Por Mujeres contra el paquetazo

“Nosotras, las mujeres que resistimos -en las calles, en nuestros territorios, desde nuestros espacios y comunidades-, nosotras las compañeras feministas nuestroamericanas, las que ponemos el cuerpo, y sostenemos la vida; nos solidarizamos con los y las criminalizadxs, detenidxs, reprimidxs y perseguidxs en estas jornadas de protesta contra el paquetazo neoliberal del gobierno de Lenin Moreno. Desde el anuncio este martes, de las medidas de ajuste estructural en Ecuador, las distintas organizaciones y movimientos populares, indígenas y sociales, convocaron a un Paro indefinido en contra de la violencia económica ejercida por la alianza Gobierno/Fondo Monetario Internacional/Empresariado, que afecta fundamentalmente a los sectores populares, a lxs más empobrecidxs y a las clases medias.

Frente a las movilizaciones a nivel nacional, el gobierno de Lenin Moreno decretó el día de ayer “estado de excepción” y habilitó a Policía y Fuerzas Armadas para que asumieran el control y el orden en todo el territorio nacional, suspende el derecho a la libertad de asociación y reunión para preservar la seguridad del Estado, limita el derecho a la libertad de tránsito, y determina que se ejecuten requisiciones necesarias para mantener los servicios que garanticen orden y seguridad interna.

El saldo de este estado de excepción es hasta el mediodía del 4 de octubre, es 267 detenidos/as a nivel nacional que han denunciado disparos copn perdigones, golpes, violencia con motos y trato inhumano por parte de la Policía; dos compañeros dirigentes indígenas apresados (Marlon Santi, coordinador de Pachakutik; Jairo Gualinga, dirigente de la Juventud de la CONAIE); un joven que por el impacto de la represión policial se encuentra en extrema gravedad; Luis Timpantuña, estudiante universitario que por impacto de bomba de gas lacrimógeno perdió su ojo; un joven herido en Cuenca con bomba lacrimógena en el pómulo; y varixs personas más que aún no conocemos, ya que los medios de comunicación masiva en el país están ocultando esta realidad al mundo. Tanto la Defensoría del Pueblo como la CIDH se han pronunciado denunciando el uso excesivo y desproporcionado del aparato estatal en contra de lxs manifestantes, y han exhortando al gobierno ecuatoriano a que garantice el derecho a la protesta y los derechos humanos.

Nosotras sabemos que es la política estatal la que ha vulnerado a ecuatorianos y ecuatorianas, al restringir no solo nuestro derecho legítimo a la protesta sino nuestras posibilidades de concretar vidas dignas. La firma de un acuerdo con el FMI y las políticas neoliberales que nos impone el Gobierno, constituye un duro golpe contra el pueblo ecuatoriano, y contra quienes estamos históricamente en situación de mayor desigualdad, injusticia y violencia: las mujeres, lxs jóvenes, los pueblos y nacionalidades, la clase trabajadora.

A más injusticia social y alianza del gobierno con las clases dominantes nacionales y transnacionales, mayor descontento en las calles de las organizaciones, movimientos, colectivos y sectores populares. A más política del miedo y represión, más voces exigiendo que se respeten los derechos humanos.

Ante la brutalidad de la Policía y las Fuerzas Armadas…

Responsabilizamos directamente al Presidente Lenin Moreno y a su Ministra Maria Paula Romo de la integridad física y emocional de los y las detenidas; y exigimos así mismo, su inmediata libertad.

Demandamos se garantice el derecho a la protesta de todo el pueblo ecuatoriano y se retire el Estado de Excepción en todo el territorio nacional.

Llamamos a la comunidad internacional, las organizaciones feministas, de mujeres, populares, indígenas a que se pronuncien sobre la grave situación del Ecuador y a que estén vigilantes del cumplimiento de los derechos humanos.

Nosotras seguiremos juntas, hasta que la dignidad se haga costumbre!!!