Por Gustavo Báez Tobar*

El 12 de Febrero de 1938, el General Alberto Enríquez Gallo, Jefe Supremo de la Nación, firmó el Decreto de Cantonización de la parroquia de Atuntaqui, que en ese entonces pertenecía a la jurisdicción de Ibarra. El nombre de ANTONIO ANTE fue escogido para perpetuar la memoria del gran prócer de la Independencia, que había nacido en Urcuquí.

 El Decreto correspondiente de erección cantonal señalaba el 1 de marzo, como el inicio de la emancipación política  y administrativa del flamante Cantón, con las parroquias urbanas de Atuntaqui y Andrade Marín, y las rurales: San Francisco de Natabuela,  San José de Chaltura y  San Roque, a las que se sumaría posteriormente, Imbaya;  no obstante, el Primer Concejo Municipal solo pudo instalarse el 2 de Marzo, siendo su Primer Presidente el ilustre prohombre anteño, que había liderado los ideales de cantonización, Sr. JULIO MIGUEL AGUINAGA DÁVILA, e integrado además por: César Frixone, Vicepresidente; Jesús Amable Vinueza, Daniel J. Velalcázar, Leonidas Montalvo, Manuel Meneses y Emiliano Ávila.

Así, el 2 de Marzo,  pasó a ser la fecha histórica que todos los años se la celebra con los honores, pleitesía y júbilo de un pueblo que había trabajado denodadamente por su emancipación.

Atuntaqui, históricamente rezuma un cúmulo de hechos que nos permiten trasladarnos a épocas preincaicas e incaicas, pues, nada menos que se convirtió en la fortaleza principal donde el valeroso Cacha  resistió a los invasores sureños, que se adueñaron de su suelo. Luego de la muerte del Shiry Cacha a manos de las huestes de Huainacápac,  el pueblo Cara no se dio por vencido,  y proclamó a la bella princesa Pacha como nueva soberana. Para pacificar estas tierras hubo de realizarse el matrimonio de la flamante Reina  con el invasor Huinacápac. Fruto de esta unión fue Atahualpa, nada menos que el padre de nuestra nacionalidad. Orozcotola, Pupotola, Pailatola, son fehacientes vestigios de esa recordada herencia incásica.

Ahora Atuntaqui con sus parroquias, es el Cantón ubicado en el corazón de la Provincia de los Lagos. Se ha destacado como un pueblo pujante y trabajador; desde que en 1924 se instalara la Fábrica Textil Imbabura, emergió como centro   fabril, hasta que la empresa desapareció a finales de la década de los 50, para luego constituirse en el asiento de pequeños y grandes talleres de tejeduría y confección, abierto a los mercados nacionales, y hoy luce como vitrina mostrada al mundo de la moda debido a la diversidad de artículos de variados modelos y colores.

  CANTO A ATUNTAQUI

En la senda de honor encontraron

Atuntaqui, tus hijos la gloria,

con tesón fabricaron la historia

de un pueblo viril y constante.

Tu grandiosa efemérides canto

 con el alma de amor encendida,

para exaltarte tierra querida

en jubilosa celebración.

Ubicada en el centro del Imba

donde Cacha erigió su realeza,

nos legó con valor su grandeza

la indómita raza de su ser.

 Por difíciles rutas del Ande

la arriería con esfuerzo profundo,

fue abrazo hermanado hacia el Mundo

que la Patria enaltece hasta hoy.

Nuestros padres hundieron raíces

en los surcos profundos del tiempo,

y ellas son un feliz argumento

de incansable y noble acción.

Elevaron al cielo las preces

con incienso y tenaz laboreo

esmaltaron de frutos el suelo;

del trabajo hicieron: su religión.

A un centro fabril entregaron

mil abejas, su amor y constancia,

fue inmensa…y tanta constancia,

que sabor a dicha tuvo el pan.

La colmena creció…y los sueños…

en sus mentes febriles surgieron;

ansias de libertad devinieron:

ser Cantón grande…entre mejores.

Fue AGUINAGA, JULIO MIGUEL,

el patricio ilustre, que el pendón

libertario, puso en la cumbre,

de la lucha por noble ideal.

Fue Enríquez el Jefe Supremo,

que el Decretó firmó: ¡Gran Prohombre!

para honrar de Antonio Ante el nombre

que orgulloso ostenta el Cantón!!

       ¡Loor, pues, al industrioso y emprendedor Cantón Antonio Ante!

*Miembro del Centro Cultural “Antonio Ante”