Por Luis Falcao / A Verdade / Brasil.*

Traducción Opción

¿Quién es Jair Bolsonaro, candidato a presidente de la República por el Partido Social Liberal (PSL)? En su propaganda, se presenta como un hombre honesto, que defiende lo mejor para los brasileños y para Brasil. ¿Será verdad esto?

Al registrar su candidatura en el Tribunal Superior Electoral (TSE), Bolsonaro declaró tener un patrimonio de R$ 2,3millones de reales. En la declaración afirma que es dueño de cinco inmuebles, tres vehículos y posee acciones, aplicaciones bancarias y ahorros. Sin embargo, la pregunta es ¿cómo un capitán del Ejército retirado consiguió semejante fortuna?:

Bolsonaro se convirtió en un millonario después de ingresar en la política burguesa. De hecho, en 1988, Bolsonaro poseía apenas un auto Fiat Panorama, una moto y dos pequeños lotes en Resende, localidad al interior de Río de Janeiro.

De hi para acá, se convirtió en rico. Según el periódico “Folha de Sao Paulo”, el patrimonio de Bolsonaro es mucho mayor que el declarado ante el TSE. La evaluación real de sus cinco inmuebles es de R$ 8 millones. Dos de esas casas están ubicadas en Barra de Tijuca, una de las zonas más valorizadas de Rio de Janeiro.  Una de ellas vale R$ 1,06 millones y la otra R$2,23 millones, conforme al cobro del Impuesto por el Traspaso de Bienes Inmuebles (ITBI.

Viendo que la política burguesa trae tantos beneficios personales. Bolsonaro patrocino el ingreso de sus tres hijos en esta carrera: Eduardo Bolsonaro, es diputado federal por Sao Paulo; Carlos Bolsonaro, concejal en Rio y Flavio Bolsonaro, diputado estadual también en Río.

La Hoja de Sao Paulo, añade que Bolsonaro y sus hijos tienen más propiedades que muchas inmobiliarias: de 13 inmuebles avaluados en R$16,5 millones, la mayoría de ellos están en zonas supervaloradas como Copacabana, Barra de Tijuca y Urca.

En el periodo en el que el candidato consiguió es fortuna, el pueblo brasileño no tuvo la misma suerte: 52 millones vivían en la pobreza y la falta de trabajo para 27 millones de trabajadores

Le sobra dinero y le faltan escrúpulos al señor Bolsonaro.

A pesar de ser dueño de un inmueble en Brasilia, él y su hijo Eduardo reciben de los dineros públicos R$ 6. 167,00 por gastos de residencia, cada uno. O sea R$ 12 mil en total. Es decir, reciben gastos de residencia en la Capital, a pesar de tener casa propia. Solamente por gastos de residencia Bolsonaro y su hijo se han embolsicado R$ 730 mil.

Mientras tanto, en Brasil, por lo menos siete millones de familias no tienen casa para vivir, según el censo de 2010, número que creció en casi una década.

Pero no queda ahí las sucias acciones del diputado.  El reportaje de “Folha de Sao Paulo” divulgó que el candidato del PSL tiene, por lo menos, una funcionaria fantasma en su gabinete. Se trata de Walderice Santos de la Concepción, que aunque era vendedora de (açaí) moras en la playa de Angra de los Reyes, donde el parlamentario tiene una inmensa casa, ella recibía el salario de la Cámara de Diputados. Después de la denuncia del diario, la servidora fantasma Wal fue despedida.

Defensor del estupro y la tortura.

 

Además de haber construido con sus hijos un patrimonio millonario con la política, Bolsonaro también es conocido como homofóbico y defensor del estupro. El 9 de diciembre del 2014, en el plenario de la Cámara de Diputados, declaró que no violaría a la diputada María del Rosario (PT_RS) porque ella no se merecía. El mismo día publicó en su página oficial de Youtube, un video titulado “Bolsonaro barrió a María del Rosario”. El día siguiente concedió una entrevista en el diario “Zero Hora” de Rio Grande do Sul, en la que reafirmó lo que había dicho en la Cámara. “Ella no merece ser violada porque ella es muy ruin, porque ella es muy fea, no es de mi género, jamás la violaría. No soy violador, pero si lo fuera, no la violaría porque no se merece”

Por esa ofensa a todas las mujeres brasileñas y a nuestro pueblo, Bolsonaro fue condenado tres veces por la justicia: la primera en 2015, por el Tribunal de Justicia del Distrito Federal (TJ_DF) para pagar una indemnización de R$ 10 mil a la diputada por daños morales; la segunda, por el Superior Tribunal de Justicia y finalmente por el Tribunal Federal (STF)

En Brasil ocurren 135 violaciones por día, de acuerdo con los daos de Foro Brasileño de Seguridad Pública. Si un hombre con ese tipo de mentalidad llega a la Presidencia de la Republica ¿qué podrá suceder?

Apoyador del golpe que realizó Michel temer para tomarse la presidencia, Bolsonaro también es conocido por defender la tortura y a los torturadores

En un video de 1999 dice: “Estoy a favor de la tortura” y en abril del 2016, defendió el homenaje al coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, ex – jefe del Departamento de Información (DOI_Codi), órgano responsable por la torturas en Sao Paulo durante la dictadura militar (1964 – 1985)

El coronel Ustra fue inclusive condenado por el Superior Tribunal de Justicia (STJ) por torturar a la familia Teles. Amelinha Teles, una de las torturadas por el coronel, relató lo que ocurrió con ella, su marido César Teles y sus hijos: “Yo fui golpeada por el coronel Ustra, en la patio del DOI-Codi. El me dio un empujón con las palmas de sus manos tirándome al suelo y gritando “eres terrorista”. Después llevó a mis hijos a la sala, donde yo me encontraba en la `silla del dragón`, desnuda, vomitada y orinada. ¡Llevar a mis hijos a la sala! ¿Para qué? Eso para mí fue la peor tortura que yo pase. Mis hijos tenían cinco y cuatro años”, relató.

Amelinha explicó que la silla del dragón era un instrumento de tortura utilizado por la dictadura, en la que persona era colocada sentada con las muñecas amarradas a los brazos de la silla, con alambres eléctricos atados en diversas partes del cuerpo, la persona era sometida sesiones de choques eléctricos.

Amelinha también contó que “vio a su marido siendo torturado en la unidad de DOI-Codi por los agentes de la dictadura delante del coronel Ustra que ordenó que lo agarren y lo arrastren hasta una sala de tortura”.

¡Basta de racismo y de los ricos en el poder ¡

Como si no bastara, el año pasado en una conferencia en el club Hebraica de Rio de Janeiro, el candidato Bolsonaro expresó su pensamiento sobre los negros. Dijo en aquella ocasión: “yo fui a un acto de los cimarrones (hombres negros libres) en Eldorado Paulista. El afrodescendiente más ligero pesaba siete arrobas” Por estas expresiones, en abril, la procuradora general de la República, Raquel Dogde, denunció a Bolsonaro por racismo: “Es una manifestación inaceptable, se alinea con el régimen de esclavitud en que los negros eran tratados como mera mercadería y promueve la idea de desigualdad entre seres humanos, que es refutada absolutamente por la Constitución brasileña y los tratados y convenciones internacionales de los cuales Brasil es firmante”

Para la procuradora, el político se refirió a esas personas como si fuesen animales al utilizar la palabra arroba. Pero además Bolsonaro, no tiene ninguna preocupación por los trabajadores, ni por los pobres.

Además de apoyar al gobierno de Temer, él y los demás diputados representantes de la burguesía aprobaron uno del os mayores crímenes cometidos por el Congreso Nacional contra los trabajadores: La reforma laboral que estableció la jornada intermitente o por horas, la reducción de las vacaciones, eliminó decenas de derechos de los trabajadores y permitió que los patrones paguen salarios más bajos e impongan más horas de trabajo, en fin, aumente la explotación de los capitalistas sobre la clase obrera, únicamente para acrecentar las ganancias de la burguesía.

Ya antes, el diputado había votado dos veces contra las trabajadoras domésticas a tener el derecho a un carnet firmado. Además aprobaron el PEC 241, que recorta los fondos para la salud, la educación y congela los salarios de los trabajadores públicos.

Bosonaro considera que a los trabajadores se les debe reducir los salarios. Sin embargo, no piensa lo mismo cuando se trata de él. Todos los meses gana dos salarios: R$ 33.700.00 como parlamentario, además R$ 5 600,00 del Ejército.

El candidato del PSL es también contrario aumentar los fondos para educación pública. Su propuesta es cortar los fondos de las universidades públicas, como afirmó en una entrevista a la Red Globo: “Vamos a retirar más recursos de la enseñanza superior y usarlos en lo más fundamental”. En la misma entrevista, incentivó a la violencia como propuesta para la seguridad pública: “El policía resuelve el problema si mata a 10, 15 o 20 con 10 o 30 tiros cada uno; él tiene que ser condecorado y no procesado”, declaró

Cuando fue concejal de Río de Janeiro hizo un discurso en la Cámara Municipal diciendo que “el pobre no sabe hacer nada” y que los malos políticos van a desparecer cuando “se acaben los pobres y los miserables”.

Pues nosotros señor Bolsonaro, pensamos exactamente lo contrario: los pobres y miserables vamos a acabar cuando barramos a los políticos millonarios como Ud. Y asumamos el poder en nuestro país.

*Luis Falcao, director del periódico A Verdade y miembro del Comité Central del Partido Comunista Revolucionario de Brasil