Redacción Opción

El cáncer es una enfermedad de alta complejidad que requiere tratamientos complicados e innovadores, que buscan impactar positivamente en la vida de los pacientes, mejorando el algo su calidad. Hay más de 250 tipos de cáncer y cada uno es muy diferente. En el Ecuador, el cáncer representa la segunda causa de muerte después de las enfermedades cardiovasculares en general. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) estima que en 2020 unos 4 millones de personas fueron diagnosticadas con la enfermedad y las cifras van en aumento.

video: http://periodicoopcion.com/wp-content/uploads/2021/04/enfermos-de-c%C3%A1ncer-1.mp4

Las casas farmacéuticas han producido varios tipos de tratamiento farmacológicos quimioterápicos que se expenden la gran mayoría a altos costos. La suspensión de un tratamiento significa la reinstalación de la enfermedad. Si bien afecta a las personas en cualquier edad, al parecer existe una mayor incidencia en los adultos mayores.

Este día viernes 16 de abril, un grupo importante de pacientes y familiares se apostaron en la entrada del Hospital Carlos Andrade Marín reclamando la atención de medicinas para esos pacientes, puesto que, ante la inexistencia de estos, se han visto obligados a acudir a las Farmacias comerciales donde es inexistente y solo se expenden en determinados sitios. Un medicamento como el Bortezomib usado para el Mieloma múltiple, se encontraba en 500 dólares cada dosis, el paciente requería para la inducción de su tratamiento una dosis cada semana durante seis semanas iniciales, lo que le significaba 2000 dólares para un jubilado cuya renta no le alcanzaría ni para esta compra.

Desabastecimiento de medicamentos

En el interior del Hospital se comenta que desde hace ocho meses se viene cambiando a las autoridades de nivel gerencial, incluyendo al director del Hospital, lo que hace que los nuevos directivos se nieguen a firmar contratos de los procesos realizados por los anteriores, sumado a una falta de eficiencia de ejecutar los recursos. Y se sospecha también de formas de adquisición dirigidas a distribuidoras, dejando de lado a otras, al parecer de una manera inescrupulosa. Lo cierto, dicen los comentarios que el HCAM se está convirtiendo en un botín político, cosa que nunca antes sucedió en este Centro Hospitalario tan respetado y querido. Habrá que estar alertas que de esta manera se quiera buscar justificaciones para su privatización.

El reclamo que realizan los pacientes con cáncer por prolongar y mejorar su calidad de vida debe ser respaldado por causas humanitarias, pero también en razón de la salud de todos los afiliados a la Seguridad Social. El negar las medicinas es negar el derecho humano a la vida y a la salud.