La marcha del 1 de Mayo fue una expresión de la capacidad de movilización de las organizaciones sociales, sindicales, de mujeres, de jóvenes y campesinos; a su vez, las marchas del movimiento indígena contra la explotación minera y en defensa de la vida marcan un nuevo momento en el desarrollo y fortalecimiento del rol de la organización social en la vida del país.

Esta recuperación viene de atrás, desde el combate al autoritarismo de Correa en los años 2014 y 2015.  En este último año las organizaciones sociales y sindicales, el FUT, el Frente Popular y las centrales de trabajadores han protagonizado importantes acciones en el desarrollo de los acontecimientos sociales y políticos.

El movimiento popular debe mantener y fortalecer las acciones que le permitan demandar del gobierno que rinda cuentas sobre sus ofertas electorales y que responda  frente a las demandas que mantiene el pueblo.

Pues no se han resuelto los problemas, ni se ha cumplido lo ofertado. En el empleo no se ha cubierto las 250 mil plazas que se ofrecieron por año, la atención al campo continúa como pura retórica. La vivienda, otro de los ofrecimientos, está muy por debajo de lo que se pudo hacer. De las 40 universidades que dijo se crearían, no hay una sola; tampoco se ha elevado la matrícula universitaria, ni se han creado los institutos superiores. No se han tomado las medidas necesarias frente a las miles de denuncias sobre abuso sexual infantil.

A partir de junio 2017 el país empezó a vivir una crisis política de la institucionalidad burguesa. En ella, las organizaciones sociales han jugado su rol realizando denuncias y movilizándose en las calles. Esta crisis detonó a partir de las revelaciones de las fechorías, los robos y demás latrocinios del correísmo. Frente a esto las organizaciones sociales han mantenido la iniciativa en la presentación de denuncias en contra de funcionarios correistas.  Esto y la presión social contra la corrupción llevaron a que sean procesados 12 ministros, que el vicepresidente de la república esté en cárcel, al igual que directivos de Petroecuador.

Fueron el FUT, el Frente Popular, la Conaie, el Movimiento Unidad Popular y otras organizaciones fueron proponentes y protagonistas de la Consulta Popular para desmontar el corrupto aparato institucional correísta, propuestas que se formularon y fueron recogidas en tres de las siete preguntas. Posteriormente propusieron los nombres de quienes debían ser los consejeros del Consejo de Participación Transitorio, dos de ellos están allí, el Dr. Julio César Trujillo y el Dr. Luis Macas.

El 1 de Mayo se mostró la acumulación lograda en este año en medio de una intensa actividad por la recuperación de los derechos arrebatados por el correísmo, por los que aún hay que seguir luchando, seguir forjando a nuevos niveles la unidad de los trabajadores, de los pueblos indígenas, de los jóvenes, las mujeres, los campesinos. Grandes temas como la deuda externa, las anunciadas privatizaciones, la lucha contra el extractivismo, la lucha por derechos y libertades como la restitución jurídica de la UNE y las reparaciones frente a los abusos del anterior gobierno, están pendientes y requieren de la organización, unidad y movilizaciones de los pueblos del Ecuador.