Por Milton Pazmiño*/ Riobamba

En tiempos de normalidad deberíamos todos los afiliados y jubilados del IEESS estar celebrando con mucha algarabía y pompa estos 91 de existencia de esta noble institución, garante como su nombre nos indica, nuestra propia seguridad presente y futura. Y no solo nuestra seguridad, sino de todos los 17 millones de ecuatorianos que habitamos este hermoso país, nuestro Ecuador querido.

Así fue concebida la visión en nuestra partida de nacimiento, en la Ley de Jubilación, Montepío Civil, Ahorro y Cooperativa, más conocida como Caja de Pensiones, dictada el 8 de marzo de 1928, por el Supremo Gobierno de ese momento, visión que con agregados  más o menos se ha venido sosteniendo a lo largo de estos 91 años.

Esta nobilísima institución, no es que nació de manera espontánea. Nació como consecuencia de todo un proceso de desarrollo de la producción a nivel mundial y nacional, el aparecimiento de la industrialización de la producción de bienes y servicios, el comercio mundial y por supuesto las manos y los cerebros laboriosos, inteligentes de todos los hombres y mujeres, obligados a vender su fuerza de trabajo, por un salario. Estas relaciones que se presentan en la producción entre los dueños de las maquinarias, las tierras, industrias, fábricas, etc., y una gran masa de personas entre los 15 y 16 años de edad, hasta los 50 o 60 años, determinó que estos trabajadores, tomaran conciencia de que llegada la vejez, ya no eran sujetos de trabajo, pasaban a ser una población inservible, que los patronos iban descartando y cambiando por nuevas camadas de jóvenes. Entonces esta realidad vivencial les llevó a la gran masa de trabajadores asalariados del Ecuador, particularmente de Guayaquil, vinculados a las diferentes agrupaciones de auxilios mutuos, hermandades, cofradías, de las más diversas profesiones, se unieran y se movilizaran en 1922 en la primera huelga exigiendo al gobierno: alza de sueldos y salarios, jornada laboral de 8 horas, seguridad para los trabajadores, etc. Que concluyó con el asesinato a mansalva, según la crónica de la época de alrededor de mil trabajadores por parte de los gendarmes que siempre actúan bajo las órdenes de los gobernantes. Allí están los gérmenes de las ideas de la seguridad, que se concreta 6 años después.

A estas reivindicaciones y conquistas, coadyuvaron acontecimientos como la Gran Revolución de Octubre de 1917 en Rusia, con la que por primera vez los obreros y campesinos rusos, las naciones y nacionalidades de ese grande y enorme país tomaron el poder del Estado, para gobernar en su propio provecho y beneficio.

No podemos dejar de recordar las grandes jornadas de lucha por estos mismos propósitos de los obreros de Inglaterra, con motivo de la revolución industrial, de las jornadas de Chicago en EE.UU por las 8 horas de trabajo. Hechos marcados por el coraje, valor y dignidad de los trabajadores, asalariados del gran capital, generadores de la riqueza, pero muy miserablemente remunerados, despreciados, que han ofrendado sus vidas por la conquista de un futuro diferente para sus hijos. Una de esas herencias es precisamente la seguridad social, que permanentemente está siendo asediada por los gobernantes de turno.

¿Cuáles son los beneficios que otorga la seguridad social a sus dueños: trabajadores del sector público, privado, del seguro campesino, voluntarios, trabajadoras del hogar e hijos, viudas?

1.- seguro de salud que protege a sus beneficiarios frente a enfermedades no profesionales y para maternidad;

2.- seguro de riesgos del trabajo, en caso de accidentes vinculados con la actividad laboral;

3.- seguro de pensiones para jubilación por invalidez o vejez y montepío;

4.- seguro de invalidez, vejez y muerte; y,

5.- seguro social campesino que acoge a los campesinos, agricultores y pescadores.

¿Cómo se financian estos seguros?

El 60 % de estos valores corresponde a las aportaciones obligatorias que nos descuentan en nuestros roles de pago los patrones, sea el Estado cuando trabajamos en el sector público, los empresarios cuando trabajamos en el sector privado; más los pagos mensuales que hacen el personal del seguro campesino, el aporte mensual de los voluntarios. El 40 %, es obligación del Gobierno y debe constar cada año en el Presupuesto General del Estado.

¿Qué ha ocurrido con estos financiamientos a lo largo de estos 91 años?

En muchos momentos de la historia del Seguro, los gobiernos han incumplido con el aporte del 40%, lo cual genera desbalances, crisis y afectan los derechos. También los gobiernos descuentan a los empleados, pero no entrega al IEESS esos valores, de igual manera ocurre con los trabajadores del sector privado, lo cual afecta a toda la seguridad social, a esto se conoce como MORA PATRONAL.

Por efecto de la Ley de Seguridad Social y la Constitución, el gobierno del IESS lo dirige el representante del Presidente de la República de turno, como Presidente del Consejo Directivo, junto a él se agregan: un representante de los empleadores y un representante por los afiliados y jubilados. Estos representantes rara vez juegan el papel que les corresponde, más bien se venden dócilmente a los intereses del gobierno; y por esta razón los gobiernos hacen del IESS, su caja chica, no pagan y simplemente han ido consolidando las deudas con bonos a largo plazo, que difícilmente cumplen, además se sacan el dinero de nuestros aportes para hacer inversiones del gobierno en obras plagadas de sobreprecios y mal hechas. Actualmente un informe de la Contraloría señala que el gobierno debe al IESS, 18 mil millones de dólares; es decir, algo más de la mitad de todo el presupuesto del Estado de este año. ¿Cuándo pagará? Esto es incierto y por tanto los problemas están latentes, esperando que nosotros como dueños tomemos decisiones firmes, definitivas.

Los afiliados activos y jubilados y los empresarios son quienes deben dirigir al IESS. El representante del Gobierno debe ser retirado o tener una representación de segundo orden. Los representantes en las regionales y provinciales no pueden ser cuotas políticas, sino quienes cumplan perfiles de idoneidad, honestidad y transparencia.

El máximo gobierno de dirección y fijación de las políticas del IESS será el Congreso Nacional de Afiliados y Jubilados y Empresarios honestos, previo Congresos Provinciales.

En estas circunstancias nos encontramos celebrando los 91 años de creación de esta gran institución por su número de afiliados y jubilados, por la cantidad de recursos monetarios que recibe mensualmente, por la cobertura en todo el territorio nacional con sus centros médicos hospitalarios, oficinas administrativas, por los servicios financieros que otorga, pero que tiene sus deficiencias debido a las corruptas administraciones, agudizadas en la última década de Correa y sus delegados como Ramiro Gonzáles de la lista 8, prófugo de la justicia; Richard Espinoza, de la lista 35, prófugo de la justicia y el segundo premiado por el presidente Moreno con la embajada en Canadá.

Terminado las elecciones este 24 de marzo, debemos reunirnos para entrar la defensa de nuestro seguridad social, ya no con palabras, sino con acciones prácticas. por tanto si les invito a votar para las juntas parroquiales, concejales, alcaldes y prefecto por las personas que han estado toda la vida luchando en favor de nuestras necesidades e intereses, y no de charlatanes que ahora asoman por campaña, y peor reelegir a quienes ya han estado de autoridades, pero que solo se han beneficiado.

¡Viva la seguridad social, viva el IESS!

*Milton Pazmiño. Presidente del Frente Popular, Chimborazo, miembro de la Comisión Anti corrupción de Chimborazo, líder del magisterio, docente jubilado.