Jonathan Báez Valencia

La lógica del recorte y ajuste del sector público es la principal característica del gobierno de Moreno. Una posición que cobró la vida de alrededor de 5 532 ecuatorianos confirmados por coronavirus y 3 444 probables[1] debido a los recortes[2] y despidos en el sector de la salud[3] realizados antes de la pandemia. No obstante, la situación no se detuvo allí. El análisis del gasto efectuado en este sector durante el primer semestre de 2020 (enero-junio), principal periodo de la pandemia, muestra que este fue menor en comparación al mismo periodo en 2019.

Por lo tanto, se evidencia que el pago de deuda externa quitó recursos para atender la emergencia sanitaria, misma que debía reflejar el despliegue de todo el gasto necesario para salvar vidas. En efecto, el gasto en salud debió ser superior al año anterior cuando no existía la crisis de la pandemia. Lo que demuestra como prioridad del gobierno el engrosar los bolsillos de los tenedores de deuda, mientras las vidas de miles de ciudadanos se apagaban.

En el gráfico 1 se observa el monto devengado en el sector salud por cada mes entre 2019 y 2020. Desde el mes de abril es clara la disminución del gasto en salud en 2020 al compararla con 2019. Este es el periodo que corresponde a la emergencia sanitaria y en el que también se pagó deuda. De esa manera, la cuestión clave es preguntarse ¿Por qué en la información del Ministerio de Economía y Finanzas no aparecen desembolsos que demuestren el despliegue de recursos para atender la emergencia sanitaria? mismos que debían superar los niveles de un año antes del aparecimiento del virus. La respuesta es que no los destinaron. Así, la sonada renuncia de la ex ministra de Salud aduciendo que no se podía enfrentar la pandemia sin recursos se comprobaría.[4]

Gráfico 1. Monto devengado del gasto en el sector salud durante el primer semestre 2019-2020 –USD millones-

Fuente: Ministerio de Economía y Finanzas-Subsecretaría de Presupuesto

Elaboración: Propia

En casi todos los países de América Latina se destinaron recursos para atender la emergencia sanitaria. No obstante, según la CEPAL el Ecuador se encuentra por debajo del promedio de la región destinando 3,5% del PIB mientras en países como El Salvador este nivel alcanza el 11,1%.[5] Incluso Argentina que también tiene una deuda externa considerable destinó el 3,9% de su PIB y, sobre todo, decidió no pagarla bajo la premisa de su presidente, que indicó en una inversión para un nuevo hospital, “No vamos a postergar a ningún argentino para pagar una deuda que no podemos pagar.”[6] Son claras diferencias entre gobiernos que honran vidas de sus ciudadanos y aquellos que honran deudas de los ricos. Es la muestra más clara de subordinar la vida al capital. Una situación que debe revertirse inmediatamente y no permitir que ocurra nuevamente, es decir, que personajes ligados a las élites empresariales tomen decisiones de política pública.


(1) https://www.eluniverso.com/noticias/2020/07/27/nota/7920915/casos-coronavirus-ecuador-27-julio-80-69-contagiados-5-51

(2) https://coyunturauceiie.org/2020/03/28/los-recortes-cobran-factura-al-ecuador-la-inversion-en-salud-se-redujo-un-36-en-2019/

(3) https://coyunturauceiie.org/2020/04/16/en-2019-la-inversion-en-despidos-del-sector-salud-es-mas-alta-que-la-inversion-en-infraestructura-equipamiento-y-mantenimiento/

(4) https://www.vistazo.com/seccion/pais/politica-nacional/martinez-desmiente-exministra-de-salud-sobre-falta-de-presupuesto

(5) https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/45782/1/S2000471_es.pdf

(6) https://www.telam.com.ar/notas/202007/495138-presidente-participara-acto-de-apertura–hospital-la-matanza.html

Fuente: UNIDAD DE ANALISIS Y COYONTURA

Coyuntura/UCE/IIE