IESS, empresarios, gobierno y FMI

Opción
Opción
5 Min Read

Por Patricio Camacho Z.

El representante de los empleadores ante el Consejo Directivo del IESS, César Rodríguez, asegura que la situación del Fondo de Salud del Instituto “es crítica por el incumplimiento del pago de la deuda del Estado con la entidad”. Hasta allí correcto, pero se le olvidó señalar que los patronos le deben al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social IESS, USD1.070 millones.

¿Qué hay tras esta declaración que coincide con las dadas por voceros del FMI y Banco Mundial, que impulsan una reforma al modelo de capitalización colectiva de los fondos pensionales y de un seguro de salud universal?

Los empresarios y el gobierno, a la cabeza el Vicepresidente están de cachiporreros de una campaña de descrédito del IESS, para utilizar el momento y plantear la reforma y pasar al modelo mixto de capitalización individual.

Pero pensemos “bien” en la intencionalidad. El último convenio de pago entre el Estado y el IESS, viene de la época de León Febres Cordero. Pero en salud, el fondo se volvió de reparto con fuerza hace 20 años, es decir, lo que ingresa, el 5,5% de los aportes de los empleadores;  se gasta y requiere un subsidio. Hasta abril de 2021, la deuda histórica al fondo de salud ascendía a USD 4.285 millones.

Recordemos que la ley de la Seguridad Social del año 2 000 establece que el IESS debe atender la salud de los jubilados y de personas con enfermedades catastróficas y la factura la cancela el Gobierno Central, pero nunca se concretó ese pago. En 2008 hubo un nuevo cambio legal con el que se dispuso que el Estado pague toda la cobertura por enfermedades catastróficas. Hasta la fecha no ha existido un pago total. Solo se abonaron alrededor de USD 60 millones en el Gobierno del ex presidente Rafael Correa. Posteriormente, se incluyó la cobertura en salud de los hijos de los afiliados.

Desde 2000, el Estado no ha pagado al fondo de salud y desde entonces, todas las prestaciones son cubiertas por los empleadores y, sobre todo, con ahorros del IESS. Los nuevos datos revelan que se podría superar los USD 5.000 millones solo a ese fondo; la misma fuente señala que cada  mes, el gasto para el Fondo de salud asciende a USD 170 millones, aproximadamente. De ese total, USD 115 millones provienen del aporte de los empleadores. El resto, alrededor de USD 60 millones, es cubierto por el IESS; para salud el BIESS cuenta con USD 320 millones, de los cuales menos de USD 20 millones son dinero en efectivo. El resto de los ahorros están invertidos en préstamos; por ello es que  se proyecta que en agosto de 2021 ya exista liquidez en ese fondo y nuevamente el IESS se vea obligado a realizar desinversiones en el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess).

A ello hay que agregar el gasto de la pandemia ya que cayeron los aportes y subió el gasto en salud. Se proyecta que sólo hasta diciembre 2021, para salud requiere USD500 millones adicionales. Pero en el Presupuesto de este año no constan tales valores. Se debe exigir al Gobierno que cubra sus obligaciones con el IESS, porque es lamentable que las obligaciones anuales, por ejemplo para el Fondo de salud, no se incluyan en el Presupuesto del Estado de cada año. Según los cálculos internos, el IESS requiere, de manera urgente, unos USD 500 millones para completar el año. Mientras tanto el Estado no atiende ni lo requerido por la LOEI, ni pagos a proveedores, ni al IESS, ni sus cuentas internas. Sólo se ha dedicado a reunirse con los empresarios y amenazar al conjunto de sectores que exigen cumpla con lo ofrecido en campaña.

ETIQUETAS:
Compartir este artículo