Redacción Opción

Las organizaciones juveniles, sindicales, campesina,  de maestros y artistas agrupadas  del Frente Popular de Manabí, se pronunciaron ante la crítica situación de  salud que vive el país, señalando que esta es “consecuencia de la equivocada y casi nula acción del gobierno que no ha podido organizar un Plan de prevención, atención y tratamiento del COVID 19, tal como lo dejó entrever el actual Ministro de Salud, Mauro Falconí García, quien desconoce la cantidad de vacunas existentes en el país, revelando que no ha existido monitoreo y control de las vacunas que ha llegado a nuestro país.

Anita Pilay, presidenta del Frente Popular de Manabí, añade que “el gobierno actual no está cumpliendo con lo que dice la Constitución, en su artículo 32, que dice que el Estado debe garantizar el Derecho a la salud, mediante políticas de atención integral a todos los ecuatorianos. Es decir, el Gobierno no ha asumido su responsabilidad de liderar los procesos de vacunación y entrega de insumos, medicinas y equipamiento a los hospitales públicos del país de manera oportuna, como tampoco los procesos de pruebas diagnósticas a la población”.

Para el mes de marzo de 2021 la provincia de Manabí  contaba con 24.754 casos confirmados de COVID y 2.870 fallecidos; un promedio de 13 muertes diarias, que comparados con el año 2020, se tiene un incremento del 63% de personas fallecidas por el virus.

Ante esta situación el Frente Popular, llama a las autoridades locales, Alcaldes. Presidentes de Gobiernos Parroquiales, Prefecto y Gobernador a exigir al gobierno nacional la entrega inmediata de las vacunas a los 22 cantones de la provincia, así como también las pruebas diagnósticas necesarias para determinar las zonas con mayor presencia del virus y exigen  la elaboración y ejecución de un Plan que atienda con la vacunación a todos los sectores de la provincia.

“Hacemos un llamado a la ciudadanía a mantenernos unidos en la exigencia al Gobierno Central y Gobiernos locales para el cumplimiento de sus funciones que garanticen el derecho a la salud y  vida, comprometiéndonos al cuidado de nuestras familias a través de medidas de prevención básicas, como es el lavado de manos, uso de mascarillas y el distanciamiento físico y a desarrollar en nuestras comunidades a desarrollar campañas de concienciación y prevención del COVID 19 finaliza el comunicado.