Para este martes 6 de noviembre, en la Corte Nacional de Justicia se realizará la audiencia de juzgamiento en el caso David Rosero y maestros de Imbabura ante un tribunal conformado por los jueces nacionales: Marco Rodríguez, Daniela Camacho e Iván Saquicela.

 

En 2015 Rafael Correa, decidió intervenir indebidamente más de 400 millones de dólares pertenecientes a los ahorros de miles de maestros del Fondo de Cesantía del Magisterio Ecuatoriano (FCME). De forma ilegal el cesado Superintendente de Bancos traspasó la administración del FCME a manos del BIESS. El 18 de mayo de 2015 la Fiscalía y una gran contingente policial ingresaron a la fuerza a las oficinas de la UNE Imbabura, procedieron a maltratar a maestras y maestros, detuvieron arbitrariamente a: David Rosero en aquel entonces Consejero del Consejo de Participación Ciudadana, a Jaime Villacís, presidente de la UNE Imbabura y a Mario Landeta. El ex Fiscal General, Galo Chiriboga y la ex Fiscal, Cecilia Armas, convirtieron a las víctimas en victimarios, dispusieron la indagación previa, acusándolos del supuesto delito de ¨ataque o resistencia¨, estipulado en el artículo 283 del COIP.

 

Posteriormente el cuestionado conjuez Marco Maldonado Castro en audiencia preparatoria de juicio sin tomar en cuenta los argumentos de la defensa, dispuso auto de llamamiento a juicio. El Fiscal acusador fue Carlos Baca Mancheno, quién luego fue destituido por la Asamblea Nacional.

 

Este juicio se ha dado en medio de la acción de persecución política del correísmo en contra de quienes, como David Rosero, denunciaron en su momento la corrupción y los concursos irregulares que una mayoría del primer Consejo de Participación Ciudadana realizó para imponer autoridades sin transparencia; las mismas que han sido cesadas por el Consejo de Participación Transitorio. Los dirigentes sociales esperan que los jueces declaren su inocencia en este proceso.