Por Mariano Santos N.

A través del decreto Ejecutivo 95, emitido este 7 de julio, el presidente Guillermo Lasso anuncia su plan de acción para los próximos 100 días en la industria hidrocarburífera.

En el mencionado decreto, se puede apreciar con toda claridad, el deseo ferviente de que el capital privado, principalmente extranjero sea el protagonista y, por ende, el que se haga cargo prácticamente de toda la industria. Igualmente y como en algunas partes del mismo, habla de la seguridad jurídica que debe proteger esas inversiones.

Al ser fundamental esa inversión privada significa que la misma intervendrá en todas las fases de la industria hidrocarburífera, es decir: Exploración-producción, refinación, transporte y comercialización. Analicemos entonces, los alcances del mencionado decreto.

1- Exploración – Producción

La exploración petrolera quedaría en manos exclusivas del capital extranjero pues en ningún momento se habla de la actividad de esta fase en la empresa estatal.En lo que respecta a la extracción producción petrolera, nos remitimos textualmente a lo que dice el decreto…

“Identificar los campos productivos que la Empresa Pública de Hidrocarburos del Ecuador EP Petroecuador debe delegar a la iniciativa privada para su reactivación e incremento de producción”.

Más adelante se reitera en el mismo decreto…

“Remitir  a la Presidencia de la República un proyecto de Ley Reformatoria a la Ley de Hidrocarburos que permita delegar a empresas petroleras de reconocido prestigio internacional, en concursos licitatorios competitivos y transparentes, campos en producción a cargo de la Empresa Pública de Hidrocarburos del Ecuador EP Petroecuador y de esta manera obtener recursos económicos suficientes y superar las limitaciones técnicas existentes…»

En la actualidad existen únicamente dos campos petroleros que todavía maneja Petroecuador: Sacha e ITT (Ishpingo-Tiputini-Tambococha). El resto está en manos privadas, principalmente extranjeras.

Así, Correa privatizó 22 campos petroleros (en realidad son más, lo que pasa es que en algunos contratos, él mismo entregó en «combo» varios otros campos, bajo la figura jurídica de servicios específicos con financiamiento).

Hay otros 16 contratos que están bajo la figura de Prestación de servicios, que ahora según el decreto, se intenta cambiar a la figura de participación.

En estos 16 contratos de prestación, el Estado paga una tarifa, la cual en casi todos los casos es sobredimensionada, en perjuicio del País.

El año anterior, cuando los precios del crudo estuvieron deprimidos todos los ecuatorianos tuvimos que subsidiar a las petroleras, acumulando una deuda de más de $1.200 millones, cifra exacta que hasta ahora no se da a conocer. En la actualidad, los 2 últimos campos que todavía maneja Petroecuador, Sacha e ITT, generan utilidades del orden de los $2.200 millones anuales, que sería la pérdida para el País en caso de que esas intenciones se concreten. 

Sin embargo, hay otra forma de  analizar las cosas…

Al comparar el costo de producción en Sacha (que maneja Petroecuador), que es de $9 por barril, con la tarifa que se paga en el bloque 61(manejado por una transnacional) que es de $26, podemos apreciar muy claramente que hay una diferencia abismal, que significa $17 por barril, lo que a su vez se traduce en una diferencia (realmente pérdida) de algunos centenares de millones de dólares anuales…

Para variar, vale decir, como un pequeño comercial que en apenas 44 días de gobierno de Lasso, hay una baja de 6.700 barriles diarios.

Esa es la táctica, para insistir en el slogan neoliberal, que lo público no vale, solo lo privado es lo eficiente; no importa si lo público es manejado por los privados…

2- Refinación

En el decreto se señala…

«e) En el término de sesenta (60) días, el Ministerio deberá revisar y reportar a la Presidencia de la República, el estado integral de funcionamiento de todas las refinerías de la Empresa Pública de Hidrocarburos del Ecuador EP Petroecuador, así como los procesos licitatorios de gestión delegada a la iniciativa privada, que permita identificar el estado de situación de todo el sistema de refinación público y adoptar las decisiones pertinentes que permitan alcanzar los mejores beneficios para el Estado».

Es decir, que Lasso se ratifica en sus declaraciones del 23 de mayo último en un foro, en donde anunciaba la privatización de las 3 refinerías existentes, Esmeraldas, Shushufindi y Santa Elena.

Hay que aclarar sin embargo, que no se dice nada sobre el proceso de privatización de la refinería de Esmeraldas, iniciada en el gobierno de Moreno, en el que solo existía un solo oferente y que le costaría al Ecuador la friolera de $3.000 millones, echándose a la basura $2.369 millones “invertidos” en la misma refinería…

 3- Transporte y Comercialización

Según el decreto, se dispone…

“reducir ineficiencias y costos en las áreas de industrialización, transporte y comercialización de hidrocarburos…”

Más adelante dispone,

“En el término de sesenta (60) días el Ministerio deberá revisar y reportar a la Presidencia de la República, el estado integral de funcionamiento de todo el sistema de transporte de hidrocarburos, que permita identificar el estado de situación de todo el sistema a fin de promover proyectos de inversión que permitan su mejora y optimización”.

Si bien no se lo señala abiertamente, el transporte también tendría el mismo fin, es decir, entregarlo a la EFICIENCIA del capital privado.

Entonces, el oleoducto (Sote) y toda una red de poliductos que existen a lo largo y ancho del Ecuador estarían en la mira.

La comercialización, principalmente de los combustibles, ya está privatizada, por obra de su antecesor Moreno, lo cual va en la misma onda  de la subida mensual del precio de los combustibles (mediante decreto del mismo Moreno)  que Lasso se niega a anular o rever, para ponerlos a precios internacionales (actualmente en EEUU, la gasolina es más barata (menos de $3 el galón) respecto a la súper nuestra, que vale más de $3 y que es de inferior calidad a la norteamericana.   .

Pero, como todo lo que huele a estatal apesta, el decreto también establece…

“   Iniciar de manera prioritaria e inmediata la venta de todas las estaciones de servicio de la Empresa Pública de Hidrocarburos del Ecuador EP Petroecuador, y revisar los Contratos de Distribución existentes a fin de determinar su finalización”.

En otras palabras, se trata de vender las gasolineras propias, que están en las fronteras con Colombia y Perú (son 45) y aquellas que tienen franquicia (son 206) con Petroecuador. 

4- Lo que se olvidaron

Las preventas de crudo y derivados, iniciadas por Correa y continuadas por Moreno  han estado plagadas de actos de corrupción, con gigantescos y multimillonarios perjuicios al País

¿Por qué no se hace una auditoría de las preventas?

Por otro lado, cuando en el planeta entero, la gran mayoría de países y las propias transnacionales y estatales petroleras comienzan a desarrollar las energías alternativas, renovables, aquí en este plan de los 100 días no se dice una sola palabra al respecto.

5- ¿Desaparición de Petroecuador?

Una de las disposiciones del decreto 95 señala…

Remitir a la Presidencia de la República un proyecto de reformas legales necesarias y conducentes, para que la Empresa Pública de Hidrocarburos del Ecuador EP Petroecuador pueda captar recursos del sector privado para su operación y funcionamiento, con el fin de generar una empresa estatal eficiente, con estándares internacionales…”

Es decir que, Petroecuador se alista para cambio de pública a empresa por acciones.

Pero, ¿para qué quieren privatizar una parte de Petroecuador si con todo lo señalado aquí, es decir ENAJENAR todas las fases de la industria hidrocarburífera, Con el consiguiente multimillonario perjuicio al país, ya no tendría sentido la existencia misma de la empresa pública?, pues el decreto 95 es prácticamente el Acta de Defunción de Petroecuador.

Se entiende entonces las palabras del ministro Juan Carlos Bermeo, hace pocos días en el programa “regresando con Andrés Carrión” del 6 de julio último quien decía estar preocupado de cómo VENDER EL ECUADOR…

¡Prohibido olvidar!, Lasso es un presidente ¡ILEGÍTIMO!, fruto del FRAUDE.

¿Quién le ha autorizado a vender los activos que nos pertenecen a todos los ecuatorianos?

¿Asistimos al nuevo FERIADO, ya no bancario sino PETROLERO?