Por Mariano Santos N.

La prensa nacional acaba de denunciar un nuevo acto de corrupción en las preventas petroleras. La «novedad» estriba en que las preventas se realizan no solamente con crudo, sino también con derivados.

Sin embargo, vale señalar que esto no es nuevo, pues la denuncia sobre las preventas en combustibles apareció ya a mediados del año 2017, pero que la justicia ecuatoriana no le prestó atención.

Ahora que la denuncia sale en los propios Estados Unidos, la justicia ecuatoriana como que intenta hacer algo.

Y, no es que la justicia norteamericana sea una maravilla, pues allá viven algunos ratones; allá están los Isaías, los Ortega, Jamil Mahuad, Carlos Pólit, Dalito, Pedro Delgado y quien sabe quiénes más.

La justicia de EEUU, revela haber capturado a un señor Aguilar, alto ejecutivo de una empresa suiza, asentada en Norteamérica, llamada Vitol, que a base de coimas pagadas a funcionarios de Petroecuador y del ministerio de energía, obtuvo un contrato para entregar un préstamo  al Ecuador por $300 millones, al 6,85% de interés anual,  a cambio de recibir 17,1 millones de barriles de fuel oil, que serían entregados en varios embarques durante un período de 36 meses, a partir del 1 de enero de 2017 hasta el 30 de junio de 2019. Vitol a su vez, utilizó como fachada en Ecuador a una empresa aparentemente estatal, la Oman Trading.

Vitol ya fue sancionada en USA, con una multa de algo más de $135 millones.

Entre 2015 y julio de 2020, esa empresa acordó ofrecer y pagar cerca de $ 1 millón en sobornos a funcionarios de Ecuador. En apoyo de este esquema de soborno, Vitol y sus conspiradores celebraron acuerdos de consultoría falsos, establecieron empresas fantasmas, crearon facturas falsas para supuestos servicios de consultoría y usaron cuentas de correo electrónico con alias para transferir fondos a compañías offshore involucradas en la conspiración, todo mientras sabían que los fondos, al menos en parte, se utilizarían para pagar sobornos a funcionarios ecuatorianos.

Si en las ya conocidas preventas de crudo, entre chinos y tailandeses, más los intermediarios, nos robaban al Ecuador entre 3 y 4 dólares por barril, en estos contratos de combustibles el robo ya es escandaloso, como veremos a continuación:

Así, si dividimos los $300 millones para los 17,1 millones de barriles de fuel oil, concluimos que Vitol le pagaba al Ecuador solamente $17,54 por barril, cuando el precio de ese combustible en los años en que duró el contrato, entre 2016 y 2019, su precio en los mercados internacionales fluctuaba entre $45 y $50 el barril; es decir, que, esto, que es un verdadero asalto a plena luz del día, significó un perjuicio de alrededor de $30 por barril(nada comparable con los tres o cuatro dólares por barril de las preventas de crudo que el País entero conoce) y, un perjuicio global por encima de los $500 millones…

Durante su administración, Correa preparó el terreno apropiado para facilitar sus asaltos; entre otras cosas, expidió la ley de empresas públicas, a través de la cual modificó la composición de los directorios de las empresas públicas, que de siete componentes las bajó a tres, eliminando entre otros al representante de las fuerzas armadas y al de los trabajadores, para facilitar entonces los negocios y tener directorios de bolsillo… De los tres que quedaron y, que son los que existen en la actualidad, uno es el ministro del ramo, otro el delegado personal del presidente de la República y, un delegado de la Secretaría nacional de planificación.

Resulta que en una primera reunión de directorio de Petroecuador en la que se resuelve aprobar este contrato a dedo con Vitol (4 octubre del 2016, luego ratificado en diciembre del mismo año) [1], presidida por el ministro de hidrocarburos de entonces, José Icaza, la misma tuvo como delegado personal de Correa en ese directorio, nada más y nada menos que a Jorge Wated, el mismo que hoy es el delegado personal de Lenin Moreno en el IESS  y, como tal preside el directorio del IESS…

Por eso, vale insistir, ¡Correa y Moreno son dos caras de la misma moneda!

Y, vale entonces poner el ojo de lo que suceda en el Iess, Biess…

En mayo del presente año en una crónica de diario el Comercio, el exgerente del BIESS(recién cesado) Vinicio Troncoso, denunciaba que el Instituto de Seguridad Social debería contar con alrededor de $48.000 millones, sin embargo entre depósitos, inversiones, aportes, etc. existen apenas algo más de $20.000 millones, es decir que habría un faltante, verdaderamente escalofriante de alrededor de $28.000 millones, monto, más de tres veces superior al del saqueo bancario de 1999 que fue estimado en algo más de $8000 millones.

Por el IESS han pasado personajes funestos como Ramiro González, prófugo de la Justicia, quien con malabares y quien sabe que otras cosas más logro crear un partido, Avanza, que en algún momento fue el segundo en el Ecuador.

Otra ficha es Richard Espinosa, quien en su momento fue nombrado embajador del Ecuador en Roma, Italia, cargo que no pudo ocupar debido a la negativa del gobierno italiano. Más tarde, Moreno nombró a su esposa como cónsul en Toronto, Canadá, con lo cual Espinosa va a gozar de largas vacaciones pues tiene una jubilación anticipada que tiene que ser investigada.

Hay una ex alta funcionaria, María Sol Larrea, que actualmente guarda prisión condenada por numerosos negociados equivalentes a varios millones de dólares.

El último presidente del Iess, Paúl Granda, tiene una serie de juicios en contra por presuntos sobreprecios en las adquisiciones de insumos médicos para los hospitales del IESS, aunque él se declara ser un angelito…

Wated, es un personaje que no tiene buenos antecedentes en la función pública, a tal punto que gremios que integran la Coordinadora de Defensa de la Seguridad en Guayas, la Coordinadora conformada por el FUT, Frente Popular, la UNE y otros gremios de militares en servicio pasivo, jubilados y trabajadores, resolvieron, en junio anterior,  pedirle al presidente Lenín Moreno su destitución.

Hace algunos días, el candidato presidencial Yaku Pérez reclamaba “tener a Wated en el IESS es como poner el queso bajo la custodia del ratón. Debemos preguntarnos por qué él está ahí”

En la época de Correa, Wated estuvo en sus inicios trabajando con Camilo Samán; primero como su asesor en la Comisión de Tránsito del Guayas, luego como secretario en la gobernación del Guayas; cuando Samán, saltó a la Presidencia de la CFN, desde donde entregó el préstamo hasta ahora impago de 80 millones de dólares para que los trabajadores de la Clementina compren al Estado esa hacienda incautada a Álvaro Noboa, Wated fue su gerente.

Según reseña diario Expreso [2], entre el 2005 y 2012 (gobierno de Rafael Correa) llegaron a constituirse 49 fideicomisos que han movido un total de $ 759,87 millones; de los cuales, se señala, 26 están paralizados o en proceso de liquidación. Uno de los factores que han impedido la recuperación de $ 265 millones que se invirtieron en proyectos que datan desde el 2005. Según ya ha contado este Diario, once de estas obras fueron administradas por la CNF desde el 2009, fecha en la que Wated se desempeñaba como gerente. 

El mismo diario señala incluso «El agujero en fideicomisos del IESS se fraguó desde la CFN»

¿Algún parecido con los $532 millones desaparecidos en el Isspol?

El hecho de que Wated haya estado en ese entonces como gerente de CFN y que ahora sea el presidente del IESS, lo pone en un conflicto de intereses. Él no podría ser juez y parte para opinar o resolver este problema. Debería dar un paso al costado, acota el mencionado diario. Pero, tampoco puede ser Presidente del Iess, ya que no cumple con dos de los tres requisitos que exige la ley: 1. Título de tercer nivel, afín a las Carreras profesionales de Finanzas. 2. Experiencias de cinco años en Finanzas o áreas académicas similares. Un tercer requisito señala: No tener cuestionamiento de orden ético. (???) te pregunto estimado lector, ¿crees tú que Wated cumple con este tercer requisito?

Más tarde, Wated fue premiado por el propio Correa con un altísimo cargo: la presidencia del Directorio de la Empresa Coordinadora de las Empresas Públicas, un organismo que creó para coordinar el trabajo de las Ep: incluía empresas como Petroecuador, TAME, Petroamazonas, la CNT y los medios públicos. Wated estuvo al frente de ese cargo desde finales del 2015.

Su gestión evidentemente no tuvo resultados decentes, según Martín Pallares [3]: «a finales del 2016, las empresas públicas acumulaban un déficit de 1 517 millones de dólares, ninguna fue modernizada y ninguna transparentó sus gastos. Esas empresas fueron uno de los principales huecos por donde se escurrieron los fondos fiscales del país».

Con la salida de Correa y la llegada de Moreno, Wated siguió en el cargo. Más tarde ocupó el Sistema de Contratación Pública y, finalmente, a Banecuador.

En Banecuador, ¿alguna relación con el ex asambleísta Daniel Mendoza?

Correa tildó de traidores a todos aquellos altos funcionarios correistas que le sirvieron y continuaron con moreno. Con Wated, ¡ni una sola palabra! ¿Por qué será?

Ahora, con el caso Vitol y las preventas petroleras, el tigre DRÁCULA tiene una raya más.

Moreno, por supuesto, no ha dicho una sola palabra, pues al parecer, ya tiene un par de carnés de discapacidad adicionales: visual y auditiva…

Los que sí tenemos la palabra, somos los afiliados al IESS, ¡Alerta!, ¡Cuidado!

Insistimos en la propuesta de realizar una consulta popular, para que el directorio del Iess sea conformado por tres partes: el gobierno, trabajadores activos y jubilados y, de esta manera, manejar nosotros la institución que nos pertenece.

Notas.

[1]- JUSTICIA DE USA TRAS “EL GORDO” DE LA CORRUPCIÓN PETROLERA. Redacción Periodismo de Investigación, La Fuente, 07 de diciembre del 2020.

[2]- Fidecomisos: Se debe investigar con Wated dando “un paso al costado”. Diario Expreso, 13 agosto 2020

 [3]- Wated, funcional a Correa y a Moreno. Martín Pallares, Cuatro Pelagatos, 24 abril 2020.