Por: Remo Cornejo Luque

Cuando las cifras no cuadran, entre el número de contagiados por el COVID-19 y el número de cadáveres que asoman a diario, el gobierno de Moreno plantea ampliar el toque de queda en la provincia del Guayas.

Al respecto, vale indicar que el principal responsable de lo que está ocurriendo en el Ecuador es el gobierno ya que no pudo o no le dio la gana de tomar las medidas necesarias, apenas se declaró PANDEMIA a nivel mundial, para blindar las fronteras.

Luego, Moreno y su gabinete, han demostrado una espantosa insensibilidad humana y una franca devoción al cumplimiento de los compromisos chulqueros internacionales con el FMI. Priorizó el pago de los Bonos 2020 para favorecer a los tenedores de estos papeles con la bicoca de $ 185 millones. Se opone a declarar la MORATORIA de la DEUDA que permitiría contar con $ 12 mil millones presupuestados en este año para pago de servicios y capital de la Deuda y ponerlos a disposición para salud y alimentación popular. Por esta razón el Ministro Richard Martínez debe salir de esta cartera del Estado.

Moreno y su gabinete, se han desnudado de cuerpo entero, al facilitar a los empleadores la forma de contratación y pago de salario, a propósito de la emergencia sanitaria. Es más, se vienen dando despidos masivos de trabajadores de la ciudad y el campo, con el visto bueno del Ministerio del Trabajo.

Este gobierno insensible, inhumano y antiobrero, al igual que hizo Correa en la emergencia del terremoto donde se robó a costa del sufrimiento y angustia popular, hoy lo hace también en la emergencia sanitaria. Asoman los sobreprecios de las mascarillas en varios hospitales del IESS; aparecen  respiradores embodegados cuando se cambia al Gerente en el Teodoro Maldonado Carbo; persiste la mala atención en los hospitales del IESS por la falta de personal; se da la ampliación de contrato con la empresa de limpieza BETTER CLEANNING, de la cual todo el personal médico, paramédico, administrativo y de servicio del Teodoro Maldonado se quejan por el mal servicio (se dice que el contrato anual es de $ 2.5 millones); se contrata empresa de publicidad por $ 1.5 millones. Por esta y muchas razones más, es que debe salir Paúl Granda y su anillo de corruptos.

Hoy, cuando la emergencia sanitaria se le va de la mano, pretender ampliar el toque de queda, sin medidas compensatorias. Esto es criminal, exigir que los guayacos se queden en casa, en esos grandes cinturones de miseria, barrios marginales. Para que eso suceda se les debe dotar del Bono de la Emergencia y de Kits de Alimentos. Solo así nadie saldrá y solo así combatiremos y venceremos al COVID-19.

Felizmente el pueblo está abriendo los ojos y sabemos quienes quieren la vida y salud de la población y quienes son amantes del dinero y la corrupción.