Redacción Opción

Más de 250 millones de trabajadores y agricultores  participaron en la huelga nacional, denominada ¡Toda la India, huelga ¡desarrollada el día 26 de noviembre del 2020 en la India exigiendo al gobierno la derogación de  los códigos laborales contra los trabajadores y las leyes agrícolas contra los agricultores.

La represión ejercida contra los huelguistas no impidió el desarrollo de la jornada. Los sindicatos hindúes condenaron las detenciones de líderes de trabajadores y agricultores en todo el país mientras se manifestaban juntos en una de las mayores huelgas generales a nivel nacional, en la movilización masiva de trabajadores industriales y agrícolas y campesinos en todo el país interrumpió la vida normal en todo el país, en áreas rurales y urbanas.

En todo el país participaron en la huelga empleados del sector público y privado. Los líderes sindicales expresaron su preocupación de que, utilizando Covid-19 como excusa, el gobierno ha desatado una represión a gran escala. La policía utilizó medios violentos para intentar detener a cientos de miles de trabajadores y agricultores que se dirigían a Delhi para manifestarse pacíficamente en la capital los días 26 y 27 de noviembre.

El Centro de Sindicatos Indios (CITU) felicitó a los cientos de millones de trabajadores y campesinos de todo el país por levantarse como uno solo para protestar contra los atroces ataques del gobierno del BJP dirigido por Modi, a sus derechos, vidas y medios de subsistencia y sus políticas obreras, antipopulares y antinacionales. Más de 250 millones de trabajadores, trabajadores agrícolas y otros sectores de trabajadores que producen la riqueza del país se pusieron a trabajar. A ellos se unieron millones de campesinos en las masivas acciones de protesta en todo el país, incluso en áreas rurales remotas.

En varios estados, incluidos Kerala, Bengala Occidental, Tripura, el transporte fue paralizado, al igual que las fábricas, los centros comerciales, tiendas, oficinas daban un aspecto desolador.

El gobierno del BJP, así como algunos gobiernos estatales, recurrió a la represión. La policía de Delhi, por orden del gobierno de India impidió que los trabajadores y campesinos se reunieran y arrestaron a muchos de los que protestaban en Jantar Mantar, maltrataron y arrestaron a P Krishna Prasad, un funcionario de All India Kisan Sabha y Mayukh Biswas, Secretario General de la Federación de Estudiantes  de India y muchos otros. El gobierno del BJP en Haryana cerró las fronteras con Delhi y recurrió a redadas de medianoche y arrestó a cientos de líderes campesinos y sindicales. Pero no pudieron disuadirlos de seguir adelante y llegar a la capital nacional.

Con información de: In Defence of Communism