Por Jairo Gusqui López

Abogado y Guía Turístico

¡Querida Paula!

Dada la indignación y revuelo que trajo tu publicación en el diario El Universo y todos comentarios que he leído en las redes sociales y amigos que me llamaron a preguntar si es cierto lo que escribiste, voy a aclararte algunos detalles:

El retorno a las grietas no es difícil, es, más bien; una experiencia mucho más gratificante, segura y educativa por decisión de las autoridades ambientales y de turismo de la provincia, además, gracias a la iniciativa de los Guías Naturalistas (lo pongo así, aunque el nombre ha cambiado).

Voy a empezar recordándote que la Constitución, la Ley de Régimen Especial de Galápagos y su Reglamento, el Código Orgánico Ambiental, el RETANP, el Plan de Manejo del Parque Nacional Galápagos, entre otros cuerpos legales obligan al Estado a través del Ministerio del Ambiente, al Servicio Parque Nacional Galápagos; a ser custodios y asegurar la preservación, cuidado de los sitios de visita y, por supuesto, que la experiencia de los turistas que llegan de lugares bastante lejanos sea satisfactoria.

Tras leer las mal intencionadas expresiones escritas en un medio de comunicación nacional y, por medio de internet a nivel internacional, vale aclarar algunos detalles:

1.- ¡El muelle no es del hotel Finch Bay! por cierto, hotel que pertenece a la Matropolian Tourig, compañía a la que pertenecen los barcos donde trabajas; sino pertenece al cantón Santa Cruz, según investigué en el Municipio

2.- Sí, si estaban rompiendo una regla del Parque porque ya se estableció desde el 2019 vía convenio entre varias instituciones locales, como lo establece la Ley, que todo turista, nacional o internacional, los guías los acompañen para que, entre otras cosas, tengan una experiencia mucho más enriquecedora.

Y ni te cuento que sucedía antes en el sitio “Las Grietas” porque conoces bien esos reportes y estoy seguro, alguna vez escribiste con mucha indignación como lo hiciste ahora.

3.- Tienes razón sobre la categoría del sitio, pero no dices que el Plan de Manejo le da al Parque Nacional la facultad de, tomando en cuenta el sitio y su fragilidad, que la visita, caminata u otra actividad, sea acompañada por un Guía acreditado por la Dirección del Parque Nacional Galápagos.

Y estamos de acuerdo con eso del hacinamiento, pero te cuento que desde que la “Metro” apoyada por la ECCD, se acogieron al “turismo de redes”,[1] el turismo no ha hecho más que beneficiar a las transnacionales, olvidando a los habitantes que viven las duras condiciones que significa vivir en las islas y no en un barco.

4.- Te cuento que muchos turistas, como dice Grenier en su publicación, están dispuestos a pagar más por visitar la provincia porque están conscientes de que el dinero se invierte en la conservación y para apoyar la economía local, cosas que las transnacionales no hacen y no lo hicieron como debieron durante la pandemia.

Te cuento que esos barcos que navegan en Galápagos producen 399 millones[2] de dólares y supongo no sabes cuánto de esos millones se quedan en la provincia porque es un tema que a no mucha gente interesa.

5.- Además, te informo que el programa no empezó con la pandemia sino en el año 2019 como plan piloto, con la finalidad de ordenar las visitas a los sitios involucrados y que no se convierta en un “centro comercial” donde todos van y vienen como quieren e interrumpen a los otros visitantes.

¿Hasta cuándo? Te comento que ya no es piloto sino un programa establecido que se llama Galápagos Up que da trabajo a muchos guías (que viven en las islas) que fueron abandonados por ciertas empresas durante la pandemia y ahora se aseguran que los sitios de visita, las especies de flora, fauna y otros que son de fragilidad extrema, no se deterioren.

6.- La “odisea” que mencionas, malintencionadamente, porque no tiene nada que ver con el tema, pero lo usas para crear mayor drama, es por la pandemia y se impusieron por las autoridades nacionales y no los guías; ni tiene que ver con los sitios de visita. Tengo la impresión que recién te enteras de “lobitos” y demás.

La crisis nos golpeó a todos, sin duda, pero tampoco podemos seguir soportando a las agencias de turismo nacionales y unas locales que se prestan para ofertar tours (casi gratuitos) donde ofertan las visitas a lugares donde antes podían entrar sin pagar nada. ¿Acaso debe ser todo gratis porque está en los sitios cerca a los puertos?

7.- ¿Es ético? ¡sí! ¡Lo es! Recuerda que la conservación del patrimonio natural/cultural es una cuestión ética, que los locales se beneficien económicamente, también, es ético, no solo la gran empresa. Que ese dinero se quede en la provincia, en manos de los locales, es definitivamente ético.

8.- Finalmente ¿Qué pasó con los pocos sitios de esparcimiento para la población? ¡Ah! Esta pregunta me aclara que tu critica se basa más en la “indignación” que en base a la información necesaria para generar un debate o critica que permita mejorar lo que se debe cambiar.

Te cuento que esos sitios siguen allí para los locales, sin más restricción que lo que ordena el estado ecuatoriano a través del Servicio Parque Nacional Galápagos que estoy seguro conoces porque eres guía naturalista como yo.

Te invito a generar opinión con argumentos válidos, con información verdadera y a conocer muy bien de lo que sucede en las comunidades locales de las islas.

En todo caso:

“Todos los habitantes de Galápagos y sus entidades deben custodiar para el beneficio de las actuales y futuras generaciones el patrimonio natural de Galápagos, permitiendo que la evolución natural siga un camino diferente. Conservar y usar Racionalmente”[3].


[1] Conservación contra natura: Las Islas Galápagos. Christophe Grenier

[2] https://www.eluniverso.com/noticias/economia/despues-de-16-meses-complejos-galapagos-supera-los-13000-visitantes-al-mes-nota/

[3] Plan de Manejo de las Áreas Protegidas de Galápagos. Decálogo Del Buen Vivir. 10. Custodia