Mariano Santos N.

«30 000 soldados estadounidenses están desembarcando en varios países de la Unión Europea sin observar las medidas sanitarias decretadas por los Estados miembros de la UE. ¿El alto mando del ejército terrestre de Estados Unidos es una banda de incompetentes que ponen en peligro inútilmente la vida de sus soldados o será que estos ya están vacunados contra el coronavirus?», reseñaba una nota reciente [1] de marzo de 2020) del Prof. Italiano Manlio Dinucci [1]

por un lado, Donald Trump acaba de prohibir los vuelos entre los Estados Unidos y Europa(= respondió la CE, poco después), pero hay una categoría de estadounidenses exenta de esas normas: los miles de soldados (la periodista argentina Stella Calloni habla de 37.000 soldados) que ya están llegando desde Estados Unidos a diferentes puertos y aeropuertos europeos para participar en el ejercicio Defender Europe 20, el mayor despliegue de tropas estadounidenses en Europa en los últimos 25 años y, sin mascarilla alguna.

Decíamos en una nota anterior [2], en este medio de comunicación alternativo, que los Estados Unidos tienen muy malos antecedentes, en torno a actos que son verdaderamente delincuenciales. Decíamos por ejemplo que es el único país que ha echado bombas atómicas a otras naciones, tiene el récord mundial de invasiones a otros países(más de 100), impone sanciones a quien le da la gana, destituyó a gobiernos legítimamente constituidos para imponer sangrientas y genocidas dictaduras, se roba los activos de otros países y, para remate, es el país que gasta, de largo, multitudinarias sumas de dinero en la investigación biológica, para el bioterrorismo: es el imperialismo en su máxima expresión… Y es por esos malos antecedentes, que ahora con el coronavirus, las principales sospechas apuntan hacia allá.

Ahora, el CORONA virus ya se convirtió en una verdadera pandemia que azota a casi la totalidad de países del planeta y es sin embargo, EE.UU. quien tira la primera piedra, pues acusó: “El mundo paga un alto precio por lo que hicieron”, añadió Trump durante una rueda de prensa en la Casa Blanca. Las autoridades chinas fueron criticadas por la falta de transparencia y lentitud para reaccionar ante la propagación del virus.

Los chinos ripostaron enseguida y lanzaron una acusación grave, dijeron que el coronavirus habría sido fabricado en un laboratorio biológico del ejército norteamericano  e introducidos en la China a través del propio ejército. Con el pretexto de la participación del equipo deportivo de las Fuerzas Armadas de EE.UU. en los Juegos Mundiales Militares de 2019 que se celebró en Wuhan entre los días 18 y 27 de octubre último, habrían trasladado una cepa del letal patógeno a la referida urbe para liberarlo allí con el fin de contagiar a una gran parte de los 12 millones de residentes en esta ciudad.

En su reclamo, los chinos, exigían transparencia a los norteamericanos en este sensible y delicado tema; más aún, le desafiaban a que envíen a la China o hagan público los resultados de las autopsias de los soldados norteamericanos fallecidos por este virus y que se ha mantenido en secreto total, respuesta que nunca llegó. Lo anterior es producto de las investigaciones chinas referentes a encontrar al enfermo 000, es decir al primero que adquirió la enfermedad del coronavirus, descubriendo que se trataba de un soldado chino que precisamente estuvo presente en esos juegos militares de Wuhan a los que hacíamos referencia..

Informaciones que salen a la luz ahora nos revelan que en Wuhan funciona uno de los más sofisticados laboratorios biológicos del máximo nivel de bioseguridad 4, Wuhan BSL-4, perteneciente al Instituto de Virología de Wuhan, que experimenta con agentes biológicos que representan un alto riesgo individual de contagio. Este laboratorio trabaja con los patógenos más peligrosos del mundo, incluyendo varios coronavirus, como SARS-CoV (Síndrome Respiratorio Agudo y Grave), MERS-CoV (Síndrome Respiratorio del Medio Oriente) y muchos otros tipos de virus bajo la supervisión no solo del Gobierno chino sino de la misma OMS, participando virólogos de los propios EE.UU., Canadá y el Reino Unido.

Entonces, habría 3 posibilidades respecto a su expansión: 1. la posibilidad de filtración deliberada del virus por parte de los chinos; 2. filtración de los norteamericanos que trabajaban allí; y, 3. por descuido de los virólogos chinos u occidentales, siendo esta última posibilidad la acusación norteamericana.

Respecto al origen del coronavirus, ahora denominado Covid-19, para diferenciarlo de otros coronavirus pues se sabe ahora que existen alrededor de un centenar de estos coronavirus, con menor o mayor letalidad, cada quien con su respectiva especificidad, producto de la mutación de su material genético; la inmensa difusión, que más bien es una propaganda digámoslo de otra manera gran desinformación de la gran prensa occidental, sobre la creencia que fue contagiado en un mercado de mariscos o animales exóticos de Wuhan ya fue descartada totalmente por la propia OMS y ahora muchos científicos de prestigio internacional han lanzado la idea que el virus fue el resultado de la bioingeniería. 

Uno de ellos, el estadounidense Francis Boyle, de la Universidad de Illinois [3], quien ha determinado que “2019 Wuhan Coronavirus es un arma ofensiva de guerra biológica y, denuncia que la propia OMS sabe perfectamente qué es lo que está pasando en Wuhan.

Global Research ha sostenido que este virus mantiene características únicas y muy similares a las epidemias del SARS y el MERS, y “tiene material genético nunca antes identificado y que no está vinculado a ningún virus animal o humano conocido”.

Sin embargo, hasta ahora, la gran prensa occidental, no se diga la de Ecuador, dependiente de la gran prensa norteamericana, ignoraron esta información y continúan repitiendo el libreto malintencionado diseñado desde Washington, lo mismo y lo mismo, que este virus se originó en un mercado de productos exóticos de Wuhan; razón por la cual el propio Donald Trump habla en forma por demás malintencionada, xenófoba y despectiva diciendo que se trata de un «viruschino».

Pero, hay otro estadounidense que concuerda conBoyle. «El ADN del COVID-19, apunta hacia EEUU y no China como origen del letal virus», es lo que dice el investigador estadounidense experto en armas biológicas Francis Paul [4] quien asegura que este coronavirus es un subconjunto de los virus llamados “agentes biológicos” manipulados en los laboratorios científicos para mutar su estructura nociva en una más agresiva para los seres vivos y destinarlo así a actividades de guerras biológicas.

Entre los virus que se engendran mediante manipulación humana, este experto señala que el síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés) surgido en 2002 también en China y el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS, por sus siglas en inglés) aparecido en 2012 en Arabia Saudí al igual que el carbunco, más conocido como ántrax, todos se han producido en laboratorios de la Universidad de Carolina del Norte.

Denuncia incluso que la universidad John Hopkins, está muy involucrada con este trabajo sucio de guerra biológica estilo nazi. Cuentan con una instalación NBS-3… que anuncian con orgullo en

su sitio web… y que justifican al decir que desarrollan vacunas. Y eso está bien… pero ¿cómo lo hacen? Recorren el mundo, lo cual está en los registros públicos, y buscan cualquier tipo de enfermedad, hongo, virus o bacteria terrible que pueda imaginar. Luego, lo llevan a laboratorios NBS-4 y desarrollan algún agente biológico ofensivo por medio de ingeniería genética del ADN y biología sintética… establecido por el Pentágono.  Una vez que tienen este agente ofensivo, proceden a desarrollar una vacuna, en convenio con una de las gigantes farmacéuticas para hacer el gran negocio.

Es precisamente lo que está ocurriendo en estos días cuando el gobierno alemán ha rechazado categóricamente la posibilidad de que Estados Unidos se haga con los derechos exclusivos de la vacuna contra el coronavirus que desarrolla la empresa alemana CureVac como pretendía Donald Trump, que ha llegado a ofrecer hasta 500 millones de dólares  a esos laboratorios a cambio de todos los derechos, según informaban varias agencias de noticias internacionales: la vida es una mercancía para el capitalismo, para el imperialismo.

Entonces, surge nuevamente la interrogante de las decenas de miles de militares que se están apostando en varios países de Europa para acorralar militarmente a Rusia, en plena pandemia del coronavirus y sin las medidas precautelatorias que toman otros ciudadanos.

Los ministros de Defensa de los 27 países miembros de la Unión Europea –que cuenta 22 miembros de la OTAN– se reunieron el  4 y el 5 de marzo en Zagreb (Croacia). El tema central de la reunión no fue cómo enfrentar la crisis del coronavirus –para lo cual ya se decidió restringir todos los movimientos de la población– sino cómo favorecer la «movilidad militar».

El ensayo decisivo en ese sentido es el ejercicio Defender Europe 20 (Defensor de Europa 2020), programado para los meses de abril y mayo. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, quien participó en esa reunión de la Unión Europea, lo definió como “el mayor despliegue de fuerzas estadounidenses en Europa desde el fin de la guerra fría”.

¿Estarán exentos de las normas adoptadas contra el coronavirus?, por supuesto que no… Eso ya quedó confirmado en el video (mostrado por medios alternativos) sobre la llegada a Baviera (Alemania), el 6 de marzo, de los primeros 200 soldados estadounidenses. Mientras en la región italiana de Lombardía, a unos pocos cientos de kilómetros (equivalente a la distancia entre Quito y Cuenca), rigen las normas más severas, en Baviera –donde se comprobó el primer contagio europeo de coronavirus– los soldados estadounidenses que bajaban del avión estrechaban las manos de los representantes de las autoridades alemanas y besaban a sus compañeros sin máscaras ni guantes – de lo que se aprecia en el video -, lo cual, en las circunstancias actuales de pánico generalizado en los habitantes de los países europeos, resulta por demás extraño…

Pero, hay otras cosas, que llaman la atención, como el hecho de que Donald Trump, como parte de su campaña electoral para su reelección, da ABRAZOS y apretones de manos por doquier; igualmente, Trump, en una reunión que tuvo con el presidente brasileño Bolsonaro  que fue acompañado de su  de prensa brasileño Fabio Wajngarten y otros, que luego han dado positivo a las pruebas del coronavirus. Entonces, Donald Trump ¿Está vacunado?, ¿toma algún medicamento contra el coronavirus? El tiempo nos lo dirá…

Sin embargo, hay cosas que como que no encajan, como el hecho de la subida exponencial de casos infectados en los Estados Unidos, que de acuerdo a la curva ascendente muy empinada, hace entrever que en pocos días ocupará el primer puesto en este rubro, superando a la propia China e Italia, aunque el número de fallecidos es proporcionalmente inferior al de otros países, nos inducirían a pensar que los gringos no serían los responsables de esta pandemia; pero, ¿no será acaso la riposta china, al haber enviado éstos otra cepa más agresiva?, Como parte ya de una desenfrenada y demencial disputa interimperialista?; pues no hay que olvidar que en Wuhan existe todavía el laboratorio, del que hablábamos en líneas anteriores, en donde se investigan varias cepas del mortal coronavirus. Incluso se debate ahora, aunque a nivel muy discreto, la posibilidad en ciertos hospitales de New York, de dejar morir a ciudadanos gravemente infectados para salvar a otros. Punto. No olvidemos que Donald Trump al igual que la gran mayoría de los presidentes norteamericanos son racistas y creen en una raza superior (la “supremacía blanca”. En Estados Unidos existe un 40% de la población que no es blanca (es de origen negro, latino, asiático, etc.) que muy poco le importaría a Trump y la gran burguesía norteamericana.

¿Que está por detrás de este coronavirus?

1-Es parte de la disputa interimperialista, en la que Estados Unidos afecta gravemente a China, pero luego recibe la respuesta de China, con lo cual el problema ya se hace global.

La aparición del coronavirus en China (el primer competidor de los EEUU) en esta desenfrenada disputa interimperialista EE.UU. – China, “ha sido oportuna», declaraba hace poco el secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo y ha conseguido un retroceso significativo de la economía china, su producto interno bruto (que llegó hasta un 13% según algunos analistas). Ahora,  y si los pronósticos se cumplen, en pocos días Estados Unidos encabezará la lista de contagiados, que causa una ola de despidos de millones de trabajadores nunca antes vista en el centro del imperialismo mundial.

¿En cuántos puntos del PIB afectará la pandemia  a los Estados Unidos?

2- Guerra biológica: El Covid-19 como HERRAMIENTA de sometimiento de los pueblos para su dominación.


Hay un segundo aspecto de la pandemia que es necesario señalar, y ese aspecto es el efecto psicológico en la salud mental de las masas, el miedo, el pánico colectivo. Un pueblo con miedo es fácilmente manipulable y engañable.

Para el imperialismo, principalmente el norteamericano, para el sometimiento de los pueblos, todo está permitido, no se trata de “nuevas estrategias y nuevas formas de guerra”, ya que, de acuerdo con las evidencias, en esta pandemia se combinan «elementos de guerra convencional, guerra irregular, guerra mediática, guerra biológica y guerra cibernética» y, son

capaces de utilizar los efectos de una pandemia para imponer un estado de terror a nivel global y justificar una crisis de toda índole. Cabe señalar que para algunos analistas económicos la crisis de los años 2007-2008 ha continuado ininterrumpidamente hasta el 2020 (independientemente de la pandemia).

El objetivo de los gobiernos reaccionarios, de derecha, no es vender publicidad solamente asustando a la gente sino explotar el miedo para garantizar su control sobre las poblaciones; es lo que ocurre precisamente en Chile, donde se acabaron las movilizaciones y el gobierno de Piñera ya puso a funcionar nuevamente, aunque con otros ribetes, la maquinaria represiva con el ejército y la policía (carabineros)…

«Coincidentemente», la segunda mitad del año 2019 fue una jornada muy importante de grandes movilizaciones en muchos países del planeta, un año en que se dio un salto cualitativo muy significativo en la lucha de los pueblos, que puso en cuestionamiento a los gobernantes en varios países del mundo.

Lo anterior, no es sino una expresión clara de La lucha de clases que se desarrolla en el planeta entero, donde el 1% de la población acapara entre el 70 y 80% (según las fuentes) de la economía planetaria, por eso la miseria, la pobreza, el desempleo subempleo.

Entonces, estas importantes acciones de los pueblos, generan una gran preocupación en las clases dominantes, debido al gran protagonismo de las masas (como la del último trimestre del 2019) en la vida política de los países y por eso han puesto en marcha una ofensiva política criminal- reaccionaria para detener la lucha social

NOTAS.

[1].- En la Europa cerrada del coronavirus, la Unión Europea abre las puertas a las tropas de Estados Unidos, Manlio Dinucci. Red Voltaire, ROMA (ITALIA) | 12 DE MARZO DE 2020.

[2].- Coronavirus: ¿guerra biológica?, Mariano Santos, 30 de enero 2020,  Http://periodicoopcion.com/coronavirus-guerra-biologica/

[3].- Científicos: el coronavirus sería un arma de guerra biológica, Vicky Peláez, 13.02.2020.

https://mundo.sputniknews.com/firmas/202002131090460452-cientificos-el-coronavirus-seria-un-arma-de-guerra-biologica/

[4].- www.hispantv.com › arma-biológica-china-coronavirus-guerra