Por Mariano Santos.

 

El pasado 30 de agosto la denominada Corte de La Haya emitió un laudo arbitral que sanciona al Ecuador por haber impuesto (los jueces ecuatorianos) una multa de US$ 9.500 millones a la petrolera Chevron.

En su “laudo”, esa Corte señala que, respecto a la sentencia original tomada por la Corte de Lago Agrio (más tarde ratificada en otras 3 instancias, incluido la Corte Nacional del Ecuador) que obliga el pago ya señalado, fue producto de “una sentencia amañada, jueces y peritos comprados, cuentas bancarias y códigos secretos… “Va más lejos cuando dice:..”El proceso contra Chevron en el Ecuador es…uno de los mejores ejemplos de corrupción judicial”.

 

  1. Algo de historia.

 

En 1.964, el gobierno de la entonces Junta militar dio en concesión 14 millones de hectáreas en la amazonia ecuatoriana al consorcio Texaco-Gulf, que 3 años más tarde (en marzo de 1.967) y, luego de los respectivos trabajos exploratorios vieron brotar petróleo en el pozo Lago Agrio-1. A partir de junio de 1.972 el consorcio inició la extracción petrolera, que duró 20 años, es decir hasta 1.992. En junio de 1.974, la entonces estatal petrolera y recién creada CEPE, compra el 25% de las acciones del consorcio Texaco-Gulf; luego, en diciembre de 1.976 adquiere la totalidad de acciones de la Gulf, que se retiraba del Ecuador, con lo cual se conformó el nuevo consorcio, denominado CEPE-Texaco, del cual CEPE en el socio mayoritario con el 62,5% de las acciones, mientras Texaco se quedó con el 37,5%.

 

  1. Texaco o Chevron: historial de fechorías.

 

Texaco, en su momento, llegó a ser la segunda petrolera en los EE.UU. y el octavo grupo industrial. En 1.987 esta transnacional se acogió al código de bancarrota para eludir el pago de USD $10.500 millones [1]. Esta fue una quiebra fraudulenta. Luego, en el 2.001 Chevron la adquirió y se conforma la empresa Chevron-Texaco, para finalmente desaparecer el nombre Texaco y quedar solo como Chevron. La Chevron fue “parida” por La Standard Oil de California (una de las “7 hermanas, otra era Texaco, cartel coaligado para reducir o eliminar la competencia y controlar el mercado a fin de obtener mayores beneficios,)

 

¿Se escondían de alguien?

 

¡SÏ!, por sus acciones delincuenciales en varias partes del mundo y, para variar, por el juicio que diversas organizaciones ecuatorianas emprendieron para llevarla al banquillo de los acusados y pague por los daños IRREPARABLES que ocasionaron en nuestra amazonia.

Pero, no es la única fechoría, pues esta transnacional ha estado acostumbrada al pillaje y la muerte como en Birmania, Filipinas, Kazajistán, Chad, Camerún, Irak, Angola, Nigeria, Australia  y en los propios Estados Unidos y Canadá, como consta en el “informe anual alternativo” preparado por un consorcio de organizaciones no gubernamentales [2].

 

A modo explicativo vale decir que cuando se extrae crudo del subsuelo, el mismo viene con un porcentaje de agua, denominada ‘agua de formación’, que con el tiempo o la sobreexplotación se incrementa. Ese petróleo debe entonces separarse del agua, pues las normas internacionales obligan a exportar crudo con menos de 1% de agua. Para realizar la separación se utilizan químicos altamente tóxicos, principalmente cancerígenos. Las normas obligan, en cualquier país del mundo, la reinyección de estas aguas, previamente tratadas, ojo, previamente tratadas, al subsuelo.

 

¿Qué hizo Texaco en Ecuador?

Texaco derramó INTENCIONALMENTE nada más y nada menos que cerca de ¡MIL MILLONES de barriles! de esa agua ¡ENVENENADA!, sin haberla tratado; esto equivale al derrame de unos 6 millones de tanqueros, como los que transportan diesel o gasolina a las gasolineras. Cierto es que durante la explotación petrolera se generan accidentes, muchos derrames, por ej. de Petroecuador,, así como aquel de la British Petroleum en el golfo de México; en el caso de Texaco, salvo unos contados casos, fueron INTENCIONALES, realizado a propósito, venenos que durante más de 20 años (desde 1.967 en que inició la perforación de los pozos)fueron a todo lado, a ríos, pantanos, esteros, lagunas, en casi toda la parte norte de nuestra amazonia, pues asumían que en Ecuador vivían seres de segunda, INDIOS solamente…pues en EEUU, jamás lo hubieran hecho, ya que allá era prohibido.

 

Chevron lo hizo para bajar costos, o sea, para ganar más. Estaba obligada a reinyectarla el agua tóxica al subsuelo, previo un tratamiento, de acuerdo a la cláusula 46 del contrato de explotación que ellos mismo suscribieron. No contentos con lo anterior y haciendo honor a sus numerosas acciones criminales, echaron igualmente otros millones de barriles de petróleo crudo a diestra y siniestra, estos si, como producto de varios y numerosos ACCIDENTES operativos.

 

Como a los gringuitos de la Texaco les molestaba el polvo que se levantaba con el viento en las carreteras de tercer orden que existía entre los pozos y los pueblos amazónicos, resolvieron, en vez de asfaltar esas carreteras, como le obligaba el propio contrato, echar crudo en esos chaquiñanes, para desaparecer el polvo, lo que provocó que con la lluvia se produzca un lodo de crudo que igualmente llegaba a los ríos, esteros a los llanos. Todo quedó contaminado con el “estiércol del diablo”.

En esta orgía demencial construyeron varios centenares de piscinas, que quedaron abandonadas, a la intemperie. Eran del tamaño de algo menos de una cancha de fútbol, para disque guardar allí desechos tóxicos, que asimismo con los aguaceros se desbordaban. Para rematar se dieron el lujo de quemar nada menos que 235 mil millones de pies cúbicos de gas.  Ojo, que estamos hablando de ¡MILES de millones. Cifra con la cual hubiéramos abastecido el deficitario mercado interno de gas de uso doméstico por unos 10 años.

 

Detengámonos un ratito en esto del gas: 1 pie cúbico de gas es lo que aproximadamente entra en un cilindro de gas de 15 kilos; es como que Texaco haya quemado el equivalente a 235 mil millones de cilindros. ¿Qué tal? El valor real de un cilindro de gas, sin subsidio, está por encima de los 12 dólares. Pero, si solo ponemos a un dólar el precio del cilindro quiere decir que Texaco echó por las nubes y le hizo perder a nuestro país, la astronómica cifra de 235 mil millones de dólares, sin contar los daños ambientales añadidos.

Pero sus fechorías continuaron con tala de hectáreas de bosques con árboles milenarios, probablemente un millón de hectáreas.

Entonces, gran parte de nuestra Amazonía fue tratada a la patada, por eso las lluvias ácidas de hoy, los cambios climatológicos preocupantes, especies animales desaparecidas, esteros, ríos, pantanos, lagunas destruidos…Pero, faltaba la joya de la corona: algunas nacionalidades indígenas se vieron tremendamente afectadas, casi al borde de su extinción, como los Cofanes, Záparos y Huaranis, en el caso los Tetetes y Sansahuaris fueron desaparecidos. Se estima en más de 1 400 los muertos de cáncer, miles de enfermedades, deformaciones genéticas. Un verdadero ¡GENOCIDIO!

 

Entonces, la demanda por USD$9.500 millones ¿será suficiente para compensar los daños intencionalmente provocados? Evidentemente, no. Es claro que hay un daño inmenso en la amazonia, muchos son irreparables.

A manera de comparación, a la petrolera British Petroleum los tribunales norteamericanos le obligaron a pagar $50.000 millones por el derrame estimado de unos 5 millones de barriles, (muchísimo menos que en Ecuador) en el golfo de México ocurrido en el 2.010, que fue accidental.

Texaco, ¿realizó alguna remediación?

Para indignación nacional, solo gastó 40 millones para poner tierra sobre las piscinas tóxicas, en las que Correa hizo sus campañas mediáticas.

En 1998, en gobierno de Mahuad, gobierno entreguista antinacional y antipopular   firmó un acta de finiquito, en la que no participaron las comunidades afectadas, en la que se liberaba a Texaco de posibles reclamos futuros… y que Texaco había remediado todo. Se hicieron de la vista gorda ante los centenares de millones de barriles de crudo y aguas tóxicas derramadas expresamente en ríos, pantanos y un largo etc., de las “carreteras” “asfaltadas” con crudo?, las quemas de gas, y demás daños.

 

  1. Sustento “inmoral” del laudo de la Corte.

Al inicio la demanda de las comunidades amazónicas fue presentada en el mismo EEUU, en una corte de Nueva York en 1.993, pero la petrolera pidió no ser juzgada en ese país, por lo que el denominado “juicio del siglo”, por decisión de la misma Corte,  fue desarrollado en el Ecuador, en Lago Agrio desde el 2.003, hasta que el 10 de  julio del presente año la Corte Constitucional del Ecuador (que fue la cuarta sentencia contra Chevron en Ecuador) rechazó la acción de protección que había presentado Chevron y ratificó la sentencia contra la petrolera para que indemnice a los demandantes amazónicos en la suma ya señalada.

¿Cuál es el sustento básico de la Corte de La Haya?

El sustento básico es una declaración juramentada de uno de los exjueces de Sucumbíos, llamado Alberto Guerra quien asegura que el fallo de la Corte de Sucumbíos fue preparada y redactada por los demandantes, previo al pago de coimas a los jueces, entre otros a él mismo. Pero, lo inverosímil es que este exjuez, sin ninguna calidad moral, que se fue a vivir junto con su esposa e hijos a los EE.UU. dijo después exactamente lo contrario, evidentemente era un asalariado de Chevron.

Una nota del diario El Telégrafo [3] señala: “…el portal estadounidense CRS Wire difundió una investigación que revela que Chevron habría renovado contrato para seguir pagando “un cuantioso salario y otros beneficios a su testigo estrella, pese a que incluso ha admitido que cometió perjurio e intentó boicotear el juicio ambiental”…”, luego dice “…Los pagos de Chevron a Guerra, que datan de 2013 a enero de 2015 (primer contrato), alcanzarían los $ 2 millones. El nuevo contrato continuaría bajo similares condiciones y abarcaría igualmente beneficios como: salario; seguro de salud para él, su esposa y 3 hijos mayores de edad; pago de abogados en EEUU y Ecuador; pago de contador e impuestos; entre otros…”. ¿Cuánto habrá “ganado” hasta hoy?, ¿4, 6millones?

De acuerdo a una ley expedida en los EE.UU. en 1977 delitos como el corromper son penados. Por tanto, al autor material de este ilícito debe ser castigado, lo mismo que la que la empresa Chevron (Texaco). Aunque parezca soñar, castigo también deben tener los de la Corte de La Haya. A propósito de esta “Corte”, no todas las naciones han cumplido las decisiones del tribunal y en algunas ocasiones incluso han desconocido su autoridad, comenzando por los propios EEUU, Francia y otros, cuando sus laudos han ido en contra de sus intereses. [4]

 

Pero, no, eso no es posible, pues se trata de una de las compañías más importantes de los EEUU, posiblemente una de las aportantes de varias, si no a todas, las campañas presidenciales, entre otras del actual Presidente Trump.; no de otra manera se explica la advertencia que hiciera el vicepresidente norteamericano Mike Pence en su “visita” a Lenin Moreno, donde manifestó claramente que el caso Chevron “es una cuestión de Estado para los EE.UU. La “Exxon, Chevron, Shell, BP, Total, Eni y Statoil han emergido como las nuevas ‘siete hermanas del planeta, de nuestra época”,’ según Goldman Sachs, Forbes México [5].

Pero, su “laudo”, esta Corte dice una mentira gigante: por ejemplo, que se violó el Tratado Bilateral de Inversiones con EE.UU. además del derecho internacional, ¡qué barbaridad o ignorancia! o, ¿corrupción?, pues resulta que el Tratado recíproco de inversiones con los EE.UU. se firmó recién el 22 de agosto de 1993, mientras que el delito de Chevron fue cometido antes, entre 1.967 y 1.992.

Pero, también hay malos y serviles ecuatorianos que permiten que estos seudo tribunales actúen…Según Acción Ecológica, el Ecuador nunca debió haber dado su consentimiento para este arbitraje, de acuerdo al art. 422 de nuestra Constitución. ¿Quién fue este ecuatoriano?, pues el inefable Rafael Correa, que en el 2 011 dio el visto bueno para este arbitraje: Este ciudadano debería ser condenado por Traición a la Patria.

Este “personaje” cometió otro acto antipatria cuando en el 2016 pagó USD $112 millones muy diligente y acuciosamente a Chevron, luego de que una corte federal de Washington emitiera una sentencia contra el Ecuador, para favorecer a Chevron.

¿Por qué este es este un acto anti patria?, pues por que Correa se sometió dócilmente a una corte extranjera y no a una corte ecuatoriana que ya había emitido una sentencia. Lo inaudito de este inmoral y arrogante fallo de la Corte de la Haya es que pretende obligar al Estado ecuatoriano a desconocer las sentencias de las diferentes instancias legales ecuatorianas, es decir, una clara intromisión en nuestra justicia. No sería nada raro que esos “árbitros” de La Haya fueron también comprados por Chevron.

  1. Hechos irrefutables.

En el caso no consentido de que la justicia en el Ecuador sea una podredumbre de pies a cabeza y que en realidad todos los jueces fueron coimados por los abogados de los demandantes, aun así, no se puede aceptar que las 4 sentencias ecuatorianas fueron verdaderos fraudes procesales.

Los 20 años de la actividad petrolera de la compañía Texaco en el nororiente ecuatoriano, establecen hechos muy evidentes, irrefutables, que no están en cuestionamiento y, son:

  1. a) Los daños generados por una práctica irresponsable, criminal, intencional, de echar por doquier, a diestra y siniestra centenares de millones de aguas de formación tóxicas, de crudo; la quema de gas asociado con el crudo y los efectos colaterales a las poblaciones habitantes, incluyendo evidentemente la afectación a los pueblos ancestrales hasta su desaparición convirtiendo en un verdadero genocidio.

Este último término es precisamente el que utilizó la artista norteamericana Trudie Styler, cuando aterrorizada por lo que vio, al visitar la amazonia, declaraba:  “Esto va más allá de un juicio, es un genocidio”. “Tengo mucha rabia con Texaco. Puedo decir, con confianza que si Texaco hubiera hecho en Estados Unidos lo que hizo en Ecuador, sus jefes estarían encarcelados, “quizá bajo pena de muerte”

 

  1. b) Parte del contrato que suscribió la Texaco con CEPE en el Ecuador incluye el denominado convenio Napo, que fijaba las reglas para el manejo de las operaciones hidrocarburíferas durante la fase de extracción de crudo. Según el convenio: Texaco, dirigía las operaciones, es decir el manejo de toda la actividad extractiva hidrocarburífera durante los 10 primeros años (de 1.972 a 1.982) y CEPE los restantes 10 años, de 1.982 a 1.992.

¿Qué pasó en el período del 82 al 92?  Como Texaco siempre hizo lo que le dio la gana en el Ecuador, en contubernio con los gobernantes y autoridades energéticas de turno, el manejo de las operaciones nunca se entregaron a CEPE y Texaco continuó con la operación. En esto hay complicidad delictuosa de los gobiernos que se sucedieron en ese período, es decir los gobiernos de Oswaldo Hurtado, León F. Febres Cordero y Rodrigo Borja, con sus respectivos ministros de petróleos o hidrocarburos. Hay incluso un exministro de Febres Cordero, ex abogado de algunas petroleras (no sabemos si todavía lo sea), que es siempre invitado como “experto” petrolero por varios medios de comunicación, que sin ningún rubor festeja este inmoral laudo de La Haya, cuando en realidad debería estar tras las rejas por su acción cómplice de este genocidio, pues fue precisamente uno de los exministros que no obligó a Texaco cumplir con el contrato y le permitió seguir operando.

Hace pocas semanas, otro cínico llamado James Craig, asesor de comunicación para Chevron declaraba [6]… “Chevron jamás operó en Ecuador. Texaco fue operador de un consorcio, junto al Estado, entre 1970 y 1992. Ese año la petrolera estatal toma el control de las operaciones y Texaco, que era socio minoritario, tenía que llegar a un acuerdo para su salida del país. Texaco tuvo el 37,5% de ese consorcio. Se determinó que no hubo un desastre ambiental, pero sí impactos normales relacionados con la actividad. Y se dividieron las tareas de remediación entre Texaco y la estatal de acuerdo a su participación en el consorcio. Texaco hizo la remediación de su 37,5% de operaciones y representantes del Gobierno de la época revisaron y certificaron las tareas como terminadas”.

¡La mentira en su máxima expresión!

Entonces quedan muy claro 2 cosas: 1. el daño (genocidio) y, 2. El responsable; que fue Texaco quien a su antojo manejó las operaciones pese a ser el socio minoritario en el Consorcio y por ende el responsable, por lo cual debe ser castigada, ya lo han hecho las instancias ecuatorianas y estas sentencias deben hacerse respetar en el mundo entero.

Dicen los abogados, “a declaración de parte, relevo de prueba”. Este 30 de mayo de 2018, el 34% de los accionistas de Chevron protestaron contra la gerencia de Chevron Corp[7]: “…la existencia de una política errada adoptada por la gerencia de Chevron Corp., que en lugar de cumplir con su responsabilidad en los daños ambientales provocados en la Amazonía ecuatoriana, que ocasionaron una sentencia en contra por más de 9.500 millones de dólares, ha mantenido una batalla legal que ha significado una gran inversión para la compañía, a lo que se suma una grave afectación a su imagen y reputación, lo que podría causarle riesgos económicos…”

Notas.

[1]. Texaco se acoge al código de bancarrota para eludir el pago de 10.500 millones de dólares. Diario El País. https://elpais.com/diario/1987/04/14/economia/545349609_850215.html

[2]. Texaco, como toda transnacional: ¡corrupta!, Red Voltaire.  www.voltairenet.org/article162134.html

[3]. “Es reprochable que Guerra haya vendido su testimonio a Chevron”. El Telégrafo, 17 de noviembre de 2015.

[4]. 10 países que desafiaron las sentencias de la Corte de La Haya. https://www.publimetro.cl/cl/lahaya/2014/01/28/10-paises-que-desafiaron-sentencias-corte-haya.html

[5]. Estas 7 compañías petroleras se reparten el mundo, según Goldman Sachs • Forbes México. Arturo Solís, diciembre 12, 2017.

https://www.forbes.com.mx/estas-7-companias-petroleras-dominan-el-mundo/

 

[6]. James Craig: ‘Chevron reclamará a Ecuador por daños que suman cientos de millones de dólares’. El Comercio, 24 de septiembre de 2018.

[7]. Demanda de Ecuatorianos sigue alterando Accionistas de Chevron – Texaco.http://texacotoxico.net/demanda-de-ecuatorianos-sigue-alterando-accionistas-de-chevron-texaco/