Por Scarleth Tamayo*

Cada 1 de abril se conmemora el Día mundial de la educación, por acuerdo entre la ONU y la UNESCO y, este año, esta fecha está marcada por los impacto de la pandemia y la falta de políticas públicas que garanticen este derecho humano fundamental a la mayoría de estudiantes. Entre las deudas principales del gobierno con la educación del pueblo están: Falta de presupuesto, Internet gratuito, falta de estabilidad docente, reducción de calidad educativa y falta de un plan integral para el retorno seguro a las aulas.

El gobierno no invierte en educación, se redujo aproximadamente USD 1000 millones del presupuesto para educación durante la pandemia. De las 6000 unidades educativas que se cerraron durante el anterior gobierno, apenas se han reabierto 50.

No existe educación para todos, a nivel global, se prevé que el abandono escolar aumente en 24 millones de niños. En Ecuador, alrededor de 90.000 estudiantes ya están fuera del sistema educativo. Esto agrava la situación previa a la pandemia, aproximadamente, 268.000 niños ya estaban fuera del sistema educativo y 187.277tenían rezago escolar.

No se ha garantizado Internet gratuito y dispositivos electrónicos para estudiantes y docentes. Pese a que ha aumentado la conectividad (74.8% de los estudiantes del sistema público tiene acceso), la conectividad fija dentro de los hogares se mantiene por debajo del 50% y, en la mayoría de los casos, las familias invierten en planes para poder acceder a las clases virtuales. 1 de cada 8 estudiantes cuentan con equipos para su uso personal, lo que impacta en su aprendizaje en línea.

La calidad educativa disminuye y aumentan los problemas sociales, 6 de cada 10estudiantes afirman que están aprendiendo menos desde el inicio de la emergencia. El15% de estudiantes afirman no haber tenido un contacto habitual con sus docentes en las últimas dos semanas. En Ecuador, 4 de cada 10 adolescentes afirman haberse sentido angustiados o muy tensionados. Los niños están más expuestos a la violencia, el abuso y el trabajo infantil.

Nos seguimos quedando fuera de la universidad. Cada semestre, alrededor de 120 mil estudiantes se quedan fuera de las universidades. Este semestre, de los 226 230inscritos, 82 900 no pudieron rendir el examen de acceso a la educación superior (EAES)y aún no se sabe los resultados de quienes sí dieron la prueba.

No se garantiza el retorno seguro a las aulas. Ecuador, junto con Panamá y Perú, es uno de los pocos países de la región que no ha reabierto las escuelas desde hace casi un año. La evidencia científica recogida en un estudio en 191 países da cuenta de que no existe una relación directa entre el cierre o apertura de las escuelas y las tasas de contagio de COVID-19 en la comunidad.

El derecho a la educación se encuentra en riesgo y, con ello, se compromete el futuro del país y se profundiza la desigualdad. Para el retorno seguro a las aulas se requiere servicios básicos y bioseguridad en las instituciones educativas, pruebas para la comunidad educativa, vacunas y kits de bioseguridad para docentes, entre otros elementos.

*PRESIDENTA NACIONAL DE LA FESE