Prof. Stalin Vargas M.,

Cada vez que se denuncia un acto de corrupción, el Presidente de la República y sus funcionarios dicen que serán ¨implacables contra la corrupción¨…¨quién se enriquece con el dinero del pueblo es un corrupto¨…¨quién lo hace en momentos del dolor ajeno es un miserable¨…¨Caiga quien caiga¨, ¨la cirugía mayor¨. Frases que llegan a los oídos de la gente, pero que en la realidad solo quedan en palabras.

Durante la emergencia sanitaria los actos de corrupción se han disparado, en plena crisis los corruptos se roban los dineros de la gente y lo más grave dicen que compran medicinas, insumos de bioseguridad ¨luego de verificar el precio más conveniente para el IESS y que represente el mayor ahorro, y el cumplimiento de las especificaciones técnicas requeridas es decir al menor costo¨[1]. Las denuncias en redes sociales frenaron las compras, uno que otro funcionario destituido, la Fiscalía allana las oficinas, el Secretario Anticorrupción del gobierno posa para la foto en la entrega de kits y entorpece las investigaciones.

Veamos algunos casos:

La Dirección Nacional del IESS compró 131 890 mascarillas N95, cada una a 12 dólares por 1 millón 500 mil dólares. En el mercado esas mascarillas cuestan 3,90 dólares. Un sobreprecio de 8,1 dólares cada mascarilla. La empresa Almantop S. A. a la que se le adjudicó el contrato fue creada en el año 2 000 y su razón social es “Venta de comidas y bebidas en cafeterías para consumo inmediato”.

El Hospital de Los Ceibos, realizó la compra de 4 000 bolsas para embalar cadáveres, al precio de 184,50 dólares cada una,  pagó 594 000 dólares, en el mercado los precios van desde 12 dólares. «Una comisión analizó y recomendó la oferta más beneficiosa para el hospital, no solo en el costo sino también en la calidad, especificaciones técnicas y disponibilidad de la entrega inmediata»(2)

El Hospital Guasmo Sur, administrado por el Ministerio de Salud, compró 600 bolsas, por un valor unitario de 131,20 dólares y pagó 88 166, 40 dólares, luego 120 fundas, por un precio de 140 dólares cada una, pagó 18 816 dólares. En el mercado se encuentran desde 12 dólares.

El Hospital del IESS en Ibarra, compró por 15 000 dólares 200 fundas para cadáveres el 14 de abril pasado bajo régimen de emergencia. La Comisión Técnica, seleccionó la oferta de 75 dólares cada funda.

En el Hospital de la Policía Nº 2, se compraron ¨400 fundas impermeables para personas fallecidas por covid-19, avaluadas en USD 130, además 5 000 mascarillas N95 por un valor unitario de USD 10¨(3). Se habría descubierto “una posible compra” con sobreprecio.

El Hospital del IESS en Babahoyo(4), compraron insumos médicos entre los que se destacan: la compra de 55 pantalones de trabajo con cintas reflectivas, a 94 dólares cuando en el mercado nacional, una prenda similar se consigue a 16 dólares; botas de seguridad con punta en fibra de vidrio a 238 dólares, cuando el valor referencial en el mercado es de 59,99 dólares; pagaron 105 dólares por cada tóner para impresora, cuando en el mercado se lo puede consigue hasta en 33 dólares cada uno.

En el Hospital General Docente de Ambato, la compra de trajes de bioseguridad, por 216 111 dólares, cada traje a 39,90 dólares, en el mercado nacional se vende entre 15 y 25 dólares cada overol. La Directora del hospital fue destituida.

En la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos, se habría aprobado la adquisición de 7 mil kits de alimentos, por un valor de 150,82 dólares cada uno. Sin embargo, el precio de los 18 productos de los kits, no suma más de 85,79 dólares, según una publicación hecha por el portal Primicias(5)

La Comisión Nacional Anticorrupción denunció que ¨hallaron “sobreprecios y redes de colusión” en 23 contratos efectuados por hospitales del Seguro Social y del Ministerio de Salud, por un monto de USD 32,5 millones. Según la CNA, esas compras se habrían realizado a 11 contratistas (cuatro empresas y siete personas naturales), que registran actividades comerciales en áreas de ferretería, comidas y publicidad¨(6). Los contratos ¨corresponden a los hospitales de Quito Enrique Garcés, Hospital General del Sur, Eugenio Espejo, Pablo Arturo Suárez, San Francisco y Andrade Marín y de Guayaquil al Teodoro Maldonado…además del sobreprecio, es que en los 23 casos se favoreció a los mismos once proveedores: siete personas naturales y cuatro personas jurídicas. Por ejemplo, en una tabla presentada una sola persona natural había manejado cinco contratos que le representó $ 5,4 millones¨(7).

Estos y otros casos de corrupción, se producen en medio de la pandemia y la crisis humanitaria, el combate a la corrupción no viene desde el gobierno, la Secretaría Anticorrupción no funciona, por el contrario interfiere en las acciones que desarrolla la Fiscalía, conforme lo señala la Dra. Diana Salazar.

Como está la situación, del gobierno no es implacable contra la corrupción, no aplica la cirugía mayor, cambia a funcionarios de un lado a otro, el discurso anticorrupción no es creíble, se requieren hechos y no palabras.

EX PRESIDENTE UNE NACIONAL

Quito, 8 de mayo de 2 020   


(1) Sistema Oficial de Contratación Pública, Resumen de la contratación

(2)https://www.expreso.ec/actualidad/coronavirus-fiscalia-realiza-siete-allanamientos-caso-bolsas-cadaveres-hospital-ceibos-10613.html

(3) https://www.elcomercio.com/actualidad/allanamiento-hospital-policia-fundas-cadaveres.html

(4) https://lahora.com.ec/noticia/1102318045/denuncias-de-corrupcion-y-sobreprecios-en-todo-el-pais

(5) https://lahora.com.ec/noticia/1102318045/denuncias-de-corrupcion-y-sobreprecios-en-todo-el-pais

(6) https://www.elcomercio.com/actualidad/sospechas-corrupcion-contratos-salud-emergencia.html

(7) https://www.eluniverso.com/guayaquil/2020/05/08/nota/7835181/vendedores-hamburguesas-helados-dotan-insumos-medicos

Un comentario

Los comentarios están cerrados.