Por Redacción Opción

El Comité Nacional de la FESE, reunido el miércoles 25 de marzo del 2020, debatieron un conjunto de propuesta y medidas para enfrentar la crisis sanitaria que vive el país y de manera particular plantearon mecanismos que el estado debe adoptar para garantizar la continuidad del proceso educativo. En las resoluciones generales los jóvenes estudiantes resolvieron: “Enviar nuestra solidaridad con los pueblos y la juventud del Ecuador y del mundo, quienes enfrentamos la pandemia del COVID-19 y hemos visto afectada nuestra vida en múltiples esferas. Exigir al gobierno que declare la moratoria del pago a la deuda externa y destine los recursos para atender la emergencia sanitaria, conforme con la propuesta de varias organizaciones sociales, instituciones como la Asamblea Nacional, Consejo de Participación Ciudadana y el ofrecimiento de varios organismos internacionales como el FMI y el BM. Asimismo plantearon el aumento del presupuesto para la salud y garantizar el bienestar de trabajadores de la salud y personal de dispensarios y hospitales. La entrega de kits alimenticios y un bono de contingencia de USD 100,00 para 1 millón 500 mil familias que se encuentran en situación de pobreza y pobreza extrema. La suspensión de pagos de servicios básicos y créditos con instituciones financieras públicas y privadas, durante tres meses”

Sobre la situación educativa de, alrededor de 4 millones 500 mil estudiantes a nivel nacional, demandaron  que el Estado garantice el derecho a la educación, en los siguientes términos:

Que el Estado cumpla con el 6% de PIB que ordena la Constitución para educación, lo cual implica que, bajo ningún concepto se debe reducir este rubro en la asignación presupuestaria.

Para el régimen costa, que se informe oportunamente sobre la aplicación de exámenes remediales y del inicio de clases, abriendo la posibilidad de que, en caso de mantenerse un alto riesgo de contagio, se posterguen los procesos.

Dado que, el acceso a internet bordea el 79% de la población en EL Ecuador, pero, sólo el 37, 2% de los hogares cuentan con Internet fijo y que sólo una cuarta parte de la población cuenta con planes postpago; la continuidad del proceso educativo debe garantizarse con la difusión de las guías educativas por otros medios como televisión, radio, SMS e impresiones de guías educativas para áreas rurales.

Se debe poner especial énfasis en el Sistema de Educación Intercultural Bilingüe que da cobertura a 816 mil estudiantes, y que básicamente responde a áreas rurales donde la cobertura de Internet llega al 16,6% de hogares.

Insistir en que las tareas virtuales, en el caso del sector fiscal, que corresponde al 70% de la población estudiantil, no sean de carácter obligatorio, no se revisen de manera periódica, no sean calificadas durante la cuarentena y no impliquen un trabajo mayor a 2 horas diarias para el estudiante.

Dado que el calendario escolar se encuentra suspendido en instituciones fiscales, fiscomisionales y en las instituciones particulares que no reportan una cobertura del 100% de docentes y estudiantes; las tareas deben ser de carácter diagnóstico, de refuerzo y las avances deben reforzarse cuando se retorne a las aulas.

Es necesario compactar los contenidos curriculares y el calendario escolar, para que las horas perdidas no impliquen mayores pérdidas de tiempo para estudiantes y docentes, puesto que no estamos en vacaciones y el impacto de la pandemia afecta a estudiantes en lo emocional, psicológico, económico y social.

Que se realice una mejor campaña de información para docentes y estudiantes para que se cumplan los parámetros establecidos.

Sobre el Sistema Nacional de Nivelación y Admisión a la educación superior, plantearon que  el Estado cumpla con la oferta de aumentar alrededor de 100 mil cupos en las instituciones de educación superior y que no se disminuya el presupuesto para educación superior, que la SENESCYT informe sobre el nuevo mecanismo de acceso a la educación superior, dado que se anunció la eliminación del Examen Ser Bachiller y que se entregue información oportuna respecto de los procesos de postulación, asignación de cupos, inicio de clases y demás actividades pendientes.