Por: Remo Cornejo Luque

Cuando destituyeron de manera ilegal y arbitraria, el pasado 16 de junio, al Dr. Alex Díaz Barzola quien ganó el concurso de méritos y oposición para ocupar la gerencia del Hospital Teodoro Maldonado Carbo (HTMC), pusieron en su lugar al Dr. César Torres, quien está implicado en una denuncia por un presunto delito de acción pública (HURTO – denuncia # 090101819032144) y fue ubicado como parte de la continuación del REPARTO DE LOS HOSPITALES, como cuota del acuerdo entre JORGE WATED con el representante de los empleadores al Consejo Directivo del IESS, CÉSAR RODRÍGUEZ, vocal alterno quien además está en funciones prorrogadas. De esta manera vil y miserable le siguen metiendo sus sucias garras al IESS.

Pero esto no es todo. Tras la destitución ilegal, arbitraria y diría hasta inhumana (recordemos que el Dr. Alex Díaz se contagió de COVID 19 ejerciendo la gerencia y casi pierde la vida), tal cual cacería de brujas empiezan a destituir a médicos de renombres y de conducta intachable, ubicados por el Dr. Díaz en coordinaciones. 

Por ejemplo, el Dr. Freddy Cabrera, fue designado en la coordinación General de Docencia del HTMC, pese a que se hizo el pedido de su designación desde la primera semana de mayo, las huestes burocráticas demoraron cuanto les dio la gana hacerlo, y gracias a la presión gerencial del Dr. Alex Díaz, se pudo recién designarlo el 10 de junio, cargo que le duró apenas 20 días, ya que el 30 de junio lo destituyeron. Es probable que siga este recorte en los próximos días. 

Pero el Dr. Freddy Cabrera hizo en 20 días lo que no hizo el Dr. Carlos Mawyin durante 10 años que ha estado al frente o alrededor de esta coordinación, pues es evidente que la labor de este no ha sido la de servir, sino la de servirse, tal cual vividor y oportunista. El Dr. Mawyin estuvo investigado por ser unos de los que más facturó con la clínica panamericana $ 250.000 solo como médico de terapia intensiva en el IESS (dicen que de esto también se benefició César Torres); además cobró $ 200.000 de una demanda contra el IESS y sigue como funcionario.

Desde la Coordinación de Docencia del HTMC, el Dr. Cabrera, se presentó el proyecto de posgrado para los hospitales periféricos y se levantó la información de las necesidades que tienen los cantones de Milagro, Babahoyo, Quevedo, Machala y Ancón para aportar a la formación de nuevos especialistas que son indispensables en estas zonas periféricas. Vale recalcar que este proyecto estuvo abandonado por años. Se logró acoger a los internos de la junta de beneficencia y del hospital del IESS de Los Ceibos para que puedan ejercer las prácticas ya que en sus respectivas instituciones muchas áreas se encuentran cerradas.

Se mantuvo reuniones de trabajo con tres universidades: Universidad de Guayaquil, Universidad Católica y UESS para la convocatoria a concursos de posgrado para que el hospital no pierda la pirámide de médicos posgrado, ya que al momento se ha perdido en varias áreas dicha pirámide. Está por egresar en el mes de noviembre un grupo grande de post gradistas y no hay los remplazos aún. Se estableció por escrito compromiso de los posts gradistas e internos para recuperar guardias perdidas por temas covid 19, entre otras cosas.

Excelente y encomiable labor del Dr. Freddy Cabrera, y perversa la acción de Wated, César Rodríguez, César Torres y Carlos Mawyin, no solo por sus tenebrosos cabildeos y sucios repartos sino por el daño que le hacen a la institución.

Es necesario seguir denunciando la podredumbre de quienes manejan a su antojo el IESS. Solo la resistencia, organización y lucha podrá separar del IESS a sus detractores y que esta entidad sea dirigida por sus legítimos dueños: Afiliados, pensionistas y jubilados.