Por Redacción Opción

La presión de varios sectores porque la ciudad de Quito pase de la fase de semáforo rojo a amarillo ha causado preocupación en varios sectores sociales académicos y políticos de la ciudad, algunos de las cuales han manifestado que debe haber ciertas condiciones y más precaución a la hora de tomar esta decisión. En este sentido; Natacha Rojas, directora de Unidad Popular de Pichincha, hizo llegar una carta al alcalde Jorge Yunda, que señala lo siguiente:

El COVID19 no conoce fronteras pero sí clases sociales, todos podemos contagiarnos pero los más afectados son los pobres, un claro ejemplo son los niveles de contagio y fallecimientos en Guayaquil y Quito.

El cambio en la política de “aislamiento social” a “distanciamiento social”, debe realizarse en base a estudios e informes científicos, siempre poniendo en primer lugar  la vida de las personas y no los intereses del gran capital.

Todos somos conscientes de la crisis económica que atraviesa el país, sin embargo resultan inhumanas las presiones de los grandes grupos económicos y del gobierno nacional, para reactivar la economía, apostándole a la inmunidad rebaño, sin importarles cuantos trabajadores de la ciudad y del campo mueran en ese camino.

Usted señor Alcalde, tiene una gran responsabilidad con el pueblo de Quito, por ello consideramos fundamental que para la definición de nuevas políticas en torno al “distanciamiento social”, se considere las principales recomendaciones de la OMS y de varios epidemiólogos de nuestra ciudad:

1. Que la transmisión del coronavirus esté controlada: Realidad totalmente contraria en Quito,  el 14 de mayo se registró 114 personas fallecidas y el 24 de mayo 245 personas fallecidas, en diez días un incremento del 214%.

2. Que el Sistema de Salud se encuentre en buen estado y sea accesible para toda la población: La información existente es que los hospitales han llegado al tope, que existe una ocupación total de cama de cuidados intensivos y que el personal de salud no cuenta con materiales suficientes de bioseguridad.

En este marco consideramos fundamental:

-Garantizar un Sistema Sanitario suficiente para atender la demanda de ciudadanos contagiados. Que implemente un cerco epidemiológico que permita dar seguimiento a los casos confirmados, sospechosos y probables. Con aplicación masiva de pruebas PCR.

-Impulsar una Vigilancia Epidemiológica  con Puestos Médicos de Identificación de personas contagiadas en los sectores más concurridos de la ciudad.

-Entrega de kits alimenticios, medicinas y mascarillas a los sectores más vulnerables.

-Articular con las organizaciones barriales y sociales la conformación de Comités de Salud Comunitarios.

-Dotación de agua potable a los barrios populares que aún no cuentan con este servicio básico que constituye un derecho humano.

-Reactivación económica ordenada con Protocolos que garanticen la vida de los ciudadanos.

-Educar a la población en normas básicas  como lavarse las manos, usar mascarilla, si hay síntomas hacerse la prueba y guardar cuarentena.

-Exigir al gobierno nacional la transferencia de los 210 millones que le adeuda a la ciudad producto de las transferencias mensuales y la devolución del IVA.

aqui finaliza la carta que esta fechada el 26 de mayo del 2020.