Por Luisa Pita*

Cuál es su análisis de la palabra Humanitaria?

Sobre su significado el Ejecutivo y la Asamblea Nacional han olvidado a los mandantes, bueno en algunos de los casos, fueron puestos e impuestos; al parecer  están en una curul que ganaron en un sorteo de lotería bien jugado.

Una actitud evidente de beneficiar a grandes empresarios y aplicar con tinta de sangre de los trabajadores la receta que viene exigiendo el Fondo Monetario Internacional.

Insistiendo en quitar presupuesto a la educación, permitiendo en el capítulo  III,  de la mal llamada Ley Humanitaria, una serie de acciones que permiten al patrón disminuir salarios, despidos a su libre albedrío, definir que el tiempo de emergencia sanitaria sean contado como vacaciones, no hay coherencia del cómo llegarán a «acuerdos» si el patrón tiene la última palabra… Son algunas de las perlas de la «benévola»  Ley Humanitaria.

Los artistas como parte activa de la sociedad ecuatoriana no podemos callar y aceptar este retroceso de derechos laborales.

Si siendo un sector vulnerable del país, no podemos asumir está situación de manera indiferente.

Si queremos verlo desde una óptica externa, son nuestro público, los que se identifican con nuestras canciones, obras, pinturas, poemas, los que se verán afectados;  y entre ellos estará siempre un hermano, cuñado, primo, tío, sobrino o hijo. 

No es verdad que no nos afecta.

Esa premisa de que ese es un problema de otros no cala en nosotros.

Hoy más que nunca unidos y solidarios.

No permitiremos que so pretexto de la emergencia sanitaria se vulneren derechos y se meta la mano al bolsillo del pueblo ecuatoriano.

Se priorizó el pago de deuda externa, se permite el robo descarado a través de sobreprecios en instituciones del Estado, mientras se quiere obligar a los trabajadores no sólo a poner el hombro, sino los muertos y vaciar sus bolsillos.

El arte no sólo es para divertir sino también para mover conciencias.

*Vicepresidenta UNAPE / Presidenta FAP Guayas