El 13 de abril se celebra el Día del Maestro en el Ecuador, fecha en la que tanto el ministro del ramo como autoridades a nivel nacional resaltan la gran labor de los maestros, sin embargo lo que han hecho  en favor de este sector ha sido muy poco.

En la actualidad el maestro está obligado, sometido a permanecer encerrado en las escuelas y colegios, lo que crea condiciones adversas a un proceso educativo que tiene que ser libre; obligado a cumplir con una tramitología administrativa, elaborando informes, llenando matrices, recogiendo evidencias, etc., circunstancias que le obligan a trabajar incluso en horas no laborables y fines de semana. En pocas palabras se ha generado una sobrecarga de trabajo que nada tiene que ver con el mejoramiento de la educación.

Por otra parte, es una vergüenza para el país lo que padecen desde hace varios años los maestros jubilados, quienes dieron su vida entera por forjar hombres y mujeres de bien y que en la actualidad no pueden acceder a su jubilación y en otros casos al incentivo jubilar. A tal punto que en el año 2011 se vieron en la necesidad de crear la Coordinadora Nacional de Maestros Jubilados, para exigir lo que por ley les corresponde pero que el Estado ha hecho caso omiso.

A continuación varias de las afectaciones.

Por una disposición de Rafael Correa, de 2008 a 2010 los maestros que debían recibir de 25 mil a 30 mil dólares por jubilación recibieron un aproximado de 12 mil dólares.

De 2013 a 2014 los maestros recibieron como forma de pago bonos no negociables que finalmente tuvieron que vender, perdiendo un aproximado d2 10 mil dólares en cada caso.

Desde mayo de 2014 hasta la presente fecha, alrededor de 30 mil maestros no han podido acceder a su jubilación.

Ni los maestros con enfermedades catastróficas se salvan de este viacrucis y esto lo demuestra el fallecimiento de más de 200 docentes según las estadísticas de la Coordinadora. El último caso fue el de la educadora Magdalena Caicedo, quien perdió la batalla contra el cáncer de estómago el pasado 6 de abril, que a pesar de haber presentado la documentación certificada por el IESS, falleció sin haberse jubilado.

Según Alfonso Yánez, presidente de la Coordinadora, son 11 meses en los que el gobierno de Lenín Moreno no ha movido un solo dedo para resolver estos aspectos elementales e indica que mientras los maestros jubilados no sean escuchados continuarán en las plazas y calles, exigiéndoles tanto al Presidente como al ministro de Educación que cumplan con estos antiguos docentes.

Ni los maestros con enfermedades catastróficas se salvan de este viacrucis y esto lo demuestra el fallecimiento de más de 200 docentes según las estadísticas de la Coordinadora. El último caso fue el de la educadora Magdalena Caicedo, quien perdió la batalla contra el cáncer de estómago el pasado 6 de abril, que a pesar de haber presentado la documentación certificada por el IESS, falleció sin haberse jubilado.

Según Alfonso Yánez, presidente de la Coordinadora, son 11 meses en los que el gobierno de Lenín Moreno no ha movido un solo dedo para resolver estos aspectos elementales e indica que mientras los maestros jubilados no sean escuchados continuarán en las plazas y calles, exigiéndoles tanto al Presidente como al ministro de Educación que cumplan con estos antiguos docentes.

¿Cuáles son las exigencias?

  • Que el Ministerio del Trabajo derogue el artículo 9 del Acuerdo Ministerial 094 el cual establece -desde mayo de 2017- que los maestros menores de 70 años que deciden jubilarse voluntariamente pierden el derecho a percibir su incentivo jubilar.
  • Que se respete la creación de una comisión especializada ocasional -aprobada el 24 de octubre de 2017 por unanimidad en la Asamblea Nacional-, a fin de que se analice el mecanismo para cancelar la deuda que se mantiene con los jubilados; pues José Serrano, ex presidente de ese parlamento, no permitió que se acate con esa resolución.
  • Que se elimine la burocracia que existe en el Ministerio de Educación, ya que en el caso de los maestros jubilados un trámite que se inicia en Quito termina en ciudades muy lejanas.

Finalmente, Yánez extendió un  saludo a todos los maestros activos y pasivos y a la vez les invitó a continuar juntos en la lucha por sus derechos. “Los maestros sabemos por experiencia que solo la unidad y la organización nos han permitido alcanzar las grandes victorias”, indicó.

Recordemos que:

  • Los maestros que obtuvieron más de 800 puntos en la evaluación docente no reciben los incentivos económicos ofrecidos.
  • El Ministerio de Educación suspendió el pago del estímulo para la jubilación docente, violentando lo dispuesto en la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI).
  • El Ministerio de Educación anunció que se cancelaría a 2.130 maestros jubilados en estos días, sin embargo lo único que se ha hecho es exhibir las nóminas.
  • El sueldo de los maestros está congelado, desde hace 7 años.