Prof. Stalin Vargas M.,

 El gobierno y los grandes grupos económicos trabajan para imponer un conjunto de medidas económicas y sobre todo avanzar en la flexibilización laboral, aprovechando la pandemia del coronavirus y la crisis humanitaria que atraviesa nuestro país. Para ello economistas neoliberales, encabezados por Augusto De la Torre, Alberto Dahik, Abelardo Pachano, Vicente Albornoz Guarderas, José Hidalgo Pallares, los dirigentes de las Cámaras empresariales Patricio Alarcón, Arosemena y los pre candidatos presidenciales Lasso y Nebot, se pasean por los medios de comunicación para ¨recomendar¨ las propuestas y que el gobierno las ha recogido en el Proyecto de Ley Orgánica de Apoyo Humanitario para combatir la Crisis. 

Gobierno y neoliberales coinciden en que el peso de la crisis recaiga en los hombros de los más pobres, se le meta la mano al bolsillo de los empleados públicos y privados. Mientras la ¨contribución humanitaria temporal de las personas naturales¨, léase trabajadores del sector privado y del sector público (1 millón 300 mil personas) será de 901,12 millones de dólares, ¨la contribución  humanitaria única sobre las utilidades de sociedades, léase 1 474 grandes empresas, será de 516,88 millones de dólares. Esto significa que los trabajadores contribuirán con 384,24 millones de dólares por encima de las grandes empresas, que han tenido ganancias extraordinarias y utilidades en los últimos años.

No contentos con esto, cumplen con las órdenes del FMI y el Banco Mundial, en relación al reajuste de la masa salarial del sector público y una reforma laboral urgente.

En relación al reajuste de la masa salarial del sector público el Ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, expidió el 16 de abril, las Directrices presupuestarias para el segundo trimestre del ejercicio fiscal 2020, en el que ¨quienes tienen contratos de servicios ocasionales y nombramientos provisionales que estuvieron planificados y programados hasta marzo del 2020, serán desvinculados¨. Esto significará que en el magisterio miles de docentes que tenían nombramientos provisionales quedarán en la desocupación.

Además en el Proyecto de Ley Orgánica de Apoyo Humanitario para combatir la Crisis, proponen que ¨una vez que culmine el plazo para el pago de la contribución humanitaria temporal sobre ingresos de personas naturales, se reducirá de forma permanente, un diez por ciento (10%), la remuneración mensual de todos los funcionarios públicos de la Función Ejecutiva y empresas públicas, que tengan una remuneración igual o mayor a 1 000 dólares¨.

La reforma laboral en cambio va en la línea de que ¨los trabajadores y empleadores de común acuerdo puedan modificar las condiciones de la relación laboral¨, incluir el contrato especial emergente cuya jornada laboral mínima de 20 horas y máximo de 40 horas, durante 6 días a la semana, con remuneración y beneficios de ley proporcionales a la jornada pactada. Esto significa reducción de horas de trabajo y reducción de salarios. La reducción emergente de la jornada de trabajo, hasta por 2 años y con la posibilidad de renovarse por una vez más, en la que la remuneración y el aporte a la seguridad social se harán en función de la jornada reducida.

El régimen aprovecha la situación por la que estamos atravesando para cumplir las órdenes del FMI, los empresarios para poner por delante los intereses del capital y no del ser humano, en medio de la pandemia hay 3 812 denuncias de despidos a trabajadores. Muchos empresarios se acogen al Art 169 numeral 6 del Código del Trabajo que habla del caso fortuito o fuerza mayor, para despedir a sus trabajadores. Otros obligan a sus empleados a renunciar ahora con el ofrecimiento de volverles a contratar después de tres meses cuando formen una nueva empresa.

Gobierno y empresarios unidos para defender el capital. Trabajadores y pueblo unidos para enfrentar a los neoliberales y derrotarlos.

EX PRESIDENTE UNE NACIONAL

Quito, 17 de abril de 2 020