Por Jaime Chuchuca Serrano

El Banco del Pacífico tiene una singular historia, fue creado por Marcel J. Laniado en 1972, después de la muerte de este en 1998 vendría un período de luchas intestinas por su dominio, hasta que en 1999 el Banco entraría en quiebra. Producto del salvataje bancario, el Estado se quedó con el patrimonio del Banco hasta la actualidad. En 2013 el Banco poseía cerca de 2000 millones en patrimonio y activos.

En el sistema financiero ecuatoriano, el Banco del Pacífico es el segundo Banco más grande, después del Banco del Pichincha. En estas últimas décadas, el Banco del Pacífico siempre ha sido mirado con ojos de codicia por el sector privado. En el ahora Banco estatal se encuentra la clave del poder financiero ecuatoriano. En la época de Correa, su enemistad con Egas y compañía, hizo que el Banco del Pichincha no pueda acceder a los capitales del Banco del Pacífico, sin embargo, el acercamiento de Lasso a Correa tenía el propósito de que el Banco del Pacífico pase a poder de los capitales del Banco de Guayaquil, de este modo este se convertiría en el Banco más grande del país.

Correa en 2011 despojó al Banco Central del Ecuador del 100% de las acciones del Banco del Pacífico, y las pasó a la Corporación Financiera Nacional. El tiempo no dio para que se cierre el acuerdo con Lasso, pero se mantuvo pendiente en el gobierno de Moreno. El acuerdo de la venta del Banco del Pacífico tenía cláusulas ocultas al público, por lo que varios actores denunciaron el proceso de venta. El acuerdo nuevamente se estancaba.

Sin embargo, con Guillermo Lasso en la presidencia de la República, llega la hora de su tan ansiado sueño, el Banco del Pacífico pasaría finalmente a manos privadas. Los capitales que compren el Banco del Pacífico tendrán más de una cortina. Las empresas fantasmas, los capitales de los paraísos fiscales y otros juegan un papel fundamental en esta jugada maestra que Lasso viene esperando por años. El Banco del Pacífico tiene cerca de 750 millones en patrimonio y 6500 millones de dólares en activos.

Un comentario

Los comentarios están cerrados.