Por Vladimir Andocilla

El pasado 27 de mayo de 2020, en el medio digital Ruta Krítica, la docente universitaria Carol Murillo Ruiz hizo público un artículo titulado “El autismo de Moreno”.

La mencionada usa la condición de autismo para descalificar al presidente Lenin Moreno, demostrando el desconocimiento de ese trastorno y lo que es más, lo convierte en sinónimo de limitación intelectual.

Las personas con Autismo son seres humanos que tienen una condición neurobiológica que actualmente afecta principalmente a los niños de muchos países, con independencia de su sexo, raza o condición socioeconómica, y se caracteriza por las implicaciones en el sistema de relación, en la interacción, en la comunicación, no es catalogado como enfermedad, sino como una condición neurobiológica; en ningún momento las características distintas a las de los neurotípicos significa carencia de capacidades críticas, reflexivas, que demuestren límites en su inteligencia.

Es decir, una persona con autismo podría llegar a ser presidente de la República, pues no se encuentra en ninguna de las causales que impida que eso ocurra, su condición no limita la posibilidad de decidir sobre su futuro y de los otros y del país, es más, muchas personas con autismo son científicos, artistas, médicos, economistas y en todas las ramas del conocimiento y profesiones; entre los más famosos personajes con autismo están: Bill Gates, Albert Einstein, Tim Burton, Issac Newton, Michael Phelps, Greta Thunberg, Susan Boyle, entre miles.

Es asombroso como una catedrática universitaria, con grado en Sociología, desconozca los derechos de estas personas y ningunee sus características y las asuma y presente como un descrédito. La Soc. Murillo debería conocer que la Unión y los Estados europeos suscribieron la “Declaración sobre los derechos de las personas con autismo”, en el que se reconoce el derecho de ellas a vivir de manera independiente, a participar en las decisiones que afecten su futuro.

La actuación de Murillo es similar a la que el asambleísta Esteban Torres realizó al criticar a Greta por su condición neurobiológica y no por sus ideas o argumentos. Entre los dos hay un hilo común: la ignorancia y la discriminación.

Estas líneas no son una defensa al presidente Moreno, quien ejerce su cargo bajo visiones políticas y económicas que las critico, es un escrito que defiende a todos los niños, niñas, adolescentes, así como personas adultas con autismo que día a día luchan por sacar adelante a sus familias, pese al discrimen, como éste, que sufren.