El 5 de julio del año en curso se presentó a la comunidad universitaria la revista Anales: números 374/2016 y 375/2017. Su publicación reviste un especial significado por razones académicas e históricas porque Anales es la continuación de una ilustre tradición  de la Universidad de Quito. Como expresara el Doctor Iván Oñate, director de la revista: “Recopilar el corpus que conforma Anales equivale a levantar un mapa del pensamiento y reflexión actualizados de nuestra universidad, en ciencias, en tecnología, en artes”. En su elaboración se ha privilegiado la representatividad de la producción intelectual de profesores e investigadores y ha preferido mantener el carácter misceláneo. Cabe destacar la rigurosidad en la estructura de las secciones, la pulcritud de los artículos por su calidad en el fondo y en la forma, producto de una edición experta de acuerdo a las normas internacionales para  toda publicación académica.

Es gratificante ver que Anales mantiene su imagen y ha enriquecido y diversificado su contenido, como rico y diverso es lo pensamiento universitario actual: pensamiento trascendente, profundo, reflexivo, totalizador… mas no coyuntural, ni pasajero. Anales refleja  el espíritu de la Universidad Central como una comunidad de hombres y mujeres que buscan crear y recrear el conocimiento a la vez que irradiar el espíritu de la Universidad a la comunidad nacional e internacional.

La lectura de Anales permite  penetrar en la profundidad del pensamiento de científicos e investigadores, apreciar la solidez de la academia y la continuidad de una tradición que viene desde 1883 -año que apareció el primer número de Anales de la Universidad de Quito-,  lo cual ratifica la trascendencia  del pensamiento de la Universidad Central, que tiene  profundas raíces históricas, pues, surgió como resultado del proceso histórico de formación y evolución de la República del Ecuador.

Por todo lo expuesto, es digno de destacar el esfuerzo por recuperar y restaurar la revista Anales desde el primer número, a la vez que digitalizar la colección completa desde el número 1 al 372, gracias a la diligente gestión de la Ingeniera María del Carmen Gaibor, directora del Centro de Información Integral de nuestra universidad. La colección completa se la puede encontrar en página web de la revista: www.revistaanales.com

Cuánta razón tuvo Jorge Luis Borges al afirmar que, de todos los diversos instrumentos creados por el hombre el más asombroso es el libro porque es la extensión de la memoria, el libro y la biblioteca son la memoria de la humanidad. Anales constituye la memoria de la Universidad Central del Ecuador.

Anales es la revista emblemática, la expresión de la inteligencia y fortaleza de nuestra Universidad y nuestra Patria que ha de perdurar por siempre, expresó el Doctor Fernando Sempértegui Ontaneda, Rector de la Universidad Central, quien destacó además el poder de la palabra y el significado del lenguaje, así como la delectación por la lengua, en la entrega a la comunidad universitaria de Anales. Enfáticamente expresó el rector Sempértegui: “La vida es la concreción de los sueños. Anales es la revista que nos representa, nos convoca, nos reúne a reflexionar y a trazar nuestro futuro. Anales representa el ser de la universidad y la universalidad del pensamiento”. A la vez destacó el elevado contenido teórico de los artículos, la discusión fundamentada de los problemas socieconómicos, las profundas reflexiones sobre la educación universitaria y los análisis históricos, científicos y filosóficos.

Breve visión de los números 374 y 375

Número 374: comprende las secciones: Letras y Literatura, Ciencias Sociales, Educación, Ciencias Naturales y el dossier sobre la Primera Misión Geodésica Francesa de 1736 que constituyó un importante suceso en la historia de la actual República del Ecuador y de la ciencia mundial, porque tuvo como objetivo completar la información matemática para establecer la verdadera forma de la Tierra, mediante la medición de un arco del meridiano terrestre; aventura científica en la que participaron científicos franceses, españoles y el ecuatoriano Pedro Vicente Maldonado, así como la élite de la intelectualidad que en esa época se abría a las ciencias y al pensamiento ilustrado por la influencia de las universidades quiteñas, que fueran  intermediarias del conocimiento científico europeo y los saberes surgidos en las comunidades locales; pues el conocimiento emerge en los procesos de construcción de las sociedades en las diferentes etapas de su desarrollo histórico.

En este orden de análisis es preciso destacar la interrelación de las ciencias con el  concepto global de la construcción del conocimiento científico, a lo que remarca Iván Oñate: “Es alentador para Anales, el conocer que esta visión (también nuestra) de las ciencias y las artes como disciplinas comunicantes tanto de saberes como de sus problemáticas, es la epistemología académica actual de nuestro continente”.

Número 375: comprende las secciones de Ciencias Físicas, Biología y Química, Economía, Educación, Letras y Filosofía, Ciencia y Tecnología, además del dossier en homenaje a Nikola Tesla.

La preparación de la revista  Anales 375 en buena parte le correspondió al Centro de Física, por lo cual este número “presenta un conjunto de artículos de investigación fundamentados en el quehacer científico, tecnológico, educativo, gerencial y humanista de las ciencias, resultado de la experiencia adquirida a través de varios años de labor investigativa y académica de investigadores y docentes de alto renombre de nuestra universidad y de otras instituciones de educación superior…” como puntualiza el Doctor Guillermo Terán, director del Centro de Física; a la vez que pone de relieve “el principio de autodeterminación para la producción del pensamiento y conocimiento, que consiste en las condiciones de autonomía para la enseñanza, generación y divulgación del conocimiento en el marco de la universalidad del pensamiento, del diálogo de saberes y los avances científico tecnológicos locales y globales. Los contenidos de los artículos científicos que integran la revista Anales 375 corresponden a la línea de investigación Fronteras de la Ciencia Física” -precisa Terán- y concluye: “el aporte de estas investigaciones proviene del hecho de haber sido escritas a partir de experiencias prácticas fundamentadas en saberes metodológico-prácticos y conocimientos aplicativo-crítico-reflexivos”.

Dossier: Homenaje a Tesla.

Nikola Tesla científico servio-croata nacionalizado en Estados Unidos, vivió entre 1856 y 1943, fue físico, ingeniero mecánico y eléctrico, pero sobre todo inventor genial. Fue uno de los grandes inventores que más  influyeron en el desarrollo de la tecnología, la industria y la vida moderna.  Sus inventos más importantes se sitúan en el campo del electromagnetismo, energía eléctrica por corriente alterna, sistemas polifásicos de distribución eléctrica, el motor de corriente alterna, la comunicación inalámbrica por medio de ondas de radio. Sus trabajos en ingeniería electromecánica tuvieron aplicación en la robótica, el control remoto, el radar y las ciencias de la computación… que fueron determinantes para la “segunda revolución industrial”.

Tesla realizó importantes contribuciones en física teórica y nuclear, a la vez que obtuvo varias  patentes por sus inventos de aplicación industrial.  La unidad de medida del campo magnético en el Sistema  Internacional de Unidades se denomina el tesla (T) en su honor.

Nikola Tesla fue un gran científico e inventor, pero poco conocido. Se dice que a Albert Einstein le preguntaron cómo se siente ser el hombre más inteligente del mundo. Einstein había respondido: “No tengo idea. Pregúntenle a Tesla”.  La revista Anales número 375 -dedicada preferentemente a la Física- contribuye a saldar una deuda histórica con Tesla y le rinde un merecido homenaje.

 

Congratulaciones a las autoridades de esta ilustre Casa de Estudios, al director de la revista y a los autores de los artículos de las dos recientes ediciones de Anales, con lo cual se ratifica que  la Universidad Central del Ecuador se sitúa entre las de mayor trascendencia de América Latina.

 

Quito, 3 de agosto 2018.