones del Gobierno Nacional y de las cámaras empresariales para la implementación del denominado “distanciamiento social”, sin importarles las consecuencias que puede traer a la salud y vida de los trabajadores y las trabajadoras.  

Aprovechamos esta carta para plantearle algunas condiciones básicas que consideramos deben ser tomadas en cuenta para ir a la fase de “distanciamiento social”:

1.            Aplicación masiva de pruebas PCR como recomiendan varios epidemiólogos, al menos al 10% de la población de Quito, datos que permitirán tomar decisiones acertadas. Le solicitamos que en la programación inicial de las pruebas a más del personal de primera línea que enfrenta al COVID19, se incorpore también a los dirigentes barriales que se encuentran desarrollando actividades de solidaridad en territorio.

2.            Fortalecimiento del Sistema de Salud Metropolitano e inversión en equipos de bioseguridad para proteger al personal de salud de los hospitales públicos, en Quito el 15% del personal de salud ya se encuentran contagiados de COVID19, lo que pone en riesgo la atención a la población; entregar de implementos de bioseguridad a los trabajadores y empleados municipales que se encuentran laborando en primera línea; y, la dotación masiva de mascarillas gratuitas a la población de bajos recursos económicos y con mayor riesgo. No es posible que en nuestra ciudad los trabajadores de la salud tengan que hacer plantones para exigir al gobierno nacional implementos de bioseguridad.

3.            Exhortar al Gobierno Nacional coordinar acciones con el Municipio de Quito que garanticen el “aislamiento social”, y dotar kits alimenticios suficientes en cantidad y nutritivos a quienes viven en los niveles de pobreza y extrema pobreza, a los que viven del día a día y a los dueños de pequeños emprendimientos.

4.            Aprobar una ordenanza que exonere el pago del servicio de agua potable a los quintiles 1, 2 y a los trabajadores autónomos durante el tiempo de la pandemia. Dotación de agua potable a los barrios en proceso de regularización que no cuentan con este servicio para garantizar la vida y cumplir con la medida de prevención fundamental que es lavarse las manos.

5.            Subsidiar la tarifa del sistema de transporte público, la actual situación económica de los sectores populares de Quito, no permite el pago de transporte y menos aún un incremento de pasajes; implementar mecanismos para fortalecer la movilización peatonal y en bicicleta; así como la dotación de gel en el sistema de transporte y otras medidas que contribuyan a evitar el contagio del COVID19.

6.            Implementar un Plan de Comercialización Popular de Contingencia, que garantice el trabajo organizado y seguro; que termine con los intermediarios y asegure un precio justo tanto a productores como consumidores. La represión el decomiso y los desalojos violentos a los trabajadores autónomos, no resuelve el hambre, es necesario que a ese sector se le entrege kits alimenticios y gestionar ante el gobierno nacional la entrega del bono por emergencia, solamente así la medida de distanciamiento social tendrá éxito.

7.            Dotación de internet libre en los barrios populares, a fin de garantizar el derecho de los niños y jóvenes de nuestra ciudad a la educación virtual.

8.            Al COVID19 lo enfrentamos todos y todas, es fundamental fortalecer la organización barrial y social; se requiere contar con Coordinadores Comunitarios por la Vida en cada barrio y ese papel lo han venido jugando los dirigentes barriales. Consideramos que las administraciones zonales deben desarrollar reuniones virtuales de coordinación con los líderes comunitarios.

9.            El nuevo estilo de VIDA COVID19, requiere de una campaña masiva de educación a la población en torno a normas básicas de cuidado, como: lavarse las manos, usar mascarilla, tener una distancia de dos metros, etc.

Señor Alcalde, como lo hemos dicho pública y personalmente, nuestra organización está trabajando con acciones de solidaridad en distintos barrios de nuestra ciudad y estamos dispuestos a contribuir y coordinar todas las acciones y actividades encaminadas a precautelar la vida de los quiteños y las quiteñas.