Por Luisa Pita Bone*

El proceso de  elecciones de los directivos de la Casa de la Cultura a nivel nacional y provincial avanza envueltas en una maraña de actos de descrédito de quiénes las presiden.

En la última Junta Plenaria, realizada  públicamente, varios directores se negaron o abstuvieron de votar a favor de la democracia y apertura al voto de los miembros del RUAC, sin la condición de una carta de petición para ser parte del padrón electoral, quiénes en derecho constitucional tenemos la potestad de votar libremente en las elecciones de la Casa. 10 votos en contra, 8 a favor y 7 abstenciones fueron los resultados.

Es lamentable que la libertad a votar de casi 20.000 artistas del RUAC la hayan coartado 10 personas.

Algunos directores de provincias como Tungurahua, Azua y Manabí se han pronunciado a favor de eliminar el artículo 29 literal C del reglamento de elecciones que limita la participación libre y democrática de los miembros RUAC.

Mientras en nuestra provincia la casa sigue silenciosa, una característica a la que malsanamente nos hemos hecho al dolor.

No pasa igual con los artistas y gestores que en procesos unitarios venimos bregando por reactivar la actividad cultural y trabajar para que con o sin la Casa, los actores culturales sigamos siendo parte del desarrollo de la sociedad. Bueno siendo sinceros nunca se ha detenido, se han buscado los mecanismos de permanente creación, difusión y circulación.

Hoy nos vemos abocados a esperar que las cartas enviadas no sean rechazadas, porque la firma no está clara, porque hay inconsistencia en la información, porque la copia de cédula es muy oscura, etc, etc… «La casa decide» se adjudicó el derecho de admisión.

A pesar de las trabas evidentes para coartar nuestra participación, estaremos vigilantes del proceso y su transparencia.

Presidente El Frente de Artistas Populares FAP-GUAYAS

Vicepresidente UNAPE