Por  Mariano Santos N.

Acaba de terminar el año 2020 y es hora de hacer un balance de las políticas gubernamentales en torno a la energía, implementada por Moreno y su ministro.

1. Extracción (producción) de crudo y minerales

En la extracción (Producción), actividad privatizada desde la época de Correa, se han mantenido los contratos de prestación de servicios que le dejan al país las SOBRAS. Si tomamos la información del propio ministro, que el precio promedio del crudo estuvo en alrededor de los $35 el barril, para el 2020, y, a sabiendas que las tarifas que paga el Estado, es decir todos los ecuatorianos a las compañías, ya que esta fase de la industria está privatizada, con un valor promedio de $33,nos podemos dar cuenta que los ingresos del país fueron minúsculos: dos dólares por barril(que es la diferencia entre el precio promedio en que se vendió nuestro crudo($35) menos la tarifa promedio pagada por los ecuatorianos($33):  35 – 33 = 2. Que equivale a haber recibido, el Ecuador, apenas el 5,7%, ¡increíble pero cierto!, Es decir que las compañías se llevaron el 94,3% restante.

Sin embargo, vale decir que, durante los meses más complicados de la pandemia, marzo abril Mayo, los ecuatorianos nos dimos el lujo de subsidiar a esas compañías, principalmente extranjeras, pues el precio del crudo no alcanzó para pagar esas tarifas. Pero, como los contratos dicen que hay que pagar – si o si -, ese saldo no pagado se acumula en una deuda que hoy debe estar bordeando los $3000 millones; es decir, que extraer petróleo en nuestro país (durante los meses más agudos de la pandemia), en vez de recibir recursos, más bien tuvimos que hacer lo contrario es decir erogar grandes sumas de dinero que se están acumulando en una cuantiosa deuda.

¿Qué hizo el gobierno y su ministro?, Pues simplemente nada

¿qué debió hacer?: Pues simple y llanamente renegociar los contratos para ponerlos a tono con el artículo 408 de nuestra constitución, que textualmente dispone:

“El Estado participará en los beneficios del aprovechamiento de estos recursos, en un monto que no será inferior a los de la empresa que los explota”.

Algo similar ocurre en el sector minero, en donde los dos contratos firmados, Fruta del Norte y Mirador, le dejan al Estado no más allá del 25%, pero el gobierno, igual, como que no es con ellos.

Otra acción que huele a corrupción es el intento de privatizar el campo Sacha, a cambio de $1000 millones. Originalmente, pidieron $1500 millones, luego se bajaron a 1200 millones; no lograron la subasta, debido a que nuestro país tiene comprometido casi todo el crudo en eso de las preventas petroleras con China y Tailandia, es decir que el crudo extraído de Sacha servía únicamente para entregárselo a los chinos y tailandeses. Ahora, han de haber realizado algún acto de magia, lo cierto es que quieren entregar este campo, una de las joyas de la corona, por solamente 1000 millones, una verdadera barbaridad, es un acto de corrupción por donde quiera que se lo mire, ya que esos 1000 millones de dólares los puede recuperar la empresa que se lleve este obsequio, en solamente un año y seis meses de producción

2. Refinación y comercialización.

En refinación, con tres refinerías que funcionan a media llave, Esmeraldas, Península de Santa Elena y Shushufindi, lo único que se ha hecho es ver cómo hacer para entregarlas al capital privado principalmente internacional, sin importarles si las mismas funcionan o no adecuadamente.

Así, en septiembre del año anterior se hizo una invitación ¡A DEDO! Para entregar la refinería de Esmeraldas, invitación que es totalmente ilegal, pues el artículo 19 de la Ley de Hidrocarburos dispone que se debe hacer una licitación, pero su intento resultó parcialmente fructífero, pues apenas un solo consorcio, integrado por las empresas Hyundai Engineering, KBR y Morgan Stanley, se presentó a esa «invitación», empresas totalmente desconocidas en el mundo de la refinación.

¿Al existir una sola empresa oferente, con quien se va a comparar precios?

Pero, ya el precio de la «inversión» subió, de $2400 millones estimados originalmente a $3000 millones. El norteamericano Hex premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz dice que en las privatizaciones los «comedidos intermediarios » llevan entre el 10 y el 30% de PROPINA; ¡es decir que esos “comedidos ecuatorianos” podrían tener un LLEVE de entre 300 y $900 millones!

Hasta tanto, Moreno ya ha preparado el terreno, Al emitir una serie de decretos ejecutivos, La mayoría ilegales, que perjudican al Ecuador entero:

Han liberado el precio de los combustibles, pues ahora son los privados quienes lo van a fijar De acuerdo a sus costos, llámese a su antojo; es decir que privatizaron la comercialización internacional de los combustibles en forma por demás ilegal, ya que de acuerdo a la ley de hidrocarburos es el Estado quien debe fijar los precios y, ahora sólo un par de empresas privadas se encargarán del negocio. Así las cosas, el precio de las gasolinas, el diésel, estaría entre los $3 y $4 el galón, es decir a precios internacionales.

Actualmente el precio del diésel es de $1,36, precio que había comenzado a subir 5% mensual desde julio del año anterior(aunque este 11 de enero, Moreno acaba de emitir un nuevo decreto en donde decide subir el diésel ya no en cinco sino en el 3%), el que costaba $1 el galón, lo que ha originado el rechazo y protesta de los transportistas pesados, que han realizado movilizaciones en algunas provincias como Carchi, Pichincha, Guayas y amazónicas; y, para «resolver» el problema, se ha incrementado el costo de los fletes en un casi 13 por ciento Imaginemos lo que puede pasar cuando el precio del diésel se triplique; ¡están jugando con fuego!, el decreto 883 de octubre del año 2019 que generó el gran Levantamiento Indígena Popular quedaría pequeñito frente a la magnitud de lo que intentan hacer ahora en contra del pueblo ecuatoriano y, en favor del gran capital y de los corruptos intermediarios. ; ¿Están buscando nuevamente otro octubre?, ¿Se aprovechan de la posible segunda oleada de la pandemia en que nos tienen encerrados? .

Es «lógico» que si una empresa internacional «invierte» tal cantidad de dinero ($3.000 millones), esa inversión será a costo de todos los ecuatorianos y, por eso, lo que está haciendo Moreno es en favor de esta tesis. Vale sin embargo precisar, que en el gobierno de Correa, el Estado ya   gastó $2.369 millones que al parecer, no han servido para casi nada pues, la Refinería de Esmeraldas apenas funciona a un 70 – 75%…esa multimillonaria inversión, ¿en dónde queda?, Pues en manos de ¡los hampones!; incluso Algunos ex gerentes que estaban en prisión ya han salido libres y van a gozar de «su» dinero mal habido de aquí para adelante….

De otro lado, la gente de este Gobierno como que no conoce absolutamente nada de lo que es la ética, pues aspira a firmar ese lesivo sigo contrato a fines del mes de abril, es decir cuando ya se conozca en segunda vuelta quién es el próximo presidente del Ecuador.

¿Por qué existe una sola oferta en la refinería esmeraldas?, Pues simple y llanamente porque el mundo está dando pasos agigantados en el cambio de la matriz energética, con las energías alternativas, renovables, en donde el petróleo y sus derivados va a terminar con su hegemonía. Se calcula que el año 2030, será el año del quiebre, hasta ese año la demanda subirá levemente, pero a partir del mismo, comenzará la debacle. Las grandes transnacionales petroleras están cambiando ahora de nombre, ya no son empresas petroleras o de hidrocarburos, sino que son empresas de energía.

Petroleras muy importantes como la Shell, ya ha cerrado cinco refinerías; Puerto Rico que tenía tres refinerías, ya las cerró y en Europa se avizora un panorama similar. Solamente China, el único país desarrollado que ha logrado un crecimiento del PIB (producto interno bruto) durante el año 2020 y, que ya está superando a los propios Estados Unidos en el consumo de crudo y derivados, todavía intenta construir un par de refinerías adicionales.

En lo que respecta a la comercialización Internacional, es indudable que el accionar fue bastante parecido a los temas de los que ya hemos hablado. Una política totalmente desastrosa, antinacional: en la comercialización internacional se sigue insistiendo en las preventas petroleras que han significado un gigantesco perjuicio al Ecuador; de los 1400 millones de dólares que Moreno pretendía originalmente, ahora se habla de 2400 millones que se le pediría a China, a cambio de 154 millones de barriles que dejarían empeñado nuestro crudo en el subsuelo hasta el año 2028. ¿Si con la última preventa petrolera que negoció el propio Moreno cuando viajo a China, el perjuicio para el país redondeaba los dos dólares por barril, a cuánto ascenderá el perjuicio en este posible nuevo contrato de preventa?

Pero, hay más y, más de lo mismo.

Como el Ecuador está en subasta, ahora y, aprovechándose de la fusión de Petroecuador y Petroamazonas, acción que se cerró el 31 de diciembre pasado, van a vender una parte de la nueva empresa en las bolsas de valores. ¿Qué porcentaje?, Nadie lo sabe, se especula que bordearía el 15%, lo que ha generado una gran expectativa en los asaltantes del siglo XXI, en los narcos, que ¡se están frotando las manos!

Tal fue el apuro de funcionar las dos petroleras estatales, que se olvidaron de implementar en la nueva empresa una división o departamento de energías alternativas, de energías renovables, para ponerse a tono con la casi totalidad de petroleras del planeta.

3. El gas (metano).

Para rematar, vale hablar algo del gas. El campo Amistad, ubicado en el Golfo de Guayaquil, produce gas desde los años 80 del siglo pasado. En el 2018, Moreno intentó privatizarlo, pero, al parecer tuvieron algunos problemas nunca se concretó el negocio. Como ha sido costumbre en este y anteriores gobiernos, cuando insisten en la privatización, lo que hacen es dejar de darles mantenimiento a los pozos, con lo cual estos se degradan y la producción comienza a disminuir, que es precisamente lo que ha ocurrido en este campo gasífero ecuatoriano.

Con ese gas, teóricamente se podía abastecer a la planta de Bajo Alto ubicado en la provincia de El Oro, que de paso vale decir se cae en pedazos (otra de las obras «maestras” de Correa), abastecer de este combustible a las industrias de cerámica ubicadas principalmente en la provincia de Azuay y, para que funcione al 100% la planta eléctrica Termogas Machala.

Resulta que, como ya dijimos, por falta de mantenimiento en los pozos, la producción del Campo Amistad se ha venido guardabajo y, no abastece ni a Bajo Alto, tampoco a las industrias de cerámica del Azuay y peor a la Termogas Machala, que apenas funciona a un 30%. ¡Estrategia perfecta!: ¡Hay que privatizar, no sólo el Campo Amistad sino también la Termogas Machala!

Entonces, ahora y, desde junio del 2020, Moreno y su ministro Ortiz están negociando la concesión de Termogas Machala a 25 años, sí, a 25 años, a una empresa llamada Atlantic Energy Holdings, subsidiaria de New Fortress Energy (NFE), en donde es alto ejecutivo, aparece como «asesor externo»(según diario el Universo del 11 de enero último) el exministro de Moreno, Carlos Pérez

esa empresa, ya no utilizaría el gas del Campo Amistad, sino que el gas lo traería importado; ¿de dónde?, ¿desde los EEUU? Lo cierto es que ellos nos venderían a los ecuatorianos el kw/hora a 9,5 centavos de dólar, al menos cinco veces más caro que la energía hidroeléctrica que se puede producir en el país, según Fernando Salinas, presidente del Colegio de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos de Pichincha.

4. ¿Y la Ética?

Carlos Pérez, ex ministro de energía de Moreno, se parece a otro comedido, el ex ministro de Finanzas Richard Martínez que luego de pagar muy acuciosamente los bonos de deuda y otras deudas más, en plena pandemia, fue luego premiado con un alto cargo en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).  Es que la ÉTICA en el Ecuador ha desaparecido.

Así las cosas, el actual ministro René Ortiz está en conflicto de intereses pues algunas veces fue el presidente de la Asociación de la Industria Hidrocarburifera del Ecuador(AIHE), que aglutina a todas las compañías petroleras que laboran en el País, extranjeras y nacionales.

 Ortiz, ¿a quién sirve?

Lo hasta aquí reseñado, no es sino una radiografía de lo que ha hecho y lo que intenta hacer Lenin Moreno y su ministro René Ortiz. ¿Cuántos de esos intentos logrará concretar?:

Dependerá de lo que hagamos los ecuatorianos para avalizar o impedirlo.