Por Patricio Camacho

El Estado pagará USD1.400 millones de dólares del monto que le adeuda al IESS; del año 2020 por concepto de contribución del 40% de aportación para pensiones. El Estado constitucionalmente está en la obligación de hacer este aporte; pero en el gobierno de Rafael Correa, la eliminó. Con la nueva deuda que  firmó el régimen con el FMI, se pagará éste valor.

Es decir, el gobierno no tenía el dinero para pagar ésta obligación en vista que  destinó alrededor de USD 12.000 millones para cubrir los servicios de la deuda externa, en el 2020.

Por concepto de deuda del Estado al IESS por el 40%, de pensiones; a decir de Jorge Wated, representante del ejecutivo, asciende a USD 6 700 millones. Lo primero que hay que saber es si el monto de USD 1 400 millones serán en bonos negociables, en efectivo o con que figura financiera. Si es en efectivo; recordemos que una parte se destinará a las inversiones del fondo de Invalidez Vejez y Muerte; en suma; se comprará bonos del estado.

Para concretar, de esos USD 1 400 millones, una parte regresará a las arcas del Estado. ¡Mesa¡ En el tema del desfinanciamiento del Fondo de Desempleo; en vista que se destinó ilegalmente el 1%  de éste fondo; que es alimentado con el 2% de nuestro aporte; que suman alrededor del USD 260millones; Wated señala que en el 2020 se destinó “solo USD 20millones”. La misma lógica de Rafael Correa, que decía “que el fondo de IVM era superavitario…” Y miren lo que causó: un bache financiero y económico, al eliminar el aporte del 40% para pensiones; que lleva al IESS a la quiebra técnica de éste fondo. El referido funcionario dice que las nuevas afiliaciones de Afiliaciones Voluntarias AV, que suman 350.000; a partir de agosto 2020; compensan los egresos dados en el Seguro de Desempleo. Pero no dice que en medio de una espantosa crisis económica, el desempleo seguirá en aumento y no compensará los montos de las AV, que son por una Salario Básico Unificado SBU.

El otro elemento que esgrime el gobierno, es que el ingreso de USD 7 000millones, a la economía nacional; por concepto de Deuda Externa con el FMI; dinamizará su evolución. Y fruto de ello, habrá empleo…El tiempo lo dirá. Y sobre el tema de salud? Como dice nuestra gente; Wated, al responder sobre la deuda de salud al IESS, “ahí es cuando la puerca tuerce el rabo”. Así es; la pandemia le costó al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social USD 50 millones. Una parte de sus 36.000 empleados del área médico y administrativo; la enfrentan. Pero el régimen rehúye el debate sobre los USD 3 500 millones que le adeuda por éste concepto y se escuda en que es una “deuda vieja”. ¿Por ello no hay que pagarla? Lo que no dice es que se acrecentó por las políticas populistas de “saludar con sombrero ajeno”, de Rafael Corea que creó servicios sin financiamiento. Pero el negocio, los “business”; como dicen estos nuevos jóvenes enquistados en las esferas del poder; que imitan el modus operandi de la corrupción; ayer con Correa, o con el PSC, o junto a los Bucaram: está a la orden del día.

En esta línea, se está proponiendo hacer “el último golpe” y realizar una sola adquisición de medicinas e insumos. Cuánto destinarán para ello; cuál será la comisión; Negocios, negocios…