Por La Forge / Francia*

Abdelazis Bouteflika, actual presidente de Argelia, con 82 años de edad, sufrió un derrame cerebral en el año 2013, que le dejó imposibilitado; sin habla, con dificultades para comunicarse por escrito, se mueve en silla de ruedas: Desde esa época casi no aparece en público, sus apariciones se limitan a imágenes del consejos de ministros o visitas de dignatarios extranjeros emitidas por la cadena estatal; pese a eso, busca un quinto período presidencial en las elecciones programadas para el 18 de abril.

Ante esto, decenas de miles de hombres, mujeres, especialmente jóvenes que quieren una Argelia digna y justa, están expresando de manera pacífica pero con firmeza y determinación que renuncie a esa pretensión y que termine sus últimos días fuera del poder. Cada viernes el número de manifestantes aumenta, las concentraciones son cada vez más multitudinarias. El primer día, el 22 de febrero, fue una concentración principalmente de personas adultas, la juventud secundaria y universitaria entró masivamente en la lucha el 1 de marzo. El 8 de marzo, fue el turno de las mujeres que fue tan numerosa como la de los hombres, en ciudades tan diferentes como Constantine u Oran.

Multitudinarias manifestaciones populares en Argelia

Las movilizaciones cubren todo el territorio, desde Oran, Aurés, Kabyle, el sur argelino, incluso los oasis del Sahara…El poder ha logrado así la hazaña de unir contra él a todas las regiones, metrópolis y pueblos, a la ciudad y el campo. Una de las características de estas manifestaciones es, hasta ahora, la frialdad de la policía, la ausencia casi total de choques y el bajo número de arrestos.

La juventud argelina muestra un gran espíritu de responsabilidad, centrando su acción en un solo objetivo: garantizar que Bouteflika no se presente en las elecciones presidenciales. Como dijo un estudiante: «Sabemos muy bien que surge la pregunta ¿y después de Bouteflika, qué? pero todo a su debido tiempo; hoy estamos abriendo el futuro a una posible alternativa. Su contenido se verá para más adelante”.  Para desactivar la ira de los estudiantes, el gobierno ha decidido extender la fecha de vacaciones que terminaban el 10 de marzo y el 21 de marzo, hasta el 4 de abril y cerrar las residencias universitarias durante las vacaciones.

Este enorme movimiento popular sorprendió al régimen y a los círculos de la oposición. Se desató fuera de las estructuras políticas tradicionales y no fue una ofensa para el Primer Ministro, Ouyahia, no es manipulado por nadie, ni desde adentro ni desde el extranjero. El gobierno fue incapaz de desacreditar a los manifestantes, trató en vano de asustarlos, recordando el destino de Libia y Siria, el fracaso de la «Primavera árabe» y la terrible guerra civil que causó 200,000 víctimas en los años 90. Pero la amenaza de un retorno al «caos con todo lo que puede provocar como crisis y desgracias» ya no funciona como un extinguidor de luchas. Además, la última propuesta del presidente para desactivar el movimiento (reunir después de su elección una conferencia nacional que convocará a una nueva elección anticipada en la que se compromete a no aparecer) es patéticamente ridícula. No oculta la vergüenza de las fuerzas que «detrás de la cortina» comparten el poder y se aferran a él.

Los que no quieren dejar el poder.

Económica y financieramente, el régimen está en manos de los oligarcas que deben su riqueza y poder al Estado y la renta del petróleo. El prototipo es Ali Haddad, quien encabeza el Foro de Líderes Empresariales (FCE, por sus siglas en inglés), el mismo CEO de una empresa de construcción que contaba con fondos públicos. Es muy cercano al hermano del presidente, Saïd Bouteflika, un miembro de la FCE que se sabe que es el que tira de las cuerdas de su títere hermano. Haddad y el candidato del FCE financian las campañas de Bouteflika y han votado por un quinto mandato.

Los altos mandos del ejército son los pilares del régimen. A la cabeza, fiel entre los fieles, está Ahmed Gaïd Salah: jefe de estado mayor desde 2004, administra el mayor presupuesto del país. Durante mucho tiempo ha sido halagado para ser el garante de la neutralidad del ejército, una posición que abandonó al tratar a los manifestantes de ingratos. Es el primero en blandir el espantapájaros de la «mano extranjera»-

Los dirigentes sindicales no son excluidos. El secretario de la UGTA, Abdelmadjid Sidi-Saïd, es un amigo personal de Bouteflika. Siempre ha evitado cualquier desafío a la política del gobierno en nombre del «diálogo en lugar de la huelga».

Todos se embarcaron en el mismo barco, los oligarcas del Foro de Líderes Empresariales, los militares de alto rango, los sindicalistas de la UGTA y una gran cantidad de partidos políticos, incluidas las dos formaciones de la mayoría presidencial (el FLN y la RND). ). En resumen, todos aquellos que «van a la sopa», no quieren dar marcha atrás y harán todo lo posible para salvar el statu quo.

Las primeras fisuras.

Sin embargo, el clan en el poder comienza a resquebrajarse bajo los golpes de los manifestantes. Una docena de líderes empresariales acaban de criticar su gestión y declaran que «no pueden permanecer sordos ante la expresión popular a la que se adhieren completamente». Incluso el Jefe de Estado Mayor puso un poco de agua en su vino. En su último discurso, se abstuvo de insultar al pueblo argelino y se contentó con decir que el ejército se compromete a garantizar la seguridad de la elección. Pero es especialmente entre las asociaciones de veteranos de la guerra de independencia que el «moudjahid Bouteflika» pierde a sus partidarios.  La asociación de ex alumnos de la ALG (servicio de inteligencia de la NLA durante la guerra de independencia) declaró que la gente «ya votó en rechazo absoluto al quinto mandato y todo lo que eso conlleva». La organización de los Niños de Chouhada (hijos de combatientes que murieron durante la guerra de liberación) ha dado su «apoyo al movimiento popular que rechaza el quinto mandato». La poderosa Organización Nacional Mojahedin ha denunciado a empresarios inescrupulosos que «gracias a sus vínculos dentro de la jerarquía del poder, han acumulado una considerable riqueza en un tiempo récord».

En esferas cercanas al poder, se ha comenzado a cuestionar la pertinencia de la candidatura de Bouteflika. Entre la docena de candidatos sobre los cuales el Consejo Constitucional debe pronunciarse el 13 de marzo, algunos, como el líder del partido islamista MSP y el ex primer ministro Ali Benflis, han indicado que se estaban retirando de las listas. Para los manifestantes, esta es una primera victoria que llama a otras.

Expresamos nuestro apoyo a este movimiento que refleja las aspiraciones democráticas y las demandas sociales de una gran parte de las masas populares de Argelia, especialmente las de los jóvenes.

—————————–

*Artículo enviado por el periódico La Forge, Francia

Traducción libre Opción

Nota: Abdelazis Bouteflika llegó al poder en 1999, tras una brutal guerra civil con insurgentes islamistas y se lo considera el artífice de que el país dejara atrás el conflicto y se recuperara la estabilidad económica. En 2008 cambió la Constitución para eliminar el límite de dos mandatos, lo que le dio la posibilidad de permanecer como jefe de Estado de por vida. Bouteflika ganó las elecciones de 2014 a pesar de que no hizo ningún acto de campaña.