Redacción Opción

Quito, 27 mayo. Responsabilidad administrativa por parte del gobierno anterior en la gestión de la pandemia, se señala en un comunicado en el que David Rosero, consejero del Consejo de Participación Ciudadana informó que por la presunta omisión de acciones oportunas por parte del Gobierno anterior en la adopción de medidas preventivas frente a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para combatir el COVID-2019, el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) envió su informe de investigación a la Contraloría General del Estado (CGE), con la finalidad que determine las responsabilidades administrativas, civiles o penales a que hubiere lugar.

El documento señala que “El gobierno del  ex presidente, Lenin Moreno, y la autoridad rectora de salud dispusieron en forma extemporánea la elaboración de Lineamientos Operativos, declaración del Estado de Emergencia Sanitaria (Ministro de Salud), convocatoria para conformación del COE Nacional (Presidente de la República), elaboración de los Protocolos de Manipulación y Disposición Final de Cadáveres (COE Nacional) siendo estos procedimientos necesarios y urgentes para el manejo de la personas fallecidas en las casas de salud.

Asimismo, debido al incumplimiento de los Protocolos para la Manipulación y Disposición Final de cadáveres con antecedentes y presunción COVID-19, por parte del Hospital de Infectología Dr. José Daniel Rodríguez Maridueña; Hospital del Guasmo Sur; Hospital del IESS del Norte de Guayaquil Los Ceibos; Hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo; y el Hospital de Especialidades General Abel Gilbert Pontón (Hospital de Guayaquil), se remitirá este informe con los indicios correspondientes a la CGE, con el fin de que se establezcan las responsabilidades a que hubiere lugar por parte de sus gerentes hospitalarios y funcionarios que incumplieron los Protocolos para la Manipulación y Disposición Final de cadáveres”.

En el informe constan los casos analizados de incumplimiento de los Protocolos para la manipulación y disposición final de cadáveres con antecedentes y presunción de COVID-19:

Hospital de Infectología “Dr. José Daniel Rodríguez Maridueña” del Ministerio de Salud Pública:

Cleotilde M., de 72 años: No se informó el fallecimiento a los familiares sino después de haber trasladado su cadáver al centro de acopio del Hospital del Guasmo Sur, lo que ocasionó que no se le haya dado sepultura de manera inmediata. Además, el traslado del cuerpo no fue registrado en el formulario de custodia y transferencia de cadáveres.

Hospital de Especialidades General Abel Gilbert Pontón (Hospital de Guayaquil):

Alba M., de 74 años, se la reportó muerta por esta casa de salud, y se entregaron las cenizas de otra persona a sus familiares, y días después la paciente Alba M. se la encontró con vida en otra área del Hospital. No existió una verificación de los datos de la persona que se reportó fallecida, ni se registró la bolsa de cadáver que debió ser asegurada y etiquetada, no existen los documentos necesario de transferencia y custodia del cadáver, antes de ser trasladada a la morgue del hospital.

Del proceso de investigación se ubicó una acción de protección interpuesta por la Defensoría del Pueblo en donde se observan varios incumplimientos de los Protocolos para la manipulación y disposición final de cadáveres con antecedentes y presunción COVID – 19, por parte de los Hospitales del IESS (Teodoro Maldonado Carbo y del IESS del Norte de Guayaquil) y del Hospital del Guasmo Sur.

Hospital del Guasmo Sur:

El hospital recibió a siete pacientes que fallecieron y no pudieron ser identificados, ya que se dieron desgaste en los rótulos por los fluidos y vectores que generan los mismos cuerpos, generando que los nombres sean ilegibles y que la tinta se borrara. Esto a pesar de que el Protocolo indica que los cuerpos deben estar en bolsas anti fluidos con el correspondiente etiquetado.

Hospital del IESS del Norte de Guayaquil:

Personas extrañas violentaron la seguridad de la morgue y causaron caos, provocando el daño del etiquetado (todos estos hechos se suscitan en complicidad con los guardias de seguridad privada), generándose el extravió de los cadáveres. Esto a pesar de que el Protocolo indica que el centro hospitalario debe velar por preservar la identificación de los fallecidos.

Hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo:

Cinco personas fueron hospitalizadas y fallecieron, sin embargo, de la verificación del Servicio Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses faltaría un cuerpo, indicándose que el etiquetado era ilegible, debido a los fluidos, y a la aglomeración cadáveres.

Tanto en el Hospital del Guasmo Sur, como en el Hospital del IESS del Norte de Guayaquil y en el Hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo, se determinan indicios de responsabilidad administrativa en contra de los exgerentes hospitalarios.

Se remitirá el informe y sus documentos de respaldo a la Fiscalía Provincial del Guayas, a fin de que los hechos y negligencias identificadas en el informe constituyan un elemento dentro de las investigaciones previas y el CPCCS pueda realizar los impulsos necesarios formando parte de los procesos.

Además, remitirá el informe al nuevo Presidente de la República, para su conocimiento y disposición de las acciones de control pertinentes, en la gestión del Ministerio de Salud Pública, como autoridad sanitaria nacional.