Por Econ. Ana Pilay

FMI dice que evaluaran economía de países para ser considerados en no pago de deuda en una reunión virtual en abril; sin embargo me preocupa que entre los 76 países más pobres y con deudas actualmente no está Ecuador.

Entonces, el Gobierno tiene la responsabilidad de solicitar se incluya a Ecuador y si no lo aceptan declarar soberanamente el NO PAGO DE LA DEUDA, o mínimo la MORATORIA.

Se trata de una decisión responsable con la vida de más de 15 millones de ecuatorianos, basta de la política servil hacia los organismos financieros extranjeros que han tenido todos los gobiernos de turno, a excepción de Eloy Alfaro.

Y cabe señalar que el FMI y el BM  no es que quieren ayudar a los países más pobres, lo que buscan es asegurar a mediano y largo plazo que esos países continúen siendo sus patios traseros, sus cajas chicas.

La recesión económica será brutal y sus consecuencias a nivel mundial como siempre golpearán con más dureza a los más pobres. Los países ricos sólo tendrán pérdidas económicas momentáneas pero los países pobres verán reforzada la dependencia de sus economías si es que continúan gobiernos entreguistas a los que no les importa la vida de sus pueblos.

¡Exijamos entonces a los gobernantes que primero se atienda la vida y después las deudas!…