Redacción Opción

Ha fallecido un luchador y soñador por un mundo nuevo, un planeta solidario, sano, justo, donde la alegría de la vida se exprese en todo su esplendor. Julio Monsalvo, fue un médico  argentino especializado en pediatría, con diplomado en salud pública y maestría en ciencias, es colaborador del consejo internacional por la Salud de los pueblos, Cono Sur. ,ilitante social y político, activo miembro del Movimiento Mundial por la Salud de los Pueblos; coordinador del Programa Salud Comunitaria: Suma de Saberes y Haceres para el cuidado de la Salud Integral, del Ministerio de Desarrollo Humano de la Provincia de Formosa, Argentina.

Desde hace décadas vive y desarrolla sus trabajo en el norte del país con comunidades campesinas y pueblos originarios promoviendo el diálogo intercultural, valorando las prácticas autogestivas y proponiendo la atención primaria de salud de los ecosistemas. Fue profesor en la Universidad Interaccionar de la Salud de los Pueblos, en organizaciones populares, de trabajadores, técnicos y profesionales, era  invitado en forma repetida por distintas universidades para cursos de grado y posgrado de distintas disciplinas.

Fue un divulgador científico, escribió y co-escrito varios libros y artículos publicados en distintos medios y países. Difundió la Alegremia como expresión de la salud y la felicidad humana teniendo satisfechas sus necesidades esenciales: Agua, Aire, Alimento, Albergue, Amor, Arte, y que, para ello es vital la defensa de los ecosistemas.

Hoy “su vida ha transmutado, su energía ahora estará alimentando otras vidas, tal vez en las flores, plantas o animales del norte de su querida Argentina” y en el caminar de las organizaciones del Movimiento Mundial por la Salud de los Pueblos, señala, Ricardo Ramírez, presidente del Frente por la Salud de los pueblos capitulo Ecuador.

Julio defendió la vida en todas sus expresiones, rechazó siempre la acción capitalista, destructora, extractivista, que genera violencia muerte y extinción.

“La vida nos invita a ser revolucionarias y revolucionarios por la vida aquí mismo, donde somos, estamos y trascendemos” y Julio lo fue sin duda. Desde este espacio nos solidarizamos con su familia y nos despedimos con sus característica consigna  “Hasta la Victoria de la Vida Siempre”, Julio Monsalvo.