Por Jonathan Veletanga*

ReAct exhorta a las autoridades ecuatorianas a consensuar acciones para optimizar el uso de los antibióticos.

Entrevista al D Arturo Quizhpe, director dela RedAct

La reciente emisión y posterior derogatoria del ‘Reglamento para establecer el contenido y requisitos de la receta médica y control de la prescripción, dispensación y expendio para medicamentos de uso y consumo humano’, ha hecho que la comunidad médica ecuatoriana debata sobre la regulación y promoción del uso adecuado de los antibióticos para combatir la resistencia bacteriana.

La ReAct Latinoamérica (Red de Acción frente a la Resistencia a los Antibióticos), coordinada por un grupo de profesionales de Ecuador, por ejemplo, ha hecho un llamado a las autoridades del Ministerio de Salud Pública (MSP) para que incorporen en el Plan Nacional de Acción frente a la Resistencia a los Antimicrobianos (PNA) propuestas consensuadas para optimizar el uso de los antibióticos en el país.   

“Hemos conocido la preocupación y los manifiestos de varios sectores, especialmente del gremio médico, respecto a ese reglamento. A raíz de esa situación, hemos dirigido una carta a la ministra de Salud (Catalina Andramuño) señalado que la problemática de la resistencia a los antibióticos requiere una acción multisectorial y multilateral, por lo tanto, debieran consensuarse las acciones para impulsar el PNA. El camino para esto es el diálogo con los profesionales de salud y los diferentes actores del sector, en la que la academia tiene un rol fundamental”, ha expresado Arturo Quizhpe, médico pediatra y director de la ReAct Latinoamérica, en conversación con EDICIÓN MÉDICA.

Quizhpe ha explicado que la resistencia a los antimicrobianos es un problema multisectorial y multilateral que afecta a la salud humana, animal, vegetal y el ambiente. Por este motivo, hoy en día constituye una preocupación mundial, a la cual los gobiernos deberían dar prioridad. Sin embargo, esto aún no se refleja.

Para la ReAct, la resistencia a los antibióticos se ha intensificado en los últimos años debido a factores como la automedicación, falta de adherencia a los tratamientos, prescripción inadecuada de antibióticos, uso masivo de antibióticos en la producción de alimentos, contaminación del agua, suelo y aire.

Ante esta situación, es importante la articulación intersectorial, entre gobierno con representantes de los sectores de la salud humana, salud animal, salud ambiental, academia, regulación y control, sistema educativo, organizaciones sociales, etc., a fin de consensuar y coordinar acciones integrales que permitan frenar o contener este problema que afecta a la salud de todos.

“Buscamos que se abra ese diálogo para trabajar de manera coordinada en componentes de educación, sensibilización y socialización, a fin que llegue información apropiada a la población. Hoy en día, estamos frente a una sociedad absolutamente medicalizada y por ello necesitamos promover una acción más integral con respecto a la resistencia bacteriana, tomando como punto de partida el derogado acuerdo ministerial 0098-2020 del MSP”, ha sostenido Quizhpe, quien ha lamentado que la ministra de Salud todavía no haya respondido a la carta envidada por la ReAct Latinoamérica.

“Esta es una gran oportunidad para abrir un diálogo amplio, participativo e inclusivo, que integre a todos los actores posibles y que se enmarque en el fortalecimiento del sector Salud”, ha enfatizado.

Llamado de Cuenca

La ReAct Latinoamérica invita a la comunidad médica y autoridades de salud a conocer e incorporar las acciones suscritas en el ‘Llamado de Cuenca’, un documento elaborado en noviembre de 2019 y consensuado con la participación de diversidad de actores procedentes de Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.

*Entrevista al Dr. Arturo Quizhpe en portal web Edición Médica

Febrero 18 2020