Gobierno en descomposición, corrupción y mentiras por doquier

Opción
Opción
20 Min Read

Por Ing. Mariano Santos N.

Si el presidente de la República de miente al Ecuador, qué se puede esperar de otros funcionarios de menor rango; si el propio Presidente está involucrado en actos de corrupción, que se puede esperar de sus subalternos.

Durante la campaña electoral, Moreno ofreció 250 000 empleos por año; en enero de 2018, ya en el poder, dio marcha atrás y aclaró que se trataba de solamente 500 000 en cuatro años, esto es, 125 000 por año. Ni lo uno ni lo otro, jamás se cumplieron sus promesas y, más bien, lo que es peor, en estos 3 años de gobierno, el desempleo aumentó al igual que el subempleo y muchos trabajadores públicos fueron echados a la calle.

Cuando candidato y luego ya electo ofreció constituir una comisión anticorrupción con la cooperación de las Naciones Unidas (ONU) similar a la CICIG de Guatemala (en donde varios expresidentes y ministros de Estado fueron enviados a la cárcel) pero al contrario nombró otra (adscrita a la presidencia de la República), que al parecer obstaculiza los trabajos de la Fiscalía según denuncia Diana Salazar, cuando denuncia que la intervención de la SNA ha afectado procesos investigativos… Por lo que pide su eliminación.

En esa Secretaría estuvo (¿Prohibido olvidar?) Iván Granda, disque combatiendo la corrupción quien en forma por demás abusiva tomó un helicóptero de la Policía Nacional para irse de luna de miel con su enamorada a las playas de Esmeraldas; ¿quién era su enamorada? La actual ministra de gobierno, quien en cambio sí sancionó a un general de la policía cuando éste ocupó el mismo helicóptero para venir con su esposa desde Manabí hasta Quito.

Granda, hoy ministro del MIES, debe también rendir cuentas al igual que el Ministro de Finanzas

pues, aprovechándose de la pandemia cerró las guarderías infantiles; similar acción realizó  el alcalde Yunda, que también cerró GUAGUA Centros, han dado el mejor regalo a las madres por su día, echadas a la calle con despido, ya que hay que tomar en cuenta que una gran mayoría de las parvularias estos centros son ¡MADRES SOLTERAS!

Vale recordar que la campaña de Moreno-Glas fue financiada por varias empresas, comenzando por la mismísima Odebrecht y aunque parezca inaudito, por instituciones públicas ecuatorianas como: la Secretaría de Inteligencia (SENAIN) con USD 1,5 millones de dólares, USD 800 mil la Prefectura de Manabí, USD 350 mil la Prefectura de Los Ríos, USD 350 mil dólares del dinero de los damnificados del terremoto de Manabí, entre otros aportantes con fondos del Estado, lo que constituye el delito de peculado.

Podríamos seguir de largo con numerosas cositas de Lenin Moreno; sin embargo, analicemos lo que ocurre en la administración pública actual. Es fácil comprender que muchos funcionarios hacen igual o peor de lo que hace su jefe. Sobornos y favorecimientos en numerosos contratos ya alertados por  la Comisión Nacional Anticorrupción CNA, desde hace un año.

El asalto en el país, en materia de salud pública y a pretexto de insumos y medicamentos, ha sido colosal. La corrupción rebasó cualquier lógica racional. «Hace un año ya alertamos de todo esto, pero no ha habido respuesta y siguen siendo contratados los mismos delincuentes que aparecen como proveedores. Nosotros alertaremos al país con el listado de quiénes son estos proveedores, qué empresas están de por medio y cómo funciona» señala Germán Rodas de la CNA.

Hay una evidente colusión entre los proveedores y los que llaman al «concurso» añade Rodas.

Existen sobreprecios en bolsas de plástico para cadáveres; en algunos casos los sobreprecios en insumos médicos llegarían al 9000% según el contralor. Es toda la red de salud pública (…) en el país ha existido un sistema en el que todos compran insumos y medicamentos a proveedores que venden hamburguesas, helados, clavos, publicidad e incluso un grupo de abogados que venden insumos. Esto ha sido tierra de nadie porque teníamos en el MSP funcionarios y personas totalmente descompuestas.

Las cifras de los contagiados ya han cambiado. Dos ocasiones, ¿quién sabe qué otras cosas más cambiaron?, lo cierto es que existen contradicciones y vacíos en las sumas y restas de la estadística de COVID-19.   Así por ejemplo, los médicos fallecidos, según el ministro, suman 10; pero, el Colegio de Médicos del Guayas señala que serían por lo menos y solo en Guayas 94…

Cuando era todavía ministra de salud, la doctora Catalina Andramuño, Decía que iban a llegar dos millones de pruebas al Ecuador, que hasta ahora llegan. Decía que todo estaba muy bien. ¿Quién mentía?; luego de su renuncia denuncia una falta de apoyo de varias entidades estatales y la imposición de funcionarios poco preparados para hacer frente a la expansión del COVID-19.

¿De los muertos?, mejor ni hablar… los muertos no contabilizados en Guayaquil, serían más de 10.000; en un acto militar, el vicepresidente Otto Sonnenholzner dijo que “en Guayas, llegamos a tener casi 650 fallecidos al día y ahora hay 62. Ese es el indicador más importante y el número normal de la provincia es ese, entre 62 y 68”; sin embargo, la alcaldesa dijo que en Guayaquil aún mueren “22 personas por encima (del indicador habitual)”, aunque el vicepresidente dice que ya están en el valor normal. ¡Quién miente?

Lo cierto es que hay alrededor de 11.000 fallecidos no contabilizados; en Manabí serían unos 800 y, los de la provincia de Santa Elena por lo menos serían más de 300. El COE-Cantonal y la Gobernación dan cifras del Covid-19 en Quevedo, ambas instituciones muestran cifras que no coinciden con las entregadas por el Gobierno respecto al número de contagiados y fallecidos: ¡todo un desbarajuste¡

Pero, asistimos en verdad a un bacanal macabro: desde hace ya varias semanas hay decenas y decenas de cadáveres sin identificar; hay cenizas que se han entregado a «familiares” ¿eran sus parientes?; Fallecidos que milagrosamente resucitan… Pero, aquí también apareció la miseria humana, como fue la actitud de la alcaldesa de Guayaquil al disque regalar ataúdes de cartón. Más tarde centenares de reclusos en las cárceles le dieron un ejemplo categórico de lo que es la dignidad, pues los pobres también tienen dignidad, no sólo los pelucones y le dijeron a esta señora que sí había alternativas más decentes y racionales con los ataúdes en madera que los mismos reclusos se encargaron de elaborar. Mejor ni hablemos de su acción terrorista en el aeropuerto de Guayaquil que, entendemos se seguirá con el proceso  legal…

El titular de un diario decía…: «Denuncias de corrupción y sobreprecios en todo el país», sí, “en todo el país». El columnista de otro diario reflexionaba, que “instituciones públicas encargadas del cuidado de la salud y de la seguridad de quienes viven en este hermoso y trágico país, y no solo públicas sino también privadas, hayan negociado con la dignidad y el respeto de los muertos en la epidemia reinante es mezquino, miserable, indigno, torpe, algo de que no se puede hablar sin repugnancia u horror”.

Hace poco, la fiscalía allanó varias dependencias de la secretaría General de gestión de riesgos cuya titular es Alexandra Ocles, que siempre aparecía en la información de los datos del covid-19. Intentaban comprar 7.000 kits de alimentos a $150, los que en los mercados cuestan solo 85. Ocles se justifica diciendo que todavía no han realizado la compra, pero justifica esos sobreprecios y, luego renuncia; ¿por qué Moreno no la destituyó?

Esto se parece a lo del IESS, en donde el principal responsable de los actos de corrupción fue el representante del Presidente en la seguridad social, Paul Granda, quien no sólo que renunció una sino dos o más veces hasta que por fin Moreno se cansó y le aceptó la renuncia, pero igualmente, ¿por qué no lo destituyó? Claro, Moreno tiene muy malos antecedentes en estos menesteres, sino, acordémonos de otro tristemente célebre ex funcionario del IESS, Richard Espinosa, al que los afiliados pedíamos a gritos su expulsión y las acciones legales pertinentes; este ciudadano fue destituido por la Contraloría General del Estado por una responsabilidad administrativa culposa. Espinosa apeló, pero el dictamen  fue ratificado y tuvo que dejar el cargo como así ocurrió. ¿Que hizo Moreno?, lo premió poniéndolo como embajador en Italia; sin embargo, felizmente el gobierno italiano conociendo los malos antecedentes de ese «embajador», no dio el beneplácito correspondiente. Al parecer, Moreno quería a toda costa premiar a Espinosa, ¿que habrá hecho este señor para qué el Presidente de la República se preocupe tanto y le busque a como dé lugar un buen trabajo? A la final, nombró a la esposa de Espinosa como ¡cónsul en Toronto, Canadá! Y pasar de agache unas prolongadas vacaciones ¡qué descaro!

No olvidemos que desde el IESS han hecho verdaderas maravillas, con los dineros de los trabajadores y jubilados, como por ejemplo fabricar un partido político desde la nada, como es el caso del huido en Perú, Ramiro González. Allanamientos por aquí, allanamientos por allá, en el hospital del IESS en Babahoyo, hasta en el de la propia policía nacional… Acaba de echarse abajo un «concurso» para propaganda y publicidad a Moreno en plena emergencia de la pandemia.

Desde hace 10 meses, la Fiscalía anuncia haber investigado una red de corrupción interinstitucional en la que participan burócratas de carteras e instituciones públicas, una de ellas, en el Ministerio de Finanzas. Acordémonos que de ese ministerio se llevaron la plata de la reconstrucción por el terremoto de Manabí, y, como ejemplo, hasta ahora no están los hospitales

de Bahía y Chone.

Hay, sin embargo, un accionar que es verdaderamente criminal como el del ministro de Economía, Richard Martínez, con el pago de los bonos que vencía ahora en marzo, que originalmente dijeron que era de $325 millones; pero que después en una comparecencia del ministro en la Asamblea Nacional declaró que eran «solamente» de 342millones, es decir 17 millones más. Lo grave es que esos bonos, ya considerados BASURA, tenían un valor no más allá del 35% de su valor nominal, pero este ministro muy generoso, pagó al 100%; ahora se sabe por denuncia del economista Marco Flores que lo pagado fue mucho más, fue más de $700 millones.

Este ministro, es el que pone por allí, saca por acá, así por ejemplo ya saco 98 millones de las universidades para que queden en soletas. Este ministro parece que miente por cada palabra que pronuncia; si no veamos algunas MENTIRAS de este individuo que ya debería estar en la cárcel:

– Dijoo que, si no se pagaban estos bonos, las calificadoras de riesgo le iban a dar una puntuación peor al Ecuador. Resulta que tres de esas calificadoras, igual nos dieron una puntuación pésima después de su «servicial» trabajo.

– Dijo que si el Ecuador declaraba la moratoria es decir el default (en inglés) ya nadie iba a prestar dinero al Ecuador. ¡Falso!, durante el gobierno de Febres Cordero el Ecuador cayó en moratoria y, no fue problema porque igual los créditos llegaron al país; más tarde con Correa pasó igual, los créditos no faltaron. En ese ministerio hay también un crack, no del fútbol sino de las finanzas llamado Alberto Esteban Ferro, que es el vice ministro.

Las compañías Riomanzo S.A., GMS Services y LIB Services, asentadas en paraísos fiscales, están vinculadas al citado viceministro y su familia, según información compartida por la periodista del diario La Estrella de Panamá, Marlene Testa. Este Viceministro, junto a otros altos funcionarios del ministerio de economía, fue el que se reunió en un exclusivo restaurante de Nueva York con los tenedores de deuda del Ecuador, ¡increíble pero cierto!; ¿a qué ACUERDOS Llegaron? pues pagar hasta el último centavo, claro está; para esta gente, ¡primero la deuda, después la vida! Como este Fierro es no sólo crack sino también MAGO, cuando se anunció ese pago fraudulento, al día siguiente presentó un papel en donde decía que ya él no era dueño de absolutamente nada en paraísos fiscales, ¿no será el coordinador de los negocios de esos tenedores?

Es inaudito que en menos de dos meses de pandemia se den tantas denuncias de corrupción en el país.

La ministra María Paula Romo, que pide revisar supuesto sobreprecio en compras del hospital de la Policía en Guayaquil tiene que rendir cuentas por lo ocurrido en esa ciudad durante el partido Barcelona versus independiente del valle. Este partido originalmente debía jugarse sin público pero que de repente y abruptamente cambia diametralmente la decisión y, resuelve jugar con público, siendo ella misma la que anunció las 2 decisiones  contrapuestas; ¿Por qué cambió?, ¿ ¿Quién la presionó?, ¿Fue entre otras personas, la alcaldesa? En ese partido, jugado a mitad de semana asistieron 20 000 personas, ¿cuántos se contagiaron? ¿Cómo se había aprobado la asistencia de público en ese partido?, se realizaron entonces otros partidos ese miércoles, así como en el fin de semana siguiente, no sólo en Guayaquil sino en otras ciudades con público, con lo cual por lo menos unas 50.000 personas que asistieron a los otros encuentros pudieron haberse contagiado.

Esto explicaría la gran cantidad de contagios y fallecidos que hay en Guayaquil en donde, vale insistir, la ministra Romo debe responder ¡con la verdad!, pues es evidente que, en eventos masivos, se terminó de propagar el virus de manera exponencial en Guayaquil. Fue precisamente lo que ocurrió en Madrid donde se jugó el clásico Real Madrid-atlético de Madrid… Que llevo el virus a niveles superlativos

Es en medio de este contexto de descomposición generalizada, de mentiras y corrupción por doquier, que debemos entender el proyecto de ley enviado por Moreno a fines de octubre del año anterior, luego del levantamiento indígena popular.

De todos los males, habidos y por haber, Moreno echa toda la culpa a Correa, aseveración que es parcialmente verdad. Respecto a las fechorías de su antecesor. Moreno con su carita de inocente siempre se escudaba diciendo yo no sé nada, yo no vi nada, no oigo nada; ahora él no tiene escapatoria pues el proyecto enviado, fue del ejecutivo, es decir, por él mismo,

salvo que, ya no sea Moreno quien gobierne el país, entonces quién será? ¿Será otro? Como Otto, puesto por la derecha de este país es decir los socialcristianos y creo, a quienes les convenía este proyecto de ley, aunque el sería igualmente corresponsable.

De acuerdo a la ley, si una persona asesina a otra, comete un delito; si el delito no es consumado, pero hay el intento, el delito se denomina intento de asesinato. Algo parecido hizo a fines de octubre del año anterior, luego del levantamiento indígena popular, Lenin Moreno, cuando envió a la Asamblea Nacional un proyecto de ley que tenía un título larguísimo pero que se lo denominó también como «Ley del crecimiento económico», con lo cual se hubiera permitido a narcotraficantes y grandes ladrones, poner a buen recaudo, ASEGURAR sus dineros mal habidos en los paraísos fiscales. De acuerdo a ese proyecto de ley(que felizmente fue rechazado por la Asamblea), si se pagaba valores que fluctuaban entre el uno y el 8% de esos haberes comillas, los mismos quedaban totalmente LEGALIZADOS y, para rematar su obra maestra,, en otro artículo de una disposición transitoria, los liberaba totalmente de cualquier acción legal punitiva posterior pues quedaban totalmente santificados: ese es el intento, no de asesinato, sino de legalizar el LAVADO DE ACTIVOS, dineros FRAUDULENTOS, del Presidente actual del Ecuador., Que de acuerdo a su ex asesor Mangas, no ganó ni la primera, tampoco la segunda vuelta del proceso electoral del 2017…

Señora fiscal, usted, ya sancionó a la pandilla por el caso Arroz Verde, falta ahora las acciones pertinentes para determinar responsabilidades, sancionar a aquellos del caso arroz verde, versión dos, así como otros casitos como los INA Papers y otros que se nos escapan…

Compartir este artículo