Por Ing. Mariano Santos N.

El decreto ejecutivo 1054,  publicado supuestamente para liberalizar los precios de los combustibles, en uno de sus considerandos, señala:

«Qué, en virtud del Decreto Ejecutivo No. 894 que derogó el Decreto Ejecutivo No. 883 de octubre de 2019, las carteras de Estado de Economía y Finanzas y de Energía y Recursos Naturales no Renovables han realizado el análisis orientado al ordenamiento de la política de subsidios, desarrollando alternativas para la protección permanente de los grupos vulnerables de la población»;


¡Que mentira más grandota!

Lo que sí está claro, según este decreto, es la gran cantidad de fórmulas, frases inconexas, números, letras, que es difícil de entender; a lo mejor, ni siquiera los mismos que la hicieron, la entienden… Te invito estimado lector a que te des un paseo en Internet para que revises este malhadado decreto y puedas constatar lo que aquí señalamos.

Según ese decreto, por ningún motivo el valor del galón de las gasolinas extra y extra con etanol para venta en terminal o en las abastecedoras podrá bajar de $1,409821, que es el valor base de inicio de esta nueva política de precios. Al sumarle primero el 12 % del Impuesto al Valor Agregado ($0,16917852) y luego el margen fijo de comercialización de las distribuidoras ($0,171), nos dará como resultado que el valor mínimo del galón de este tipo combustible para venta al público será de $1,75, mientras siga vigente este decreto, así el precio del barril de petróleo caiga.

Igual ocurre en el caso del diésel 2 y diésel Premium automotor, en los cuales el precio de venta en terminal o en las abastecedoras no deberá bajar de $0,770535, que sumándole primero el 12 % del Impuesto al Valor Agregado ($0,0924642) y luego el margen fijo (que es diferente al margen de las gasolinas) de comercialización de las distribuidoras ($0,137), nos dará como resultado que el valor mínimo del galón de este tipo combustible para venta al público no podrá bajar de $1,0 mientras siga vigente este decreto.

Igualmente establece un sistema de bandas, en donde los precios fluctúan; para el sistema de regulación de precios se define un límite de variación mensual por, entendido como el ancho de la banda, que es de +/- 5 %», aunque no queda muy claro en el caso de una abrupta subida del precio del petróleo, cuyo caso, al parecer, se focalizaría en los subsidios de acuerdo a declaraciones del propio ministro René Ortiz.

De esta manera y, en forma por demás «generosa» y graciosa, los precios de las gasolinas extra y eco país y, del diésel bajan de precio, en plena pandemia y, cuando el Ecuador justamente más necesita de recursos económicos. ¿Qué esconden?, ¿Que está por detrás de esta medida? En una de sus últimas ruedas de prensa, Moreno declaraba… «Pensamos que era el momento más oportuno para sincerar el precio de gasolina; porque las personas estaban pagando más que los precios internacionales, y creemos que eso no era dable en un momento que se necesitaba…»

Claro, se aprovecha del momento oportuno, es el verdadero oportunismo para implementar otro GARROTAZO a la población… Lo que sí es cierto es que estamos frente a un gobierno en franca descomposición, con corrupción y mentiras por doquier…

Al parecer, estarían haciendo los «deberes» comprometidos con el FMI, pero unos deberes muy mal hechos, como lo vamos a demostrar aquí.

 En primer lugar, el gobierno quiere poner los precios de los combustibles de acuerdo al mercado internacional, pero en realidad, los mismos (exceptuando el diésel) deberían ser muy inferiores a los que señalan.

Así, por ejemplo, en la segunda quincena de marzo de este año las gasolinas, al por mayor, en EEUU se cotizaron en $0,48 el galón [1]. Vale precisar, que los precios del crudo, que tienen una íntima relación con la de sus derivados combustibles, tuvieron los menores precios en el mes de abril, precisamente en el que se dio algo inusual con los precios negativos; los precios de marzo son equivalentes a los de ahora del presente mes de mayo.

Sin embargo, analicemos esto de los precios desde otro ángulo, desde las propias refinerías norteamericanas, con el siguiente ejercicio aritmético muy sencillo: en la semana (días hábiles) del 18 al 22 de mayo el precio del barril del crudo WTI redondeó los $32 por barril. El margen de refinación promedio en los Estados Unidos está en $10; y, el flete de un barco que traiga el producto refinado (gasolinas y diésel) desde Norteamérica está en $1,0 el barril.

Suma total: precio del crudo (32) más margen de refinación (10) más flete (1) = $43 por barril.

Pero, un barril tiene 42 galones; por consiguiente, el precio por galón estaría en algo más de

$1,0. Si a este valor, sumamos el 12% del IVA y el porcentaje que reciben las comercializadoras, por estos 2 rubros, que no superan los $0,20, el precio promedio de los combustibles gasolina extra, gasolina eco país, gasolina súper y diésel) no debería exceder $1,20, que reiteramos, sería el promedio de los combustibles mencionados.

Entonces y, si aceptamos que el diésel cueste $1,0 en las gasolineras, es decir inferior al precio promedio aquí establecido, el resto de combustibles, las gasolinas extra, eco país y súper no deberían costar más allá de $1,40 el galón; pero resulta que las dos primeras han bajado solamente $0,10, en forma por demás hipócrita y falsaria, a 1,75 y la Súper se mantiene en 2,50 y, esto no es liberar los precios de acuerdo al mercado.

Entonces, no es como dice Moreno, que con este decreto ejecutivo se van a transparentar precios; más bien, por el contrario, es una medida, reiteramos, hipócrita, falsa y, pretende, con esto de las bandas, en donde en solamente la banda inferior (la que podría beneficiar al usuario, al descender los precios en los mercados internacionales como es el caso ahora) es la que tendría límite y, no la superior, al liberar ahí si los precios cuando exista una subida abrupta del petróleo.

Lo anterior, se parece a otro golpe infligido en estos días por Moreno a los sectores populares, a los trabajadores, cuando les rebaja el sueldo y, por el contrario, a los grandes grupos económicos no les toca un pelo…

Ha sido el propio ministro de energía quien en varias entrevistas con medios de comunicación habla de una banda inferior prácticamente inamovible, pero, habla también de una banda superior movible, es decir en el caso de una subida estrepitosa de los precios del petróleo que según el propio ministro, allí sí se instrumentaría una focalización de los subsidios…

Cierto es que los precios del petróleo se mantendrán por un buen tiempo en valores bajos, como los actuales pues el regreso a una vida “normal” luego de la pandemia no va a ser como el de antes; la demanda de derivados ha bajado considerablemente en el planeta entero.

Sin embargo, hay eventos políticos inesperados o provocados expresamente que pueden degenerar en una subida abrupta de los precios. Es precisamente lo que hubiera ocurrido (aunque todavía no se descarta la posibilidad) en estos días, cuando cinco grandes buques tanqueros partieron desde Irán, hacia Venezuela llevando millones de barriles de gasolinas a este país. Venezuela al igual que Irán están sometidos al chantaje y sanciones por parte EEUU y su presidente Trump, quien tiene actitudes verdaderamente gansteriles con amenazas a diestra y siniestra. Desde que salieron esos cinco grandes buques, Trump no cesaba en amenazar, hasta que llegaron los 2 primeros buques a Venezuela, escoltados por aviones, lanchas rápidas etc. de la guardia militar venezolana este 23 y 25 de mayo; falta todavía el arribo de los 3 buques restantes y cualquier cosa puede pasar, pues esos buques salen al Mediterráneo, atraviesan el estrecho de Gibraltar, atraviesa el Atlántico y al llegar al Caribe, se encuentran con un mar totalmente militarizado (con el consabido pretexto del combate al narcotráfico) con numerosos barcos de guerra, portaviones, lanchas torpederas, etc. norteamericanas a los que se han sumado otras embarcaciones militares europeas de la OTAN.

Un incidente aquí en el Caribe o, en el golfo pérsico, haría subir el precio del petróleo…

En ese malhadado  decreto, existen otras cositas. El ministro habla de un monopolio del Estado. Pero lógico, se trata de un bien estratégico; en el mismo EEUU, – del cual son sus adoradores no sólo el Presidente de la República sino sus ministros -, el petróleo y sus derivados son estratégicos y el propio gobierno norteamericano interviene en muchas áreas, como por ejemplo en la propia extracción, la exploración, comercialización etcétera; es decir,  que los norteamericanos intervienen en todas las fases de la industria hidrocarburífera, no se diga en el mercado de los precios.

En nuestro País, los intermediarios, que han intervenido toda la vida en la industria petrolera y que son los principales responsables en conjunto con los diferentes gobiernos de turno del gran desbarajuste, corrupción y destrucción de la industria, intervienen, entre otras cosas,  en la comercialización de los combustibles, concretamente en la importación de los mismos y se estima que ellos manejan aproximadamente un 70% del mercado, es decir, ellos imponen los precios, ellos imponen lo que les viene en gana y ahora, con el decreto,  según lo declara el propio ministro,  se les da carta abierta para que se hagan cargo, ya no del 70% sino de la totalidad de las importaciones es decir la privatización total de la comercialización internacional de derivados.

Actualmente, algo inaudito, jamás antes registrado en la historia de nuestro País, se da con las tres refinerías existentes que están ¡CERRADAS!, Esmeraldas, Santa Elena y Shushufindi . En el caso de Esmeraldas, evidentemente no sólo que allí hubo sobreprecios gigantescos, sino que el trabajo propiamente técnico fue un fraude, una estafa, por eso esa refinería no funciona. En el caso de la de Santa Elena, dicen algunos voceros oficiales que es para proteger la vida de sus trabajadores, pero como estamos frente a un gobierno tan mentiroso es difícil creer. En el caso de la tercera refinería, la de Shushufindi, no se ha dicho absolutamente nada  sobre cuál es la razón de su cierre.

Es en este panorama siniestro que el ministro insiste en la privatización de la refinería de Esmeraldas y, al mismo tiempo, habla de la construcción de otra refinería… ¿En qué condiciones?

“Tan bien” han realizado su «trabajo» esos intermediarios, privatizadores, ligados al poder económico-político nacional y transnacional, a los diferentes gobiernos de turno, que ahora ellos podrán demostrar muy fácilmente que importar combustibles desde el exterior es mucho más barato que producirlos en las refinerías hoy cerradas del Ecuador e intentarán por todos los medios, que ese cierre sea definitivo.

Notas.

[1]- Caída histórica en los precios de la gasolina ‘estrangula’ las refinerías de Estados Unidos, BLOOMBERG / DAVID MARINO, 24/03/2020.

https://www.elfinanciero.com.mx/economia/gasolina-mas-barata-desde-1999-estrangula-las-refinerias-de-estados-unidos