Por: Andrés Quishpe

El 1 de mayo docentes, estudiantes, trabajadores, empleados del sistema nacional de educación y organizaciones como la Unión Nacional de Educadores (UNE), Federación de Profesores Universitarios y Politécnicos del Ecuador (FEPUPE), Federación de Estudiantes Secundarios (FESE), Federación de Estudiantes Universitarios (FEUE), Federación Nacional de Empleados y Trabajadores Universitarios y Politécnicos del Ecuador (FENATUPE), Asamblea del Sistema de Educación Superior Ecuatoriana (ASESEC) y rectores de varias universidades. Todos coinciden en denunciar que el recorte que está enfrentando la educación en sus distintos niveles afecta al derecho de miles de estudiantes a la educación y el derecho al trabajo de cientos de docentes en plena emergencia sanitaria.

La Constitución en su Sección Cuarta, sobre estados de excepción, Art. 164, determina que el estado de excepción permite al Ejecutivo, asumir facultades y limitar derechos para enfrentar determinada situación crítica siempre bajo principios de proporcionalidad, legalidad, temporalidad, territorialidad y razonabilidad. Sin embargo, el Gobierno viene actuando bajo mecanismos ordinarios, para notificar facultades que están anulando el ejercicio de derechos. No debemos olvidar que cuando se declaró el estado de excepción en todo el país mediante Decreto 1017, de 16 de marzo de 2020, se estableció los derechos que se suspenden y las facultades que el Ejecutivo tendrá durante el estado de excepción.

¿Quiénes serían los afectados?

Miles de Niños, niñas, jóvenes y adultos

Mediante Memorando Nro. MinEduc- DNTH -2020-01956-M, del 30 de abril de 2020, se señala algunas disposiciones, entre estas lo correspondiente al personal de los proyectos SAFPI, Alfabetización y post alfabetización que corresponden al grupo 71 de la LOSEP donde se establece que: ”El Ministerio de Economía y Finanzas realizó la suspensión y por tanto el recorte del presupuesto correspondiente a los proyectos SAFPI, Alfabetización y post alfabetización, por lo que, al no disponer de recursos en la partida, se debe notificar la desvinculación del personal con fecha 30 de abril de 2020, exceptuando a grupos vulnerables”. 

El Proyecto de Servicio para Atención Familiar para la Primera Infancia (SAFPI), es una oferta educativa para trabajar con las familias de niños y niñas de 3 a 2 años de edad, correspondientes al subnivel 2 de Educación Inicial que, por circunstancias económicas, ubicación geográfica no pueden asistir a una institución educativa. Según datos oficiales para el 2020 son 19.344 beneficiarios con el Servicio de Atención Familiar para la Primera Infancia. Mientras el número de beneficiarios para el 2020 con la oferta educativa de Alfabetización, Post-alfabetización, Básica Superior y Bachillerato llega a 146.576 de personas. (PPT, Proforma del Presupuesto
General del Estado 2020, MinEduc)

Adicionalmente, en la siguiente tabla se observa el número de docentes en oferta de educación extraordinaria, con un total de 6.219 docentes.

SERVICIO EDUCATIVO/PERSONAL NUMÉRICO PERSONAL
Ofertas Educativas
Extraordinarias Jóvenes y
Adultos (Docentes)
4.417
SAFPI y Rezago Educativo(Docentes) 893
Inclusión Educativa (Pedagogos de Apoyo)   909
Total 6.219

                                Fuente: Gerencia del Proyecto EBJA, 2018

Como podemos ver el recorte presupuestario en este sector de educación tiene un impacto frente a los más débiles y pobres que por distintos motivos no pueden acudir a la educación ordinaria, Son hijos, jóvenes o adultos de hogares compuestos por trabajadores por cuenta propia, obreros…, quienes se benefician de estos proyectos educativos y que de la noche a la mañana han sido excluidos del derecho a la educación, así como cientos de docentes se quedarán sin trabajo lo que repercutirá aún más en la crisis que viven miles de hogares ecuatorianos.

Esta decisión de cerrar el proyecto SAFPI es sin duda una violación al interés superior del niño establecido en cuerpos jurídicos nacionales e internacionales. “(…) se debe entender por interés superior del niño o niña todo aquello que favorezca su desarrollo físico, psicológico, moral y social, para lograr el pleno y armonioso desenvolvimiento de su personalidad.” (O´Donnell 2009). Bienestar de los niños y niñas, prevaleciendo sobre cualquier otra circunstancia paralela por la cual se tenga que decidir.

Sobre el recorte a educación superior                   

La Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador, mediante su Presidente Nacional, Mauricio Chiluisa, señalo bajo comunicado que: “El 30 de abril el Ministerio de Finanzas de manera unilateral retiro de las cuentas de las Instituciones de Educación Superior publicas recursos económicos para el pago de sueldos y salarios de docentes, trabajadores y empleados, justificando que esos recursos son necesarios para enfrentar la emergencia sanitaria, acción que violenta la Constitución en su art 165, que establece que durante el estado de excepción no se podrá tocar los presupuestos para salud y educación”.

Es menester señalar que desde el 2015 no se ha entregado el presupuesto adecuado a las universidades, como dato en el 2019 se redujo 90 millones de dólares, en el 2020, 37 millones de dólares y ahora con esta decisión el gobierno retirará del gasto corriente de 32 universidades un monto de USD 98.210.190 ,78. Poniendo en riesgo la educación superior, el aporte social y academico que varias universidades buscan desarrollar con sus estudiantes para que los mismos puedan continuar con sus estudios en medio de la pandemia; se afectara la calidad del proceso de enseñanza, aprendizaje y sin duda se elitizará aun más su acceso, además esta medida incidirá en la estabilidad de docentes, trabajadores y empleados a contrato.

Como podemos ver antes de la actual emergencia sanitaria la Universidad pública sufrió serios recortes que amenazaron su funcionamiento, ahora con la actual disminución se corren serios riesgos que afectaran el trabajo academico, políticas definidas por varias Instituciones de Educación Superior para ayudar a sus estudiantes victimas del COVID- 19, salarios y estabilidad de docentes, trabajadores y empleados. Y sobre todo en el número de cupos para acceder a la educación superior.

Recorte presupuestario mayo- abril 2020 por Institución de Educación Superior

En la siguiente tabla podemos encontrar los rubros descontados a las 32 universidades públicas del país.

Elaboración: Julio Jaramillo Monge

Reacción Universidades

 Son varias las universidades que han señalado que se verán obligadas a recortar el número de cupos y docentes por ejemplo la Universidad de Cuenca mediante su rector Dr. Pablo Vanegas ha señalado que el recorte de $5 546 702 provocara el despido de 400 docentes.

 La Universidad Central del Ecuador señalo mediante comunicado de su rector señalo que: “La universidad se ve obligada al despido de profesores, medida que torna inviable la oferta académica”.

La Universidad Nacional de Chimborazo mediante manifiesto de sus autoridades advierten que: “Lo actuado pone en riesgo a que miles de personas queden excluidas de su derecho a la educación y al trabajo respectivamente, respectivamente; y más aún, compromete la vida de instituciones”

La Escuela Politécnica Nacional mediante carta abierta y de manera enfática señala que: “Con malestar e inmensa preocupación hemos visto nuevamente mermado el presupuesto de la Escuela Politécnica Nacional (EPN), esta vez con un recorte que impacta directamente las asignaciones concernientes al pago de nómina, que asciende a $ 4.477.856,94.”  También se señala que de mantenerse el recorte presupuestario se pondrá en riesgo la oferta académica.

La Universidad Técnica de Cotopaxi mediante comunicado de su Asociación de Profesores rechaza el recorte de 1 .454.601, 82 USD. Advirtiendo que ese monto es una asfixia para esa institución que se vería afectada también en su oferta académica y planta docente.    

Las 32 universidades públicas del país se han pronunciado junto Asamblea del Sistema de Educación Superior Ecuatoriana.

 Oferta vs Demanda

Periodos: I sem 2012 – II sem 2019

Las Universidades tienen razón al señalar que una de las amenazas es la oferta académica.  En el año 2019, 311.654 personas solicitaron un cupo para acceder a la educación superior mientras que el sistema oferto 178.846 cupos, es decir que 4 de cada 10 personas se quedaron fuera de la educación superior.

Fuente: (PPT, ACCESO A LA EDUCACIÓN SUPERIOR, ASAMBLEA NACIONAL 29-01-2020, SENESCYT)

Los datos señalados corresponden a cifras oficiales de Senescyt presentados a la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Asamblea Nacional, en los cuales también se identificó que desde el II semestre del 2012 hasta el II semestre 2019, 2’241.732 jóvenes bachilleres demandaron un cupo para el acceso a la educación superior, a nivel nacional. De esta cantidad de postulantes, se asignó un cupo a 1’197.451 durante el periodo 2012-2019. Mientras 1’044,281 no accedió a la educación superior.

El recorte sin duda alguna se enseña frente a los anhelos de los más pobres, anhelos que no han desaparecido durante esta cuarentena, hay quienes miran el acceso a la educación superior como un camino a seguir para enfrentar el presente y futuro una vez este superada la cuarentena. Vale recordar que el Gobierno de Moreno ofreció incrementar cupos para este año, el recorte presupuestario deja de lado este ofrecimiento, mientras el régimen insiste en congraciarse con los organismos internacionales de crédito como el FMI y otros sectores pudientes de nuestro país a los cuales muy poco se les ha exigido para que contribuyan a enfrentar la actual crisis.

El recorte presupuestario en educación es un golpe a toda la educación, constituye una grave afectación al Derecho a la Educación, es una clara transgresión a la Constitución en su artículo 165 inciso 2. “Utilizar fondos públicos destinados a otros fines, excepto los correspondientes a salud y educación”. Presidente y Ministros NO se puede hacer recortes de presupuesto en educación por prohibición expresa de la norma constitucional.

Por otra parte en el caso específico de las Instituciones de Educación Superior la Constitución en su artículo 355, inciso 5, determina: “La Función Ejecutiva no podrá privar de sus rentas o asignaciones presupuestarias o retardar las transferencias a ninguna institución del sistema, ni clausurarlas o reorganizarlas de forma total o parcial” que significa esto que las políticas públicas y asignaciones presupuestarias en materia de educación son prioritarias y revestidas de protección a nivel constitucional.

Alternativas

La política neoliberal, los recortes presupuestarios están perjudicando a la Educación en su conjunto, olvidando que la educación es un deber del Estado en todo momento y circunstancia. El Gobierno debería tener en cuenta también el Art. 26 – CRE que concibe a la educación como: “(…) La educación es un derecho de las personas a lo largo de su vida y un deber ineludible e inexcusable del Estado. (…)”  es decir, se debe garantizar las condiciones para que la población ejerza dicho derecho que insistimos no está limitado en esta cuarentena. Pero también resulta, incomprensible que en plena crisis económica – sanitaria que está evidenciando la falta de preparación científica, técnica del país, los más afectados sean las y los estudiantes, universidades, educación y salud. 

El Gobierno junto al Ministerio de Finanzas deben explicar al país las razones para atentar contra el Derecho a la Educación de niños, niñas, adolescentes, jóvenes. Al parecer no les bastos pagar semanas atrás a un grupo de tendedores de bonos global, olvidando a la salud pública y provocando retrasos en pagos de salarios. Los gremios y organizaciones en educación coinciden en señalar que existen alternativas para enfrentar la actual crisis, estas estarían en: Declarar la Moratoria a la deuda externa; Cobrar los 1500 millones de dólares de impuestos a las 500 empresas morosas; Implementar un impuesto al 2% al patrimonio a las 265 familias más adineradas del país; Impuesto del 5% a las empresas que ganaron más de un millón de dólares.