De  pronto escuche ruidos

 milenarios, Voces campesinas,

 puños ancestrales, gritos juveniles

a lo lejos, vislumbre sombras legendarias

roja rebeldía  envuelta en  ponchos

abrigada con wipalas y bufandas,

 garuando, a millares surgir

avanzando incontenibles

desde el páramo.

Imbatibles  lanzas guerreras}

de selvática y negra chonta

herederas de Jumandy

levantadas nuevamente

desde la indómita amazonia

buscando juntar fuerzas con

la urbana rebeldía,

de los jóvenes amotinados

 de los barrios populares

de obreros y estudiantes,

 de maestros y ecologistas

de mujeres militantes.

del Quito  insurgente, combativo

 y libertario

En ese instante comprendí que la vida

 es lucha constante, permanente.

que los ideales son inútiles sino

los vives, que el enemigo mas

temible  es la comodidad de

pensar y no hacer,

hablar y no arriesgar,

predicar y  no practicar

conformarse con retwitear,

compartir y dar like

cuando lo que se necesita  es participar

en la lucha popular.

Hoy estoy aquí, en las calles

 humeantes, nuevamente

 junto a jóvenes encapuchados,

combatientes revolucionarios,

periodistas alternativos,

 paramédicos solidarios,

la dura jornada recién ha

empezado .

Al fondo, a la izquierda,

he divisado el fuego insurreccional

que  alumbra y guía,

mientras el juyayay rebelde

 retumba, su bélico mensaje, que

estremece, alborota y moviliza.

La herencia de los ancestros libertarios

sigue eterna como una hoguera

que nunca se apaga, y a mi  pesar

aun  te amo, deseo, y añoro

 compañera  de la vida,

el lazo de cupido y afrodita

no es capaz de detener la

rebelión de Espartaco y Daquilema

Con el puño en alto, la consigna compartida

enfrentando el miedo, levantando

 barricadas de justicia y libertad,

con piedras, llantas y adoquines

detenemos el transitar de mercancías y

burocracia , de rutinas  y mezquindades.

Entre gases, golpes y correteos

escapando del blindado y los perdigones,

me desvanezco  y te imagino,

entresiento los golpes del

escuadrón y te recuerdo,

me arrastran, patean, insultan

pretendiendo encarcelar la justa rebeldía,

me parece sentir, tus besos y caricias.

mezclados con lágrimas, ahogos y ardores

gracias a las piedras solidarias

Y la buena puntería de compañeros,

camaradas, combatientes

escapo del suplicio,  adolorido,

maltrecho, asfixiado

 pero más  firme y convencido.

Tendido en la hierba, del ejido,

 que de tanta salvaje represión

 ya no es verde  esperanza

 sino roja indignación,

Intento vanamente descansar,

recuperar el  brío y la audacia

 para volver al combate furibundo,

mientras angustiado pienso 

en los compas caídos, detenidos,

heridos y desaparecidos.

Entonces te sueño  junto a mí.

Y pregunto a tu recuerdo,

¿por que no vienes?

¿por qué no ayudas?

¿por que observas, chateas y  no actúas?

,

Hoy es  12 de octubre,

 día dela resistencia popular,

no es el momento de anclarse

por más tibio que este  el lecho,

 por más fuerte que sea la tormenta.

debemos persistir, avanzar,.

mi rojo destino no admite

dilación, mientras

te digo adiós, te convido  la

energía  de  la pacha mama

y siento esta negra sensación,

 de nostalgia y opresión.

 mientras desesperado

 te beso-muerdo,

 respiro-asfixio,

aferro-acaricio,

 palpo-siento  tu cuerpo

 dulce-ardiente  por enésima

o quizá  última vez.

Con tu ronca mirada  me devuelves

la esperanza, mientras te vistes cantando

una tonada libertaria, y me gritas

a lo lejos,  la jornada continua,

en el ágora o el arbolito,

 nuevamente nos juntaremos,

ahí construiremos

  el futuro que soñamos                                                                                        DIMITRI