Por Prof. Stalin Vargas M.

Es el discurso oficial del gobierno, el cual es amplificado y a cada momento a través de spot publicitarios por los grandes medios de comunicación.

¨Ellos son los violentos, nosotros queremos la paz¨. ¨Ellos no quieren dialogar, nosotros si dialogamos¨. ¨Ellos quieren el caos, nosotros la democracia¨. ¨Ellos destruyen, nosotros construimos¨

Con ese discurso el régimen pretende deslegitimar la lucha del movimiento indígena y popular y esconder las razones por las que luchan los trabajadores, la juventud y pueblos del Ecuador.

La pobreza y la desigualdad son el detonante de la lucha, mientras Guillermo Lasso hace las tareas impuestas por el Fondo Monetario Internacional para poner la ¨casa en orden¨, la situación de millones de ecuatorianos y ecuatorianas es cada vez más difícil, no tienen medicinas, un empleo adecuado, salario digno, seguridad.

La pancarta que lleva una mujer indígena en estos días de lucha, es la respuesta categórica a la campaña del gobierno: ¨violentos son los que provocan la desigualdad social, no los que luchan contra ella¨.

Está claro que mientras en el área rural el 42% de la población sea pobre y el 20% viva en la pobreza extrema, pese a que son quienes producen el alimento para todos los ecuatorianos, la pobreza seguirá presente, esto se refleja:

.El 27,7% de pobres viven con 2,85 dólares diarios, la gente que está en la pobreza extrema vive con 1,61 dólares diarios. 

.1 de cada 4 niños y niñas menores de 2 años, sufren de desnutrición crónica infantil, hay provincias en las que los porcentajes son muy altos: Santa Elena 36,40%, Chimborazo 35,21%, Bolívar 35,11%, Pastaza 34,21%.

Por otro lado, si tomamos en cuenta la desigualdad, según el Banco Mundial, en nuestro país el 20% más rico concentra el 44,7% de los ingresos, el 20% más pobre solo recibe el 4% de los ingresos, esto expresa de manera clara cómo los que generan la riqueza del país reciben menos ingresos, lo cual profundiza la desigualdad.  

Allí están algunos datos respecto de por qué el movimiento indígena y popular está luchando, mientras el gobierno del presidente Lasso está preocupado por quedar bien con el FMI y sus amigos: la banca privada y los grandes empresarios.

Recordemos lo que dijo la Defensoría del Pueblo en el año 2 011, ¨…la protesta se utiliza ante la ausencia de una institucionalidad confiable que canalice las peticiones o necesidades de la población y las materialice en políticas públicas concretas¨(1).

El ¨gobierno del encuentro¨ no dio respuestas a tiempo, a las propuestas del movimiento indígena y popular, por el contrario siguió aplicando políticas antipopulares.   

Ellos (gobierno neoliberal) no atiende las demandas populares. Nosotros (movimiento indígena y popular) luchan para que el gobierno cumpla.

EX PRESIDENTE UNE NACIONAL

Quito, 23 de junio 2 022


1.Los escenarios de la criminalización a defensores de los derechos humanos y de la naturaleza en Ecuador: Desafíos para un Estado constitucional de Derechos. 2011

2 comentarios

Los comentarios están cerrados.