Pronunciamiento de Unidad Popular de Ecuador

Superar la emergencia sanitaria provocada por la pandemia del COVID-19 requiere la unidad de los pueblos del Ecuador. Todas las decisiones que se tomen y los esfuerzos que asumamos como sociedad deben poner al centro la defensa de la vida.

Ahora mismo el aislamiento social es una medida indispensable para contener la expansión del virus. La acción solidaria, organizada y disciplinada de la gente será factor decisivo para salir adelante.

El gobierno debe asegurar el presupuesto necesario para el Sistema Nacional de Salud, para fortalecer su capacidad de atención, garantizando los materiales e insumos para enfrentar la emergencia. El costo de la prueba de diagnóstico debe ser gratuito y asumido por el Estado.

Debemos reconocer y apoyar el esfuerzo que el personal de salud, los trabajadores de limpieza, de los servicios básicos y áreas estratégicas, de la industria alimentaria y agropecuaria, a los campesinos. Quienes, con su trabajo, garantizan el alimento, la salud y la vida de todo el Ecuador en estas condiciones extremas. El gobierno debe tomar todas las medidas para protegerlos.

Durante el Estado de excepción el gobierno tiene que garantizar el abastecimiento de alimentos para toda la población, en especial para quienes están en condiciones de vulnerabilidad por no contar con un empleo pleno. Esto a través de redes distribución con los Gobiernos Autónomos, las comunidades y barrios. El control de precios debe ser estricto.

Debe garantizarse el empleo, no pueden existir despidos ni recortes salariales a pretexto de la emergencia.

Ante las di­ficultades evidentes para la economía de las pequeñas y medianas empresas, de los comerciantes y trabajadores autónomos, y otras actividades que serán afectadas por la emergencia es urgente aplicar un periodo de gracia para los pagos pendientes al sistema financiero, se impone una moratoria de las deudas con la Banca, incluyendo préstamos hipotecarios, consumo productivo, educativo y tarjetas de crédito.

El gobierno debe implementar una línea de crédito emergente desde la Banca Pública y establecer una rebaja sustancial de las tasas de intereses de la Banca Privada para apalancar la reactivación productiva.

Durante el estado de excepción las compañías proveedoras de internet, públicas y privadas deben asumir el costo de la conectividad para todo el sistema educativo nacional.

La Cancillería debe tomar acciones urgentes para proteger efectivamente a los compatriotas ecuatorianos que se encuentran en el exterior imposibilitados de retornar al país por las restricciones de la crisis sanitaria del Covid-19.

Rechazamos las propuestas de sectores neoliberales que pretenden aprovechar la emergencia para imponer medidas antipopulares como la rebaja de sueldos en el sector público, elevar los combustibles, precarización laboral, subir el IVA, y claro rebajar el impuesto a la Renta a las grandes empresas y más subsidios para los exportadores.

En estas horas di­fíciles, nuestra militancia, nuestros liderazgos sociales, las Prefecturas, Alcaldías, Juntas Parroquiales donde tenemos responsabilidades comprometen su mayor esfuerzo para junto a millones de mujeres y hombres superar la emergencia, estamos seguros que con Unidad y solidaridad, la VIDA VENCERA ¡

Quito, 17 de Marzo 2020

POR LA DIRECTIVA NACIONAL DE UNIDAD POPULAR

Geovanni  Atarihuana  DIRECTOR

Patricio Carrera  SECRETARIO

Mery Zamora  SUBDIRECTORA

Sebastián Cevallos  SUBDIRECTOR

Un comentario

Los comentarios están cerrados.