Redacción Opción/ Mundo

 Mohsen Fakhrizadeh, un destacado científico nuclear iraní fue asesinado el viernes 27 de noviembre en la localidad de Damavand. A él se suman otros tres científicos que murieron en atentados similares, argumentando que se trataba de terroristas. Según señala un comunicado del Partido del Trabajo de Irán (Toufan)

Y añade que, entre el año 2009 y 2011, cuatro ingenieros iraníes vinculados al programa nuclear de Teherán fueron asesinados, ellos son:  Massoud Ali Mohammadi, Majid Shahriari y Dariush Rezainejad murieron y Fereydoun Abbasi Davani resultó herido.

En ese período, se publicó un artículo en el New York Times sobre estos acontecimientos, y los altos funcionarios israelíes dieron la bienvenida a los asesinatos  de los científicos iraníes y declararon que estaban haciendo todo lo posible para evitar el desarrollo de la tecnología nuclear de Irán. Hace dos años, el primer ministro sionista israelí, Benjamin Netanyahu, declaró que Mohsen Fakhrizadeh era el principal arquitecto del programa nuclear de Irán y dijo en una conferencia de prensa que «¡se debe recordar su nombre»!

Momentos del atentado. Foto Party of Labour of Iran (Toufan)

En su página de Twitter, Donald Trump publicó un tuit de un periodista israelí que dice: «Según informes en Irán, Mohsen Fakhrizadeh fue asesinado en Damavand, al este de Teherán. Era el jefe del programa militar secreto de Irán y había sido buscado por el Mossad durante varios años». «Su muerte es un gran golpe psicológico y profesional para Irán».

Para Toufan, este acto terrorista selectivo, es la continuación de los asesinatos de los investigadores nucleares iraníes y está destinado a aumentar las tensiones en la región. Este es un intento de Israel para evitar que el equipo de Biden regrese a un proceso diplomático y negocie con Irán con respecto al acuerdo nuclear, 5 + 1, JCPOA. La difusión de noticias sobre la reunión secreta de Netanyahu con Ben Salman y las últimas noticias sobre un posible ataque estadounidense a Irán antes de la salida de Trump de la Casa Blanca son signos de provocaciones y guerra psicológica contra Irán y están relacionados con el asesinato de Mohsen Fakhrizadeh.

El propósito de esta operación aventurera y terrorista es provocar a Irán para una respuesta militar y un enfrentamiento con los Estados Unidos de América. Como hemos enfatizado repetidamente, Israel no quiere la paz en la región, su supervivencia está ligada a crear división y librar guerras de agresión en la región. Esta es la naturaleza del sionismo israelí, una potencia ocupante regional, señala el comunicado de Toufan y añade:

1) El Partido del Trabajo de Irán (Toufan) condena enérgicamente este acto terrorista y lo considera una forma de guerra de desgaste contra el pueblo iraní.

2) El Partido del Trabajo de Irán (Toufan) condena el asesinato de Mohsen Fakhrizadeh. Condenamos enérgicamente las sanciones económicas contra Irán. Estas acciones reaccionarias están en conflicto con la paz, la estabilidad y la seguridad en Irán y la región. Estas acciones van en contra de los intereses de las masas de Oriente Medio.

3) Estos actos terroristas y de provocación limitan y ensombrecen el clima político general en Irán y afectan negativamente la lucha del pueblo iraní por los derechos políticos, civiles y democráticos. Este clima político de miedo y pánico beneficia solo a las fuerzas reaccionarias y antipopulares en Irán.