Redacción Opción

Quito DM, 09 de noviembre, 2021. La Unión Nacional de Educadores- E, UNE-E y la Federación de Estudiante Secundarios del Ecuador, FESE, remitieron una carta pública a la ministra de Educación, MSc. María Brown Pérez, ante el anuncio del regreso a clases presenciales en el país. La carta dice:

Mediante información difundida en la prensa nacional, estudiantes, madres, padres de familia y docentes nos enteramos sobre el plan y fechas de retorno presencial a las aulas. Esta decisión de carácter técnica y científica, suponemos cuenta con respuestas a tópicos que desde meses atrás están presentes como: ¿Con qué propuesta educativa y pedagógica vamos a retornar? ¿Con qué capacitación docente? ¿Qué asistencia deben desarrollar los establecimientos educativos luego de un período de dislocación? ¿Cuál es la propuesta de reinserción educativa para quienes salieron del sistema educativo? ¿Las escuelas y colegios están listas, con todas las garantías e insumos necesarios?

En julio de 2020, la UNICEF y el Ministerio de Educación presentaron datos importantes sobre Diagnóstico de Servicios de Agua, Saneamiento e Higiene en las Instituciones Educativas, en los que se señala: el 50% de las instituciones rurales y el 38% de las urbanas no realizan un tratamiento para el agua de beber; el 9% en área rural y el 7% en la urbana tiene una escasa disponibilidad de agua, incluyendo los casos de falta de líquido por semanas o meses; el 47% de instituciones educativas fiscales tienen un servicio apto de higiene; el 7% no alcanza el estándar de lavamanos por estudiantes y el 19% no tienen un servicio aceptable. Más del 50% no cuentan jabón y otros insumos de limpieza; el 69% de instituciones educativas fiscales tienen un servicio apto de saneamiento, el 6% necesita limpieza en sus baños, el 8% no alcanza el estándar de sanitarios por estudiantes y el 17% no tienen un servicio aceptable; en el área rural el 59% limpia los baños por los menos una vez al día y en el área urbana el 72%.

Entendemos que para tomar la decisión que Usted está anunciando, se resolvió parte de esta problemática para así brindar condiciones favorables a la infraestructura donde vamos a realizar las tareas educativas, de no estar resuelto esta realidad difícilmente se podrá hablar de programas de educación y salud integrales en el retorno presencial a las aulas.

Educación y salud son derechos indisolubles. Usted, como experta en el campo educativo, conoce que la educación potencia la salud y, a su vez, salud potencia la educación; relación que lleva a posicionar estos dos derechos humanos como inseparables y prioritarios, y mucho más ahora en el contexto de postpandemia. Esto sin dejar de señalar que es el Estado el responsable de garantizar el pleno ejercicio de los derechos humanos.

Señora ministra, desarrollamos los presentes tópicos ya que sería complejo que una niña, niño, adolescente, joven o profesor asista a un establecimiento educativo que no está en buenas condiciones para aprender, pues tendrá manifestaciones de estrés, angustia emocional o preocupaciones que le distraerán de su trabajo académico. De igual forma, la salud mental de estudiantes y docentes es una condición necesaria para lograr un buen clima escolar; es decir, un relacionamiento que sustente el proceso de enseñanza y aprendizaje, más aún en época de pandemia y de postpandemia.

Somos conscientes de la necesidad de volver a las aulas, laboratorios, bibliotecas, centros de prácticas, patio, comunidad ya que ahí el docente conoce a sus estudiantes y su evolución académica de manera objetiva, y el niño, niña, joven puede socializar bajo el espacio educativo y mediante el proceso de enseñanza y aprendizaje. Esta necesidad y la decisión adoptada por su Cartera de Estado – Gobierno, demanda dejar de lado la improvisación y pensar que se trata de ubicar solo fechas; demanda replantear las políticas educativas y la organización institucional para garantizar atención a la salud física y psicológica en las instituciones educativas, condiciones laborales que reflejen el interés por el bienestar y la seguridad de los actores  educativos, trabajo que privilegie las necesidades humanas antes que los objetivos instruccionales, mejorar la relación entre docentes y padres/madres de familia en favor del interés superior del niño/a, formación docente en estos temas y tratamiento de las diferencias humanas en los centros educativos y presupuesto económico necesario para enfrentar todas las demandas y problemáticas que tiene actualmente el Sistema Nacional de Educación.

En este contexto, Sra. Ministra, las organizaciones suscriptoras del presente documento ponemos en su conocimiento la necesidad de llegar a mínimos acuerdos para garantizar un retorno con bioseguridad. La suscripción del presente acuerdo que le proponemos será una expresión de que el Gobierno –y su gestión– están comprometidos con la vida e integridad de los actores educativos:

1. Establecer un proceso pedagógico centrado en el ser humano, en el diálogo y la convivencia, que esté conectada con el contexto social y natural actual.

2. Escuela biosegura con condiciones previas y verificables por parte de docentes, estudiantes, madres y padres de familia, para el retorno o no a clases presenciales.

3. Garantizar los recursos económicos que establece la Constitución y la LOEI para educación.

4. Retorno presencial de los niveles de inicial y básica a partir del inicio de las actividades académicas del segundo semestre de 2022.

5. Garantizar que los y las estudiantes que van a retornar cuenten con las dos dosis de vacuna.

6. Resolver el hacinamiento en el sector urbano y rural para precautelar la salud y la vida. Esta situación se vuelve compleja en las actuales condiciones ya que mediante memorando. MinEduc–GCP-2020-00756-M, se dispuso la unificación de paralelos o niveles hasta completar el aforo máximo 30 a 45 estudiantes para el año lectivo que está en curso. El hacinamiento frena todo proceso de retorno.

7. Priorizar el trabajo pedagógico en el marco de la autonomía institucional. Suprimir todas las actividades administrativas innecesarias.

8. Aplicación de las reformas a la Ley Orgánica de Educación Intercultural.

9. Horarios de trabajo flexibles para precautelar la salud mental y física de la comunidad educativa.

10. Desarrollar instalaciones para servicios de salud en la escuela mediante alianzas con los centros de salud y otras entidades.

11. No retorno de docentes, personal administrativo y de apoyo en estado de vulnerabilidad.

12. Uso de espacios públicos (bibliotecas, etc.) para evitar los contagios dentro de los centros para lo cual el Gobierno debe dotar de todas garantías e infraestructura necesaria.

13. Dotación de servicios básicos en los establecimientos educativos: agua, luz, teléfono, servicio de internet gratuito.

14. Entrega de quipos de bioseguridad para los docentes y dotación de mascarillas para estudiantes

15. Fumigación permanente de los establecimientos educativos.

16. Demandar desde MinEduc la reparación y asfaltado de las vías de acceso a las unidades educativas.

17. Apertura de la banda de internet en los sectores rurales, junto a la dotación de equipos tecnológicos.

18. Masificar la entrega de guías impresas a las y los estudiantes que no tienen acceso a internet.

19. Implementación del desayuno y almuerzo escolar.

20. Desarrollo de una campaña de prevención dirigida a la escuela y la comunidad.

21. Coordinar entre MinEduc y GAD la ejecución y cumplimiento de medidas de bioseguridad en el transporte público.

22. En casos excepcionales en los que la prestación del servicio educativo de manera presencial no sea posible para la totalidad de los estudiantes, se complementará la prestación del servicio con trabajo académico desde casa; esta situación puede ocurrir por los siguientes eventos:

23. El Ministerio de Educación, la Unión Nacional de Educadores y la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador conformarán una mesa de seguimiento para revisar el avance en la implementación del retorno progresivo a las aulas con las condiciones de bioseguridad definidas para el retorno.

Conscientes de su interés con la vida y la educación pública, expresamos nuestros saludos.

Así finaliza la misiva firmada por La carta firmada por la presidenta de la UNE-E, Isabel Vargas, su coordinador Andrés, Quishpe y por la presidenta de la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador, Skarlet Tamayo,

Un comentario

Los comentarios están cerrados.