Semblanza de un revolucionario consecuente.

Por Dr. Alberto Calle

Justo Cornelio Campuzano Peñafiel nació  en el recinto Poza Cacao, del Cantón Salitre, de la Provincia del Guayas, el 14 de Enero de 1.945 y falleció en el recinto Bodeguita del cantón Yaguachi  a los 76 años  de edad víctima de una enfermedad terminal.

Fue hijo de una humilde familia campesina, sus padres fueron  don Emilio Campuzano y doña Mariana Peñafiel, fue el primero de 4 hermanos, Juan Abel, Antonio Anastacio, y Narciso Bartolomé Campuzano Peñafiel. Luego tuvo dos hermanos más doña Lidia María y José Francisco Campuzano Magallanes,

A los 5 años de edad y  a causa de  la crisis del agro, su familia  se trasladó al cantón Palenque( provincia de Los Ríos ), de ahí a los 13 años de edad, siendo aún un niño  viaja a Guayaquil en la búsqueda migratoria de nuevos rumbos. La primaria la estudió en la escuela La Delicia del recinto Maculillo ( Palenque ) y ya en Guayaquil estudió parte de su secundaria en la sección nocturna pues el día trabajó como despachador de una tienda de abarrotes  ubicada en las calles Boyacá y Víctor Manuel Rendón. Ya adulto termino la secundaria en la sección nocturna del Colegio 21 de Julio del Cantón Yaguachi.

De su primer matrimonio  tiene tres hijos: Mónica, Antonio  y  Juan Antonio Campuzano Villacís y luego se casó con doña Matilde Dorila Vargas Morales con la cual procreó 4 hijos varones: Cesar, Ivan, Lenin y Stalin Campuzano Vargas.

Contaba el compañero Justo  que tuvo afición a la música por lo que frecuentaba los fines de semana  la peluquería de don Carlos Niama del trío “Los Liribamba,”  donde conoció a Julio Jaramillo, a  la mexicana Lucha Villa y al bolerista argentino Leo Marini,  entre otros artistas  internacionales que frecuentaban la peluquería de don Carlos, que estaba situada cerca del Padre La Madre, y en donde el muchachito era el asistente cervecero de los artistas. Según se dice, esta fue la única peluquería donde JJ solía cortarse el cabello, cuando venía del exterior.

Años más tarde el joven Justo retorna a su tierra y ahora se enrola en la lucha campesina junto a sus compañeros y vecinos que se organizaban en las cooperativas que luchaban por la tierra.

Salitre siempre cuna de guerreros.

Salitre la capital montuvia del Ecuador  siempre fue  cuna de guerreros, de laboriosos campesinos que llevan en su sangre la resistencia y el combate al opresor.  Los salitreños como decía Rodrigo de Triana, nacieron para resistir junto a las montoneras alfaristas y luchar por su derecho a la libertad y a la tierra.   Así lo corroboró años más tarde el maestro de la cultura montuvia,  Don Guido Garay Vargas Machuca. 

Vale anotar que la palabra montuvio se escribe con “ doble u “ o “ v “ dentilabial;  montuvio se puede escribir también  con  b  de barro  pero  se  oye y  se ve mejor  con la “ v” de valientes.  Montuvio viene de monte o tierra y vía de vida  por ello  se precisa que “la tierra es la vida”

Justo Campuzano desde muy joven comprendió que el campesino sin tierra es como el pez sin el  agua, como el combatiente sin fusil y por ello luchó por la aplicación del decreto 1001 de la Reforma Agraria, que disponía que la tierra que durante años era labrada por los campesinos como arrendatarios pase a sus manos como un acto de justicia. Esto no fue dádiva de ningún gobierno sino una conquista social legítima del campesinado ecuatoriano.

Por ello si nos preguntamos ¿ Qué obras o conquistas  hizo o logró Justo para su comunidad ? He aquí la respuesta. Justo contribuyó a que miles y miles de campesinos pobres tengan su parcela para poder trabajar y subsistir.

Justo fue parte activa y presidente de la A.C.A.E.   Asociación de Cooperativas Agrícolas del Ecuador donde  fue compañero de armas del legendario Pancho Jácome y juntos batallaron por la toma de haciendas en el norte y sur de la Provincia del Guayas y de la Provincia de Los Ríos. Pancho Jácome fue asesinado por los terratenientes  y Justo  enfrentó carcelazos y atentados criminales como el ocurrido a orillas del rio Yaguachi allá por el año 1998. La prensa narró sus luchas en aquella zona al igual que la lucha de los asalariados agrícolas que lideraba el compañero Ab. Jaime Hurtado Gonzáles, héroe popular revolucionario asesinado durante el gobierno de Jamil Mahuad. Jaime Hurtado defendió valientemente a los trabajadores de la hacienda extranjera Coffea Robusta entre Balzar y el Empalme, otro compañero de lucha de Justo, fue el compañero  Kléver Palma, héroe popular y dirigente de la U.C.A.E. de Daule, también asesinado por terratenientes..

Berol Brecht (1898-1956) dramaturgo y poeta alemán refiriéndose a los que lucha escribió:

«Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida. Esos son los imprescindibles.”

Esta frase es propicia para nuestros imprescindibles compañeros como Jaime Hurtado, Alberto Pilalot, Alfonso Cedeño, y Justo Campuzano entre otros. Por ello decimos “Que Justo Campuzano es imprescindible y que por ahora  ha fallecido nomás; pero que  no ha muerto ni morirá jamás, “porque  hombres y mujeres luchadores populares como él, no mueren. Ellos  nacen y se hacen gigantes y fuertes en la lucha revolucionaria como el guayacán y el roble. Así fue y así seguirá siendo  nuestro imprescindible  compañero y amigo Justo  Campuzano

Justo Campuzano y Alberto Pilalot, dos baluarte de la lucha campesina

En  esa tierra salitreña nació Justo al igual que su mentor Alberto Pilalot  Vera, este último  nacido en el recinto Candilejas el 21 de noviembre de 1934. Ambos fueron migrantes, don Alberto migró a Milagro  y   Justo  primero a Guayaquil y luego a Yaguachi. Ambos fueron, baluartes en la lucha  por la tierra y  por la Reforma Agraria.

Alberto Pilalot fue maestro y mentor de Justo.  Alberto  fue Presidente de la A.C.A.L, Asociación de Cooperativas Agrícolas del Litoral ), filial de la FENOC-CEDOC;  y Justo fue presidente de la   A.C.A.E. (Asociación de Cooperativas  Agrícolas del Ecuador )  Central Campesina Independiente.

La ACAL y LA ACAE entre otras  lucharon por la Reforma Agraria. Ambas Centrales y ambos compañeros fueron dirigentes  en el F.U.R.A  o Frente Unido por la Reforma Agraria del cual Pilalot fue su Presidente. Ambos  estuvieron en varias tomas de tierras del IERAC, Instituto Ecuatoriano de Reforma Agraria y Colonización, luchando por la tierra, lo cual generaba simpatía, solidaridad  y un amplio respaldo por parte de las organizaciones sindicales y estudiantiles como la FEUE y la FESE.

Las 5 esquinas de Guayaquil (Avenida Olmedo y Chimborazo, al lado de la Caja del Seguro)son escenarios de la lucha tenaz del movimiento campesino, en donde el 5 de junio de 1973, se congregaron  60 mil valerosos montubios, en la mayor concentración campesina que registra la historia, para exigirle a la dictadura de Rodríguez Lara el cumplimiento de la Reforma Agraria.

Posteriormente   Alberto Pilalot y Justo Campuzano serían los fundadores de una nueva central campesina, de carácter democrática y revolucionaria, la  U.C.A.E. o Unión de Campesinos Ecuador. De igual manera ambos fueron grandes dirigentes de la FEDERACION UNICA DE AFILIADOS AL SEGURO SOCIAL CAMPESINO o F.E.U.N.A.S.S.C. fundada el 9 de Agosto de 1984.

Como no recordar  a estos gigantes  de la lucha popular. Como olvidar al compañero Justo un organizador, un educador. de masas;  instruia a  dirigentes y compañeros de base, en talleres, foros, mesas redondas con sus  temas predilectos sobre la  FEUNASSC, sus principios y caracteres de lucha; sobre  el derecho a la salud así como sobre la necesidad y posibilidad del triunfo de la revolución en el Ecuador, con sencillez educaba a sus compañeros  sobre la seguridad social sobre sus principios de solidaridad, la universalidad,  así como sobre la defensa del Seguro Social Campesino, régimen especial establecido en la “Constitución, Art 373” repetÍa. C

Su regia voz se seguirá escuchando  por doquier y por donde transitaba. Estará en su dispensario  María clementina, en Olmedo, en Tres  Postes, en Buena Fe 2, en Linderos de Venecia, en El Deseo, en San Pedro 3,  así como en Las Cañas de Lomas de Sargentillo donde estuvo una semana en campaña electoral completa para elegir a Marcos Zambrano, dirigente del Dispensario como Concejal del cantón Lomas por el MPD.

El nombre de  Justo también  está en la historia del Hospital del IESS de Milagro, por cuya conquista estuvo en la huelga de hambre por su creación junto a valerosos jóvenes trabajadores milagreños  y forjadores de esta conquista.

Justo fue parte de la Directiva Nacional de la FEUNASSC, presidente de la directiva provincial de la FEUNASSC del Guayas durante dos periodos consecutivos, además fue presidente de la Zonal Milagro, presidencia  del Centro Agrícola de Yaguachi,. Su gestión rebasó los límites del Guayas. Estuvo en  Pastaza,  Cotopaxi, Santa Elena, Los Ríos, y hasta en Manabí, en cuyas tierras anduvo Justo en su lucha emulando a los valientes Tauras que escribe el poeta  manabita Horacio Hidrovo Peñaherrera .

En todos los ámbitos se  lo recordará al compañero Justo,  por su valentía, honradez, abnegación y ejemplo de honestidad revolucionaria, orgullo para nosotros y en especial para su familia, por ello Justo seguirá con nosotros luchando por un nuevo Ecuador, por una nueva aurora por una Patria nueva.

Justo en su vida de luchador popular comprendió que la lucha reivindicativa tiene sus límites y que muchas conquistas como la tierra, el riego, el crédito, el derecho a la salud etc, solo tendrán plena realización cuando el pueblo sea poder. Por ello Justo Campuzano militó en el glorioso Movimiento Popular  Democrático, MPD  15  y  fue miembro de la  Directiva Cantonal de Yaguachi.  Conoció y luchó junto a Jaime Hurtado Gonzáles y contribuyó  a que los afiliados del Seguro Campesino participen en política y hasta alcancen dignidades locales. Con todos estos méritos de su vida Justo Campuzano, convencido de que la única alternativa de cambio en el Mundo  es el derrocamiento del poder de las clases opresoras e instaurar una nueva sociedad, el Socialismo, la sociedad de los trabajadores, militó también en el glorioso Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador.

Honor y Gloria  para Justo Campuzano Peñafiel.